Cabildo de 10 millones respaldó a Guaidó

Fecha: 24-01-2019 12:27 AM

Fotos de enero marcha del 23 enero. chacao 040

Por Luis Zambrano

Se estima que para el momento cuando Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino de Venezuela en la Plaza Juan Pablo II  de Chacao, había en la calle y en los sitios acordado de   todos los municipios y capitales de Estado del país un estimado de 10 millones de personas en postura de Cabildo Abierto de acuerdo a lo estipulado en la Constitución de la República de Venezuela.

El pueblo demócrata fue convocado desde el mismo 10 de enero cuando se juramentó Nicolás Maduro, como nuevo presidente de la República tras  haber violado la constitución al llamar  a un proceso electoral a destiempo, lleno de vicios y con descarada ventaja,   a través de mecanismos no constitucionales.

Los venezolanos hartos por  la grave situación económica del  país causada por la mala gestión  de Nicolás Maduro, comenzó a tomar la calle a las 8 de la mañana hacia el lugar de la cita. Entre las 10 y 12 del mediodía los cabildos estaban repletos de gente venida de todos los sectores sociales, pensamiento y credo político.

La caminata fue   al grito de “fuera Maduro”, “Queremos libertad”, “Nos Morimos de Hambre por tu culpa”,  “queremos paz, vete Nicolás”.  El Cabildo abierto de Caracas se plenó con vecinos de  10 grandes sectores del Oeste de Caracas;  20 grandes zonas del Este, incluyendo Guarenas, Guatire. Los Teques  y La Guaira.

Juan Guaidó,  librito en mano juró por Venezuela, obedecer la Constitución Nacional como presidente interino, comprometiéndose a  una transición democrática para   devolverle  la esperanza a los venezolanos

Una vez con su embestidura de presidente interino, y despedirse de la multitud que le aclamaba, tuvo que abandonar la tarima por recomendación de sus asesores y  los encargados de seguridad.

Guaidó, salió de Chacao con rumbo desconocido.  Minutos después  el alto gobierno de Maduro desconoció  al presidente interino y ordenó su captura con una orden de un tribunal  solicitada por el Fiscal General.

Entre tanto, Nicolás Maduro,  convoco a sus seguidores a Miraflores y desde el llamado el Balcón del Pueblo, despotricó de la oposición, del Grupo de Lima y de los Estados Unidos.  En  el fragor de su descomunal  disgusto  ordenó  a toda la Misión Diplomática de los Estados Unidos abandonar el país en las próximas 72 horas.

El presidente Guaidó, enseguida respondió con un comunicado  haciendo un llamado a todo el Cuerpo Diplomático para que no obedezca  ninguna orden  de abandonar el país. Acto seguido por lo menos  15 países de américa latina y el caribe iniciaron el proceso de reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Mientras se generaba el forcejeo en la geopolítica nacional e internacional, pues se entiendo que si los norteamericanos reconocen a Guaidó y desconocen a Nicolás Maduro,  la misión diplomática no  debe abandonar  Venezuela como lo exigió Maduro, lo cual genera  en el gobierno nacional un rompecabezas muy difícil de armar sin antes analizar los distintos escenarios que se pueden presentar.

Grupos de jóvenes desplazados por la Guardia Nacional de la avenida Francisco de Miranda se lanzaron a protestar a la autopista Francisco Fajar de donde fueron dispersados para acantonarse en las inmediaciones de la Plaza Altamira, en un enfrentamiento con la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana.

Cabe destacar que en esta gigantesca concentración  los sindicatos, colegios profesionales, universidades, sector estudiantil  y demás organizaciones vecinales cuidaron que cada grupo bajo su responsabilidad no se cayera en provocaciones ni se desviara de la meta trazada. Así lo observamos en el  Colegio de Periodistas de Caracas donde Edgar Cárdenas Secretario General, estuvo pendiente de los periodistas que cubrían las incidencias del Cabildo.  Por su parte, Silvia Alegrett, Coordinadora de Expresión Libre, estuvo apoyando en la tarima en todo lo relacionado con el acceso de los periodistas.

 

Se estima que para el momento cuando Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino de Venezuela en la Plaza Juan Pablo II  de Chacao, había en la calle y en los sitios acordado de   todos los municipios y capitales de estado del país un estimado de 10 millones de personas en postura de Cabildo Abierto de acuerdo a lo estipulado en la Constitución de la República de Venezuela.

El pueblo demócrata fue convocado desde el mismo 10 de enero cuando se juramentó Nicolás Maduro, como nuevo presidente de la República tras  haber violado la constitución al llamar  a un proceso electoral a destiempo, lleno de vicios y con descarada ventaja,   a través de mecanismos no constitucionales.

Los venezolanos hartos por  la grave situación económica del  país causada por la mala gestión  de Nicolás Maduro, comenzó a tomar la calle a las 8 de la mañana hacia el lugar de la cita. Entre las 10 y 12 del mediodía los cabildos estaban repletos de gente venida de todos los sectores sociales, pensamiento y credo político.

La caminata fue   al grito de “fuera Maduro”, “Queremos libertad”, “Nos Morimos de Hambre por tu culpa”,  “queremos paz, vete Nicolás”.  El Cabildo abierto de Caracas se plenó con vecinos de  10 grandes sectores del Oeste de Caracas;  20 grandes zonas del Este, incluyendo Guarenas, Guatire. Los Teques  y La Guaira.

Juan Guaidó,  librito en mano juró por Venezuela obedecer la Constitución Nacional como presidente interino, comprometiéndose a  una transición democrática para   devolverle  la esperanza a los venezolanos

Una vez con su embestidura de presidente interino, y despedirse de la multitud que le aclamaba, tuvo que abandonar la tarima por recomendación de sus asesores y  los encargados de seguridad.

Guaidó, salió de Chacao con rumbo desconocido.  Minutos después  el alto gobierno de Maduro desconoció  al presidente interino y ordenó su captura con una orden de un tribunal  solicitada por el Fiscal General.

Entre tanto, Nicolás Maduro,  convoco a sus seguidores a Miraflores y desde el llamado el Balcón del Pueblo, despotricó de la oposición, del Grupo de Lima y de los Estados Unidos.  En  el fragor de su descomunal  disgusto  ordenó  a toda la Misión Diplomática de los Estados Unidos abandonar el país en las próximas 72 horas.

El presidente Guaidó, enseguida respondió con un comunicado  haciendo un llamado a todo el Cuerpo Diplomático para que no obedezca  ninguna orden  de abandonar el país. Acto seguido por lo menos  15 países de américa latina y el caribe iniciaron el proceso de reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Mientras se generaba el forcejeo en la geopolítica nacional e internacional, pues se entiendo que si los norteamericanos reconocen a Guaidó y desconocen a Nicolás Maduro,  la misión diplomática no  debe abandonar  Venezuela como lo exigió Maduro, lo cual genera  en el gobierno nacional un rompecabezas muy difícil de armar sin antes analizar los distintos escenarios que se pueden presentar.

Grupos de jóvenes desplazados por la Guardia Nacional de la avenida Francisco de Miranda se lanzaron a protestar a la autopista Francisco Fajar de donde fueron dispersados para acantonarse en las inmediaciones de la Plaza Altamira, en un enfrentamiento con la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana.

Cabe destacar que en esta gigantesca concentración  los sindicatos, colegios profesionales, universidades, sector estudiantil  y demás organizaciones vecinales cuidaron que cada grupo bajo su responsabilidad no se cayera en provocaciones ni se desviara de la meta trazada. Así lo observamos en el  Colegio de Periodistas de Caracas donde Edgar Cárdenas Secretario General, estuvo pendiente de los periodistas que cubrían las incidencias del Cabildo.  Por su parte, Silvia Alegrett, Coordinadora de Expresión Libre, estuvo apoyando en la tarima en todo lo relacionado con el acceso de los periodistas.

Se estima que para el momento cuando Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino de Venezuela en la Plaza Juan Pablo II  de Chacao, había en la calle y en los sitios acordado de   todos los municipios y capitales de estado del país un estimado de 10 millones de personas en postura de Cabildo Abierto de acuerdo a lo estipulado en la Constitución de la República de Venezuela.

El pueblo demócrata fue convocado desde el mismo 10 de enero cuando se juramentó Nicolás Maduro, como nuevo presidente de la República tras  haber violado la constitución al llamar  a un proceso electoral a destiempo, lleno de vicios y con descarada ventaja,   a través de mecanismos no constitucionales.

Los venezolanos hartos por  la grave situación económica del  país causada por la mala gestión  de Nicolás Maduro, comenzó a tomar la calle a las 8 de la mañana hacia el lugar de la cita. Entre las 10 y 12 del mediodía los cabildos estaban repletos de gente venida de todos los sectores sociales, pensamiento y credo político.

La caminata fue   al grito de “fuera Maduro”, “Queremos libertad”, “Nos Morimos de Hambre por tu culpa”,  “queremos paz, vete Nicolás”.  El Cabildo abierto de Caracas se plenó con vecinos de  10 grandes sectores del Oeste de Caracas;  20 grandes zonas del Este, incluyendo Guarenas, Guatire. Los Teques  y La Guaira.

Juan Guaidó,  librito en mano juró por Venezuela obedecer la Constitución Nacional como presidente interino, comprometiéndose a  una transición democrática para   devolverle  la esperanza a los venezolanos

Una vez con su embestidura de presidente interino, y despedirse de la multitud que le aclamaba, tuvo que abandonar la tarima por recomendación de sus asesores y  los encargados de seguridad.

Guaidó, salió de Chacao con rumbo desconocido.  Minutos después  el alto gobierno de Maduro desconoció  al presidente interino y ordenó su captura con una orden de un tribunal  solicitada por el Fiscal General.

Entre tanto, Nicolás Maduro,  convoco a sus seguidores a Miraflores y desde el llamado el Balcón del Pueblo, despotricó de la oposición, del Grupo de Lima y de los Estados Unidos.  En  el fragor de su descomunal  disgusto  ordenó  a toda la Misión Diplomática de los Estados Unidos abandonar el país en las próximas 72 horas.

El presidente Guaidó, enseguida respondió con un comunicado  haciendo un llamado a todo el Cuerpo Diplomático para que no obedezca  ninguna orden  de abandonar el país. Acto seguido por lo menos  15 países de américa latina y el caribe iniciaron el proceso de reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Mientras se generaba el forcejeo en la geopolítica nacional e internacional, pues se entiendo que si los norteamericanos reconocen a Guaidó y desconocen a Nicolás Maduro,  la misión diplomática no  debe abandonar  Venezuela como lo exigió Maduro, lo cual genera  en el gobierno nacional un rompecabezas muy difícil de armar sin antes analizar los distintos escenarios que se pueden presentar.

Grupos de jóvenes desplazados por la Guardia Nacional de la avenida Francisco de Miranda se lanzaron a protestar a la autopista Francisco Fajar de donde fueron dispersados para acantonarse en las inmediaciones de la Plaza Altamira, en un enfrentamiento con la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana.

Cabe destacar que en esta gigantesca concentración  los sindicatos, colegios profesionales, universidades, sector estudiantil  y demás organizaciones vecinales cuidaron que cada grupo bajo su responsabilidad no se cayera en provocaciones ni se desviara de la meta trazada. Así lo observamos en el  Colegio de Periodistas de Caracas donde Edgar Cárdenas Secretario General, estuvo pendiente de los periodistas que cubrían las incidencias del Cabildo.  Por su parte, Silvia Alegrett, Coordinadora de Expresión Libre, estuvo apoyando en la tarima en todo lo relacionado con el acceso de los periodistas.

 

Se estima que para el momento cuando Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino de Venezuela en la Plaza Juan Pablo II  de Chacao, había en la calle y en los sitios acordado de   todos los municipios y capitales de estado del país un estimado de 10 millones de personas en postura de Cabildo Abierto de acuerdo a lo estipulado en la Constitución de la República de Venezuela.

El pueblo demócrata fue convocado desde el mismo 10 de enero cuando se juramentó Nicolás Maduro, como nuevo presidente de la República tras  haber violado la constitución al llamar  a un proceso electoral a destiempo, lleno de vicios y con descarada ventaja,   a través de mecanismos no constitucionales.

Los venezolanos hartos por  la grave situación económica del  país causada por la mala gestión  de Nicolás Maduro, comenzó a tomar la calle a las 8 de la mañana hacia el lugar de la cita. Entre las 10 y 12 del mediodía los cabildos estaban repletos de gente venida de todos los sectores sociales, pensamiento y credo político.

La caminata fue   al grito de “fuera Maduro”, “Queremos libertad”, “Nos Morimos de Hambre por tu culpa”,  “queremos paz, vete Nicolás”.  El Cabildo abierto de Caracas se plenó con vecinos de  10 grandes sectores del Oeste de Caracas;  20 grandes zonas del Este, incluyendo Guarenas, Guatire. Los Teques  y La Guaira.

Juan Guaidó,  librito en mano juró por Venezuela obedecer la Constitución Nacional como presidente interino, comprometiéndose a  una transición democrática para   devolverle  la esperanza a los venezolanos

Una vez con su embestidura de presidente interino, y despedirse de la multitud que le aclamaba, tuvo que abandonar la tarima por recomendación de sus asesores y  los encargados de seguridad.

Guaidó, salió de Chacao con rumbo desconocido.  Minutos después  el alto gobierno de Maduro desconoció  al presidente interino y ordenó su captura con una orden de un tribunal  solicitada por el Fiscal General.

Entre tanto, Nicolás Maduro,  convoco a sus seguidores a Miraflores y desde el llamado el Balcón del Pueblo, despotricó de la oposición, del Grupo de Lima y de los Estados Unidos.  En  el fragor de su descomunal  disgusto  ordenó  a toda la Misión Diplomática de los Estados Unidos abandonar el país en las próximas 72 horas.

El presidente Guaidó, enseguida respondió con un comunicado  haciendo un llamado a todo el Cuerpo Diplomático para que no obedezca  ninguna orden  de abandonar el país. Acto seguido por lo menos  15 países de américa latina y el caribe iniciaron el proceso de reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Mientras se generaba el forcejeo en la geopolítica nacional e internacional, pues se entiendo que si los norteamericanos reconocen a Guaidó y desconocen a Nicolás Maduro,  la misión diplomática no  debe abandonar  Venezuela como lo exigió Maduro, lo cual genera  en el gobierno nacional un rompecabezas muy difícil de armar sin antes analizar los distintos escenarios que se pueden presentar.

Grupos de jóvenes desplazados por la Guardia Nacional de la avenida Francisco de Miranda se lanzaron a protestar a la autopista Francisco Fajar de donde fueron dispersados para acantonarse en las inmediaciones de la Plaza Altamira, en un enfrentamiento con la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana.

Cabe destacar que en esta gigantesca concentración  los sindicatos, colegios profesionales, universidades, sector estudiantil  y demás organizaciones vecinales cuidaron que cada grupo bajo su responsabilidad no se cayera en provocaciones ni se desviara de la meta trazada. Así lo observamos en el  Colegio de Periodistas de Caracas donde Edgar Cárdenas Secretario General, estuvo pendiente de los periodistas que cubrían las incidencias del Cabildo.  Por su parte, Silvia Alegrett, Coordinadora de Expresión Libre, estuvo apoyando en la tarima en todo lo relacionado con el acceso de los periodistas.

 

Se estima que para el momento cuando Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino de Venezuela en la Plaza Juan Pablo II  de Chacao, había en la calle y en los sitios acordado de   todos los municipios y capitales de estado del país un estimado de 10 millones de personas en postura de Cabildo Abierto de acuerdo a lo estipulado en la Constitución de la República de Venezuela.

El pueblo demócrata fue convocado desde el mismo 10 de enero cuando se juramentó Nicolás Maduro, como nuevo presidente de la República tras  haber violado la constitución al llamar  a un proceso electoral a destiempo, lleno de vicios y con descarada ventaja,   a través de mecanismos no constitucionales.

Los venezolanos hartos por  la grave situación económica del  país causada por la mala gestión  de Nicolás Maduro, comenzó a tomar la calle a las 8 de la mañana hacia el lugar de la cita. Entre las 10 y 12 del mediodía los cabildos estaban repletos de gente venida de todos los sectores sociales, pensamiento y credo político.

La caminata fue   al grito de “fuera Maduro”, “Queremos libertad”, “Nos Morimos de Hambre por tu culpa”,  “queremos paz, vete Nicolás”.  El Cabildo abierto de Caracas se plenó con vecinos de  10 grandes sectores del Oeste de Caracas;  20 grandes zonas del Este, incluyendo Guarenas, Guatire. Los Teques  y La Guaira.

Juan Guaidó,  librito en mano juró por Venezuela obedecer la Constitución Nacional como presidente interino, comprometiéndose a  una transición democrática para   devolverle  la esperanza a los venezolanos

Una vez con su embestidura de presidente interino, y despedirse de la multitud que le aclamaba, tuvo que abandonar la tarima por recomendación de sus asesores y  los encargados de seguridad.

Guaidó, salió de Chacao con rumbo desconocido.  Minutos después  el alto gobierno de Maduro desconoció  al presidente interino y ordenó su captura con una orden de un tribunal  solicitada por el Fiscal General.

Entre tanto, Nicolás Maduro,  convoco a sus seguidores a Miraflores y desde el llamado el Balcón del Pueblo, despotricó de la oposición, del Grupo de Lima y de los Estados Unidos.  En  el fragor de su descomunal  disgusto  ordenó  a toda la Misión Diplomática de los Estados Unidos abandonar el país en las próximas 72 horas.

El presidente Guaidó, enseguida respondió con un comunicado  haciendo un llamado a todo el Cuerpo Diplomático para que no obedezca  ninguna orden  de abandonar el país. Acto seguido por lo menos  15 países de américa latina y el caribe iniciaron el proceso de reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Mientras se generaba el forcejeo en la geopolítica nacional e internacional, pues se entiendo que si los norteamericanos reconocen a Guaidó y desconocen a Nicolás Maduro,  la misión diplomática no  debe abandonar  Venezuela como lo exigió Maduro, lo cual genera  en el gobierno nacional un rompecabezas muy difícil de armar sin antes analizar los distintos escenarios que se pueden presentar.

Grupos de jóvenes desplazados por la Guardia Nacional de la avenida Francisco de Miranda se lanzaron a protestar a la autopista Francisco Fajar de donde fueron dispersados para acantonarse en las inmediaciones de la Plaza Altamira, en un enfrentamiento con la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana.

Cabe destacar que en esta gigantesca concentración  los sindicatos, colegios profesionales, universidades, sector estudiantil  y demás organizaciones vecinales cuidaron que cada grupo bajo su responsabilidad no se cayera en provocaciones ni se desviara de la meta trazada. Así lo observamos en el  Colegio de Periodistas de Caracas donde Edgar Cárdenas Secretario General, estuvo pendiente de los periodistas que cubrían las incidencias del Cabildo.  Por su parte, Silvia Alegrett, Coordinadora de Expresión Libre, estuvo apoyando en la tarima en todo lo relacionado con el acceso de los periodistas.

 

Se estima que para el momento cuando Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino de Venezuela en la Plaza Juan Pablo II  de Chacao, había en la calle y en los sitios acordado de   todos los municipios y capitales de estado del país un estimado de 10 millones de personas en postura de Cabildo Abierto de acuerdo a lo estipulado en la Constitución de la República de Venezuela.

El pueblo demócrata fue convocado desde el mismo 10 de enero cuando se juramentó Nicolás Maduro, como nuevo presidente de la República tras  haber violado la constitución al llamar  a un proceso electoral a destiempo, lleno de vicios y con descarada ventaja,   a través de mecanismos no constitucionales.

Los venezolanos hartos por  la grave situación económica del  país causada por la mala gestión  de Nicolás Maduro, comenzó a tomar la calle a las 8 de la mañana hacia el lugar de la cita. Entre las 10 y 12 del mediodía los cabildos estaban repletos de gente venida de todos los sectores sociales, pensamiento y credo político.

La caminata fue   al grito de “fuera Maduro”, “Queremos libertad”, “Nos Morimos de Hambre por tu culpa”,  “queremos paz, vete Nicolás”.  El Cabildo abierto de Caracas se plenó con vecinos de  10 grandes sectores del Oeste de Caracas;  20 grandes zonas del Este, incluyendo Guarenas, Guatire. Los Teques  y La Guaira.

Juan Guaidó,  librito en mano juró por Venezuela obedecer la Constitución Nacional como presidente interino, comprometiéndose a  una transición democrática para   devolverle  la esperanza a los venezolanos

Una vez con su embestidura de presidente interino, y despedirse de la multitud que le aclamaba, tuvo que abandonar la tarima por recomendación de sus asesores y  los encargados de seguridad.

Guaidó, salió de Chacao con rumbo desconocido.  Minutos después  el alto gobierno de Maduro desconoció  al presidente interino y ordenó su captura con una orden de un tribunal  solicitada por el Fiscal General.

Entre tanto, Nicolás Maduro,  convoco a sus seguidores a Miraflores y desde el llamado el Balcón del Pueblo, despotricó de la oposición, del Grupo de Lima y de los Estados Unidos.  En  el fragor de su descomunal  disgusto  ordenó  a toda la Misión Diplomática de los Estados Unidos abandonar el país en las próximas 72 horas.

El presidente Guaidó, enseguida respondió con un comunicado  haciendo un llamado a todo el Cuerpo Diplomático para que no obedezca  ninguna orden  de abandonar el país. Acto seguido por lo menos  15 países de américa latina y el caribe iniciaron el proceso de reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Mientras se generaba el forcejeo en la geopolítica nacional e internacional, pues se entiendo que si los norteamericanos reconocen a Guaidó y desconocen a Nicolás Maduro,  la misión diplomática no  debe abandonar  Venezuela como lo exigió Maduro, lo cual genera  en el gobierno nacional un rompecabezas muy difícil de armar sin antes analizar los distintos escenarios que se pueden presentar.

Grupos de jóvenes desplazados por la Guardia Nacional de la avenida Francisco de Miranda se lanzaron a protestar a la autopista Francisco Fajar de donde fueron dispersados para acantonarse en las inmediaciones de la Plaza Altamira, en un enfrentamiento con la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana.

Cabe destacar que en esta gigantesca concentración  los sindicatos, colegios profesionales, universidades, sector estudiantil  y demás organizaciones vecinales cuidaron que cada grupo bajo su responsabilidad no se cayera en provocaciones ni se desviara de la meta trazada. Así lo observamos en el  Colegio de Periodistas de Caracas donde Edgar Cárdenas Secretario General, estuvo pendiente de los periodistas que cubrían las incidencias del Cabildo.  Por su parte, Silvia Alegrett, Coordinadora de Expresión Libre, estuvo apoyando en la tarima en todo lo relacionado con el acceso de los periodistas.

 

Se estima que para el momento cuando Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino de Venezuela en la Plaza Juan Pablo II  de Chacao, había en la calle y en los sitios acordado de   todos los municipios y capitales de estado del país un estimado de 10 millones de personas en postura de Cabildo Abierto de acuerdo a lo estipulado en la Constitución de la República de Venezuela.

El pueblo demócrata fue convocado desde el mismo 10 de enero cuando se juramentó Nicolás Maduro, como nuevo presidente de la República tras  haber violado la constitución al llamar  a un proceso electoral a destiempo, lleno de vicios y con descarada ventaja,   a través de mecanismos no constitucionales.

Los venezolanos hartos por  la grave situación económica del  país causada por la mala gestión  de Nicolás Maduro, comenzó a tomar la calle a las 8 de la mañana hacia el lugar de la cita. Entre las 10 y 12 del mediodía los cabildos estaban repletos de gente venida de todos los sectores sociales, pensamiento y credo político.

La caminata fue   al grito de “fuera Maduro”, “Queremos libertad”, “Nos Morimos de Hambre por tu culpa”,  “queremos paz, vete Nicolás”.  El Cabildo abierto de Caracas se plenó con vecinos de  10 grandes sectores del Oeste de Caracas;  20 grandes zonas del Este, incluyendo Guarenas, Guatire. Los Teques  y La Guaira.

Juan Guaidó,  librito en mano juró por Venezuela obedecer la Constitución Nacional como presidente interino, comprometiéndose a  una transición democrática para   devolverle  la esperanza a los venezolanos

Una vez con su embestidura de presidente interino, y despedirse de la multitud que le aclamaba, tuvo que abandonar la tarima por recomendación de sus asesores y  los encargados de seguridad.

Guaidó, salió de Chacao con rumbo desconocido.  Minutos después  el alto gobierno de Maduro desconoció  al presidente interino y ordenó su captura con una orden de un tribunal  solicitada por el Fiscal General.

Entre tanto, Nicolás Maduro,  convoco a sus seguidores a Miraflores y desde el llamado el Balcón del Pueblo, despotricó de la oposición, del Grupo de Lima y de los Estados Unidos.  En  el fragor de su descomunal  disgusto  ordenó  a toda la Misión Diplomática de los Estados Unidos abandonar el país en las próximas 72 horas.

El presidente Guaidó, enseguida respondió con un comunicado  haciendo un llamado a todo el Cuerpo Diplomático para que no obedezca  ninguna orden  de abandonar el país. Acto seguido por lo menos  15 países de américa latina y el caribe iniciaron el proceso de reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Mientras se generaba el forcejeo en la geopolítica nacional e internacional, pues se entiendo que si los norteamericanos reconocen a Guaidó y desconocen a Nicolás Maduro,  la misión diplomática no  debe abandonar  Venezuela como lo exigió Maduro, lo cual genera  en el gobierno nacional un rompecabezas muy difícil de armar sin antes analizar los distintos escenarios que se pueden presentar.

Grupos de jóvenes desplazados por la Guardia Nacional de la avenida Francisco de Miranda se lanzaron a protestar a la autopista Francisco Fajar de donde fueron dispersados para acantonarse en las inmediaciones de la Plaza Altamira, en un enfrentamiento con la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana.

Cabe destacar que en esta gigantesca concentración  los sindicatos, colegios profesionales, universidades, sector estudiantil  y demás organizaciones vecinales cuidaron que cada grupo bajo su responsabilidad no se cayera en provocaciones ni se desviara de la meta trazada. Así lo observamos en el  Colegio de Periodistas de Caracas donde Edgar Cárdenas Secretario General, estuvo pendiente de los periodistas que cubrían las incidencias del Cabildo.  Por su parte, Silvia Alegrett, Coordinadora de Expresión Libre, estuvo apoyando en la tarima en todo lo relacionado con el acceso de los periodistas.



blog comments powered by Disqus