Debemos salvar los espacios que nos quedan

Fecha: 09-11-2006 12:00 AM

Unidad y perseverancia fueron las consignas

Expresión Libre participó en el Foro “Amenazas a la Libertad de Expresión”, convocado por Cedice, dentro del marco de una serie de encuentros que han denominado “Libertad y Democracia", celebrado el pasado miércoles 29.

Fue un excelente escenario para dar a conocer nuestras denuncias, alcances y propósitos.

El panel estuvo constituido por personalidades de primera línea, expertos en diferentes áreas de la comunicación social, como Marcel Granier, presidente de las empresas 1BC; la periodista Marianella Salazar; nuestra Coordinadora General, Silvia Alegrett y el profesor de la Universidad de Buenos Aires, Fernando J. Ruiz.

Hay que salvar los espacios que nos quedan

Muy controversial – por las respuesta que inmediatamente generó por parte del gobierno- fue la exposición del doctor Marcel Granier, quien se refirió a la situación de asfixia que viven periodistas y medios, debido a las presiones ejercidas por el sector oficial.

Desde su perspectiva explicó como se han venido cercando a los medios, a través de presiones, normativas y abundancia de mensajes gubernamentales, al punto de que, los espacios comprometidos con la defensa de la democracia se hacen cada vez más escasos, principalmente por la autocensura que algunos medios se han impuesto o por tener copados, con mensajes oficialistas, todos los cupos de participación a los que la comunidad tiene derecho.

Explicó la peligrosidad de la situación venezolana, basándose en el hecho de que el régimen que nos gobierna está sustentado en características que vienen del comunismo y del fascismo, lo cual, manejado con audacia, tiende a reducir todas las libertades y la dignidad de los ciudadanos.

En este sentido, manifestó que el gobierno nacional ha sido astuto y no ha cometido los errores de Fidel Castro en cuanto a la aplicación del paredón y aprendió de las debilidades de Allende y de los sandinistas, por ello se cuida y de alguna forma mantiene la apariencia de respeto a principios democráticos, tal vez por presiones que ejercen los organismos internacionales, los cuales respaldan todo cuanto hacen periodistas y medios por mantener sus libertades, pero aún así, nos corresponde a nosotros resolver los problemas que aquí se suscitan.

Manifestó su intención de mantenerse firme en defensa de la libertad de expresión, pues lo más peligroso en este momento era entregarse totalmente a los intereses del régimen.


La mayoría rechaza un régimen totalitario

A pesar del acoso del que está siendo objeto, la periodista Marianella Salazar manifestó sentirse optimista ante el futuro democrático del país, principalmente porque hay gente que está dispuesta a jugárselo todo frente al régimen y también porque en el oficialismo se están viendo grietas que le hacen prever una implosión del sistema.

Su optimismo lo basa en hechos como la actitud valiente de periodistas y medios que no se dejan amedrentar, en el apoyo que la sociedad civil les manifiesta y en una sobrada mayoría que se siente, adversa al régimen, lo cual pudo comprobarse en los resultados de las elecciones del 4 de diciembre pasado, cuando, a pesar de todos los esfuerzos oficiales por llamar a votar y hasta por conducir a su población hacia las urnas, la abstención reflejó claramente que el gobierno no cuenta con el apoyo popular que dice tener.

Por otra parte, se refirió a las denuncias de corrupción que cada vez con mayor fuerza, los propios integrantes del régimen hacen de sus compañeros, lo cual hace prever una inminente implosión de su estructura.

Valoró con propiedad, la valentía de otros periodistas quienes no se han dejado intimidar y quienes, aparentemente están dispuestos a correr los riesgos que sean necesarios para defender principios democráticos que ya son de valor innegable en la población venezolana.

Guillotina con protección judicial

Nadie más conocedor de la realidad de la libertad de expresión en América Latina que el profesor Fernando J. Ruiz. El ha viajado y ha estudiado el comportamiento de medios, periodistas y gobierno en nuestros países, e incluso, fue prisionero y deportado de Cuba, debido a las investigaciones realizadas en ese país. Tal vez de allí se desprende su alerta en cuanto a que en Venezuela está montada una guillotina, que bajo la protección judicial tiende a lograr el silencio de los ciudadanos.

Habló de las coincidencias que existen entre el modelo de gobierno que se ejerce en Cuba y el que se está generando en Venezuela y que el paredón que a comienzos del régimen castrista se puso en marcha en la Isla, está siendo sustituido en nuestro país por una plataforma judicial que estará a disposición del régimen para silenciar a periodista y medios, aún creando delitos, imputando y amedrentando y esa es la guillotina que aún no apreciamos claramente, pero que ya está montada.

Hace una recomendación a los periodistas en el sentido de que como la libertad de expresión no es un derecho socialmente valorable, es preciso tratarla dentro de la totalidad de los derechos que están siendo coartados y advierte que el sector oficial si está consciente de la importancia de este factor y que los periodistas, quienes están en la primera fila en la defensa de este derecho, son quienes reciben el primer y más fuerte impacto de la represión.

Unidos en torno a la defensa de la Libertad de Expresión.

Nuestra Coordinadora General Silvia Alegrett hizo una clara exposición acerca de las vicisitudes por las cuales ha pasado la sociedad moderna para conquistar la libertad expresión como requisito indispensable para alcanzar y mantener el desarrollo humanizado de los pueblos.

Concretamente en relación a Venezuela, se paseó por escenarios políticos en los cuales la libertad de expresión estuvo amenazada y como se ha logrado sobresalir e imponer el derecho a informar y a estar informados.

-Hasta 1999, dijo, el atropello contra un periodista era posible canalizarlo dentro del sistema de justicia y no siempre tenía ramificaciones que lo vincularan con una política de Estado, pero hoy, el sistema judicial, al servicio del “proyecto revolucionario” es el brazo ejecutor de acciones de intimidación, acoso y persecución de periodistas y ciudadanos por expresar el sentimiento de gran parte de la población.

Silvia presentó cifras de agresiones a periodistas y medios, con el objeto de demostrar que estas acciones son casuales, sino que obedecen a una política sistemática del gobierno para intimidad a los medios y a los profesionales de la comunicación y concluyó en que periodistas y medios hoy comparten la misma angustia y los mismos temores ante la acción intimidatoria del régimen, razón por la cual debemos estar unidos en torno a la defensa de un espacio común que permita la supervivencia de la libertad y el respeto.


blog comments powered by Disqus