Carvajal debería demostrar su inocencia ante la justicia estadounidense

Fecha: 10-10-2016 11:20 AM

Dalia hugo carvajal

Dalia Gutiérrez (*)

Nos hacernos eco de una información documentada, sustentada en hechos reales, constatables, tangibles y comprobables que escribió otra persona, lo que  convierte a los periodistas en multiplicadores de esa noticia, que por importante y trascendental se reproduce. La acusación de narcotráfico a cargo de un Fiscal norteamericano es noticia aquí y en cualquier parte de América, en especial si se trata de un funcionario público de otro país, pero más todavía si esa acusación tiene que ver con un rango militar. Eso es una noticia por lo que resulta normal y lógica que esa información sea reproducida por otros medios de comunicación social.

Esa noticia de la que se hace referencia no trata de cualquier ciudadano, tampoco trata de cualquier funcionario público, se trató nada más y nada menos que del ex jefe de la Dirección Inteligencia Militar (DIM). A Hugo Armando Carvajal Barrios lo acusa la justicia norteamericana desde 2008 de ser responsable de cometer actividades ilegales.

Sin embargo son dos acusaciones en particular las que debe enfrentar Carvajal, quien hace poco tiempo se cambió los apellidos Carvajal Barrios por Peck Peck; una en la Corte del Distrito Sur de Florida, en Miami, y otra en Nueva York. La primera lo acusa de ser colaborador y cómplice del llamado cartel del Norte del Valle (grupo narcotraficante colombiano). Del segundo caso que se le sigue en Nueva York no se conocen detalles, se dice que todavía está en proceso de investigación por lo que se desconocen otras informaciones al respecto.

Lo lógico sería que él fuera personalmente y enfrentara la justicia estadounidense, que demostrara su inocencia, así como lo hizo Leopoldo López aquí en su país contra todo pronóstico, pero lo hizo. Ahh, es que Carvajal tiene una orden de detención, por eso no sale de Venezuela.

A Carvajal lo detuvieron en el año 2014 en la isla de Aruba a solicitud de las autoridades norteamericanas, pero por una acción rápida del Gobierno Nacional, que lo nombró diplomático, se impidió su traslado a tierras norteamericanas, porque es muy probable que de no haber sido por ello su suerte sería otra. Las acusaciones contra Carvajal impiden que éste viaje libremente y menos a Estados Unidos, por eso Patricia Poleo, una de las periodistas acusadas por Carvajal, le respondió este viernes al diputado Carvajal que ella le pagaba el pasaje para que él fuera a buscarla a Miami, Florida, porque ella sabe que no pasaría de la Aduana debido a las acusaciones que hay en su contra.

Esas son informaciones que se han reproducido, provenientes  de fuentes de otros países, en algunos casos, basadas en noticias generadas por otras autoridades, no las ha inventado ninguno de los periodistas que demandó esta semana el hoy diputado Carvajal.  Pero estas son informaciones que él sabe que son difíciles de demostrar, y que además son juicios que tardan muchos años en resolverse, sin embargo estamos en Venezuela, donde en materia de justicia, toda irregularidad es posible.

Para él resulta más fácil demandar a estos periodistas y dueños de medios que demostrar en Estados Unidos, que no tiene nada que ver con las acusaciones en su contra, que no es narcotraficante y que todo el dinero que posee es producto de su propio esfuerzo, que es una persona honorable que cumple con las exigencias legales y  que no le debe nada a la justicia ni en el exterior ni en Venezuela, pero no sabemos por qué no lo hace.  

 

(*) Miembro de Expresión Libre



blog comments powered by Disqus