Amnistía vs Ideología

Fecha: 10-06-2018 09:24 PM

Presos pliticos del 62 en la planta

-Este grupo de presos políticos del 62 se tomaron su foto muy sonreidos antes de salir del Internado Judicial de La Planta. Algunos muy conocidos.

Por. Luis Zambrano *

La amnistía,  el perdón  e indultos, siempre tendrán los perfiles sociopolíticos o ideológicos del gobierno que concede los sobreseimientos de las causas seguidas a personas, generalmente  por cuestiones políticas. Y Venezuela tiene un largo historial que data desde La Colonia hasta nuestros días.

La mayoría de  esos “crímenes”  tienen su origen en  supuestas violaciones al honor de las personas; al honor del gobierno, el honor a las Fuerzas Armadas; el honor al juez, o a los poderes públicos. Así mismo, en manifestaciones pacíficas, muchas de las cuales terminan causando daños a la propiedad privada y bienes públicos.  

Por lo general, los incriminados en estos supuestos, no son los autores. La lucha de calle en reclamo de mejor calidad de vida deriva en enfrentamientos y violencia donde la policía detiene a  personas sin discriminar.

Llenan un autobús con los que agarren manifestando o están cerca viendo. No es lo mismo la violencia generada por los ciudadanos en demanda de servicios públicos, que un alzamiento militar donde un Comandante con subalternos armados causan muertos y pérdidas materiales. O grupos civiles alzados en armas.

Hoy día nos encontramos con representantes  o voceros del gobierno que quieren equiparar la violencia de los grupos alzados en armas en los años 60 con las tibias manifestaciones que a diario ocurren a lo largo y ancho en Venezuela. En casi 20 años, el gobierno no ha  capturado  a  un solo manifestante  armado.

Las  manifestaciones actuales  son  encausadas en dos direcciones aun cuando tienen un origen común. Se protesta por los fraudes en los procesos electorales. Los venezolanos  queremos que  haya división de poderes. No aceptamos la gigantesca corrupción. No convalidamos  las decisiones de la inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente.  El otro foco “insurreccional” civil es por los efectos de la hiperinflación, los bajos sueldos, la escasez de medicinas, alimentos, agua, electricidad.

A muchos  de los que hoy ejercen cargos o asesoran al gobierno se les olvidó que “En 1960 Argimiro Gabaldón planteó en el marco del histórico III Congreso del Partido Comunista de Venezuela (PCV), del que fue secretario general y miembro directivo de la Junta Electoral, la necesidad de acudir a la lucha armada entre otros mecanismos de combate por una verdadera justicia social inspirados en la Revolución cubana. Argimiro Gabaldón  (alias Comandante Chimiro) crea el primer foco guerrillero en La Azulita, estado Mérida, bajo el lema «Luchar hasta vencer»”

El objetivo era luchar contra las “políticas hambreadoras” de Rómulo Betancourt, quien apenas tenía un año en el poder. En los cuatro restantes, Rómulo enfrentó desde el atentado en Los Próceres, el  Carupanazo, El Porteñazo y el Barcelonazo, el secuestro del jugador del Real Madrid Alfredo Di Stefano, el buque  de la CANV, Anzoátegui y la masacre del Tren del Encanto, la mayoría de cuyos autores siguen vivos y tranquilos.

Ya finalizando Rómulo su último año de gobierno,  el 10 de marzo de 1964 indulta al guerrillero  Chema Saher, quien sale exiliado a USA con su familia. Esa lucha armada comenzó con los 400 muertos del  Porteñazo y hoy seguimos siendo víctimas de las acciones ofensivas o defensivas de esa ideología de ultra izquierda  con  más de 150 muertos de las recientes manifestaciones. Sin olvidarnos de los muertos de Puente Llaguno,  Plaza Altamira, los 43 muertos de las manifestaciones de la llamada “salida” en otros casos.

En el año 73-74, estudiaba en la UCV y trabajaba para Radio Visión cuando me correspondió cubrir una rueda de prensa en Los Chaguaramos. Allí el director de la recién creada Disip, presentó e informaba de una parte del grupo guerrillero que se había acogido de la Política de Pacificación, sincera, sin matices ni aplicando puerta giratoria, del Dr. Rafael Caldera.

Nos dejaron solos con los amnistiados y revelaron sin temor alguno que se habían quedado trabajando para ese organismo, con un sueldo de 8 mil bolívares, mostrando a su vez  la pistola que les habían asignado. Sus compañeros que se fueron a la política los respetaron. La honestidad y sinceridad en las acciones, son esenciales para que haya credibilidad en un gobierno.

*Miembro de Expresión Libre

 



blog comments powered by Disqus