Eduardo Orozco: "Hay que dejar el miedo a la hora de defender la verdad"

Fecha: 28-06-2015 09:45 AM

Eduardo orozco

ENTREVISTA A EDUARDO OROZCO, EXPRESIDENTE DEL CNP / ROBERTO GIUSTI , El Universal domingo 28 de junio de 2015  

 

Está comprobado que la prensa crítica está en sintonía con lo que piensa la gente porque refleja lo que ocurre y muestra la verdadera realidad"

 

Presidente del Colegio Nacional de Periodistas en dos oportunidades, Eduardo Orozco maestro de periodistas, peleó hasta lograrlo (1994), la aprobación de la Ley que ampara el ejercicio de la profesión y consagra principios como el derecho a réplica, el secreto profesional y el derecho del gremio a participar en la formulación de las políticas informativas del Estado. Hoy, reconoce, sin embargo, que tales avances se han quedado en el plano teórico.

 

-¿Está decretado el fin de la prensa escrita?

-Está decretado pero todavía hay vida para la prensa escrita. Yo diría que años porque se trata de un fenómeno global generado por razones culturales y tecnológicas. En Venezuela se agrega un hecho no existente en otros países: la crisis económica y la actitud del Gobierno hacia los medios.

 

-¿Una aceleración adicional creada por otras causas?

-El Gobierno controla la importación del papel a un precio razonable, éste se le niega a la prensa escrita crítica. Al punto que la empresa importadora ha declarado que el problema del flujo de divisas para papel lo resolvería en un año. De hecho, de 115 diarios que había, solo quedan 100 y estos han debido bajar la circulación y reducir el número de páginas. Así se sustrae del mercado informativo informaciones que no llegan al público.

 

-Esa situación, con sus rasgos específicos nacionales, ¿no pone en entredicho el lugar común según el cual "una imagen vale por mil palabras" a la hora de hacer periodismo en profundidad?

-Es innegable la fuerza de las imágenes, en prensa y televisión, pero estas también están restringidas. El venezolano se refugia, entonces, en las redes, que ofrecen un canal de escape informativo. Pero se carece de la fuerza de la prensa escrita, que profundiza en el análisis, en la explicación del por qué ocurre un hecho.

 

-Si la prensa escrita es débil ¿por qué la persecución?

-Por la vocación autoritaria del poder, que persigue a todo quien lo critique, por más débil que sea. Está comprobado que la prensa crítica está en sintonía con lo que piensa la gente porque refleja lo que ocurre y muestra la realidades resulta un drama para los gobiernos. ¿Cómo ocultar las colas para conseguir alimentos? La potencia de la realidad debilita a un gobierno sin soluciones para los problemas. Y a los medios que "crean" realidades no los lee, no ve, ni oye nadie.

 

-Así las cosas, ¿cómo quedan los periodistas? ¿Qué expectativas tiene un estudiante de Comunicación Social?

-Las perspectivas son oscuras porque se ha reducido el campo laboral. Cada vez son menos los periodistas en las salas de redacción. Y la gente no va a la web porque no hay medios nuevos y los que nacen no ofrecen muchas posibilidades de trabajo ante la crisis económica. De allí el fenómeno de la emigración. Quienes seguimos en la brega lo hacemos bajo presión. Nos sentimos vigilados, amenazados y la libertad de expresión existe gracias a nuestro trabajo. Así que las perspectivas de los periodistas son las de mantener en alto los principios que orientan la profesión: la verdad, la imparcialidad y hacerlo sin un miedo que se ha instalado en el periodismo venezolano.

 

-Ante a esta situación, ¿cómo queda el receptor?

-Opera un proceso de desinformación masiva porque al negarle independencia a los medios, cercenas el derecho a la información del venezolano. No hay publicidad por la crisis y el gran anunciante, el gobierno, sólo invierte en sus medios.

 

-¿Se perdió la noción de la realidad?

-No, porque la realidad es tan dramática que la gente la sufre como lo muestran las encuestas. El compromiso de los periodistas en su día es reafirmar el contacto con la realidad y mantener al ciudadano informado.



blog comments powered by Disqus