América Latina, un continente inconcluso

Fecha: 19-11-2019 07:29 AM

Democracia2


Por Mayte Navarro (*)

América Latina se mueve y lo hace con violencia. Un continente donde pareciera que el desarrollo pleno sólo es un sueño. La gente se cansa de esperar soluciones y entonces la violencia se apodera de ella y América vuelve a explotar. Lademocracia ha tratado de instalarse en este continente, pero pareciera que susmismos habitantes no comprendieran el verdadero significado de la palabra, unos por ignorancia y otros por conveniencia.

Venezuela lucha por salir del círculo vicioso impuesto por el chavismo con ese constante jugar con las instituciones para ponerlas a su servicio, manipular al pueblo con consignas demodé, destruir no sólo el aparato productivo para hacerde las importaciones un negocio para los allegados, sino poner por el suelo la dignidad de la gente. El salario mínimo es un ejemplo de ello.

De nada han servidolos aumentos que repetidas veces se han decretado, la inflación ha dado buena cuenta de ello. Por otra parte, sus anuncios son un engaño, en el caso del sueldo, éste es de Bs 150.000 y no de Bs 300.000, ya que la mitad se convirtió en un bono de alimentación, sobre el cual no pesan prestaciones, que por cierto, el chavismo también se ocupó de pulverizarlas. Venezuela vista desde la economía, la salud ylos servicios públicos está sobre un polvorín.

Si volteamos la mirada al sur, encontramos que Argentina ha vuelto al populismob que la hundió y los cuatro años siguientes no fueron suficientes para salir a flote ni recuperarse de los errores cometidos en la era de los Kirchner. Pero este regreso parece que no se hará por un camino de rosas pues ya se perciben tensiones entre los dirigentes. Una vez más Argentina llora por su economía maltrecha que impacta en una población cada vez más vulnerable.

Pero si vemos a Chile, el país más desarrollado de América del Sur, encontramos que aquella paz superficial se desvaneció ante una generación que explotó como una olla de presión. Lo más grave no fue la solicitud de cambios en las decisiones sino las maneras vandálicas que destruyeron buena parte del patrimonio de los chilenos. El escritor Francisco Vejar señala, al referirse a las pensiones, uno de los temas que la gente reclama, que “la mayoría de los economistas creen que esa reforma pensional era lo correcto para hacer sostenible el sistema en unapoblación que envejece rápidamente. Pero los jóvenes vieron en esa reforma una traición a los derechos que sus mayores les habían ganado.

Esas visiones han resultado difíciles de conciliar”. A esto se suman los fantasmas del pasado y las cicatrices que recuerdan tiempos pretéritos y cuentas que se consideran no se han saldado todavía.Mientras que en Venezuela la clase media migra, en estos otros países su descontento se hace presente a través de las protestas. Una clase media que se siente traicionada y arrinconada, que creyó tocar el cielo con los dedos pero quehoy teme verse en la pobreza.

En Bolivia, Evo Morales se disponía a proseguir sumando años a los 14 de su mandato. Surgió entonces la sombra del fraude y el presidente tuvo que abandonar el Gobierno y el país por la presión militar. Entonces, la hija predilecta de Bolívar ha sentido los efectos del caos que genera la polarización que creció fomentada por el propio Morales.

América es un continente inconcluso, son muchas las deudas. Internamente las desigualdades sociales son cada vez más notorias y son causales de odio y resentimientos, que el populismo ha sabido aprovechar. Las clases profesionales que habían alcanzado una mejor calidad de vida sienten que fenómenos como la inflación destruyen sus esfuerzos y amenazan los logros.

Los modelos totalitarios del pasado resurgen limitando los derechos y libertades. A este caos se suma una cierta clase política que desconoce el verdadero ejercicio de sus funciones, incapacitados para gobernar porque ignoran el funcionamiento de un país, carecen de conocimientos técnicos y solo se mueven en el ámbito de la corrupción.

Los ciudadanos en este ya no tan nuevo continente tienen en sus manos la responsabilidad de salvar a sus países de los voraces depredadores que destruyen sus riquezas naturales, que contaminan el ambiente, desmejoran la educación, limitan las libertades y aniquilan la institucionalidad. Sin embargo, la violencia no es el camino correcto. Foto: Imágenes google.

(*) Miembro de Expresión Libre



blog comments powered by Disqus