Desencanto

Fecha: 30-01-2008 11:30 PM

Eduardo Orozco
Crece sin parar, lentamente, como una mancha de aceite. Se escurre entre los pliegues del engaño y del olvido. El régimen se desangra a la vista de todos. Demasiadas promesas, demasiado tiempo, demasiado poder, demasiada ineptitud, montados sobre un proyecto falso dominado por la ambición y el narcisismo. No sólo el proyecto es una mentira, la reedición de otros fracasos, sino que los resultados en la vida cotidiana ya no permiten seguir creyendo. El desabastecimiento, el fracaso de Barrio Adentro, la falta de viviendas, el abandono de Vargas, la inseguridad, la farsa judicial, la corrupción, la burocracia; son incontables dedos señalando a Miraflores y se comienzan a cerrar, como un puño, exigiendo responsables.


blog comments powered by Disqus