Castro-Chavismo se opone a la movilidad del venezolano pobre

Fecha: 12-05-2016 09:37 AM

Luis z  n

Por Luis Zambrano (*)

Mientras la mayoría de las ideologías se han venido adaptando o cambiaron su actitud frente a los retos que en los últimos 20 años han impuesto las nuevas tecnologías, cambiantes día a día, el viejo modelo comunista en Venezuela trata de imponerse a trocha y mocha. Basta recordar recientes declaraciones de Nicolás Maduro señalando: “Por la vía pacífica o por la lucha armada el socialismo se impondrá en América Latina”.

Solo en Venezuela se insiste en un  socialismo “a la mala” como el modelo económico que va a solucionar los problemas generados a lo largo de 17 años. Ni siquiera se pasean por el derribo del muro de Berlín levantado en el año 61 para separar a la Alemania Occidental con una  economía de mercado, de la Alemania Oriental con economía centralizada comunista que a Dios gracias finalizó en 1989.

Todavía se observa  el gigantesco atraso que significó el modelo soviético para los alemanes en la pobreza de sus edificaciones públicas o en la vivienda, los parques desaliñados, la carencia de un sistema eléctrico eficiente e incluso la estructura de los supermercados que ahora están siendo derribados para copiar los modelos occidentales.  28 años fueron suficientes para  dejar un pueblo en ruinas.

Tampoco los comunistas tropicales se fijan en el vuelco que dio la propia Unión Soviética donde el  modelo comunista la sucumbió en pobreza, corrupción y mafias de todo tipo.  Como resultado, las 15 Repúblicas soviéticas se independizaron  porque su población no aguantó a un buró político que desde Moscú se chupaba los recursos que cada república generaba.

Viene a colación la famosa frase de Margaret Thacher: “El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero... de los demás". Así ocurrió en Cuba, se acabaron las rabietas de Fidel y de Raúl, al terminarse los dólares que le mandaban Chávez y Maduro.  Tuvieron que finalmente arrodillarse al imperio y por eso vemos ahora flamantes barcos cruceros en el malecón de La Habana dejando turistas y hombres de negocios abriendo mercados para evitar que más cubanos sigan llegando en balsas a Miami.

Visité Praga en el 2006 durante 8 días. Allí conocí a una ingeniera cubana que en los años 60 fue a realizar un postgrado enviada por la Revolución. Al enterarse que yo era venezolano se acercó y me dijo: “No permitan que en Venezuela se instaure el comunismo de Chávez porque la van a pasar muy mal”. La ingeniera no regresó nunca a Cuba y se hizo guía turística.

Todos estos fracasos del comunismo, donde incluimos el populismo de izquierda del General Velasco Alvarado en Perú, no han sido tomados en cuenta por el régimen chavista, e insisten en igualarnos en la pobreza. Al rechazar la Ley que le da títulos a quienes viven en unidades de la GMVV, están rechazando la siempre anhelada movilidad social del ser humano.  Cuando inserto ideología y tecnología, es solo para insistir en visualizar  la inmensa cantidad de recursos propiedad de los venezolanos que despilfarra diariamente el régimen en propaganda a través del Sistema Nacional de Medios Públicos y los privados en hacernos ver una realidad que no existe. La verdadera realidad es la que padecemos 30 millones de venezolanos víctimas de la escasez, la inseguridad, pésimos servicios públicos, funcionarios públicos obstinados, todo lo cual rueda segundo a segundo por las redes sociales, como medios de comunicación confiables que no mienten y le han dado un considerable cambio a la política venezolana.

*Miembro de Expresión Libre



blog comments powered by Disqus