Eduardo Orozco: No sólo es el papel

Fecha: 08-06-2016 12:09 PM

No solo papel

Eduardo Orozco*

Desde hace tres años se denuncia con insistencia la amenaza que existe sobre el futuro de los diarios venezolanos por la crisis del papel.

El cerco cambiario, los controles gubernamentales, la crisis económica y el acceso a las divisas han sido señaladas como la causa de la pérdida de espacio informativo por ausencia de páginas y la disminución del tiraje de los diarios.

El papel es una causa, muy importante, de la crisis que sufren los periódicos, pero hay otra aún más grave y a la que no todos los editores han logrado superar con éxito: los cambios de hábitos del las audiencias ante las oportunidades que ofrece internet.

Aún suponiendo que hay suficiente papel para imprimir periódicos, la circulación sigue disminuyendo porque los nuevos lectores se incorporan al mundo de las noticias por la vía rápida de la autopista de la información a través de portales en la web, en sus computadoras o sus teléfonos inteligentes.

La crisis de insumos no es un problema nuevo. Los periodistas reunidos en la IX Convención  del CNP, celebrada en junio de 1992 aprobó un acuerdo en el que solicitaban al Ejecutivo agilizar los procesos del Programa de Asistencia a los Medios para facilitar papel a los diarios, en condiciones especiales. Este programa permitió el fortalecimiento de los diarios regionales y su consolidación como empresas.

Ahora la situación es completamente diferente. En relación al suministro del papel y otros insumos, cada vez más costosos, la decisión del Gobierno es estrangular y chantajear a los medios hasta colocarlos ante la disyuntiva de arrodillarse ante el poder revolucionario o cerrar. En los últimos 3 años, 17 diarios han paralizado sus rotativas y 2 se han convertido en semanarios.

A diferencia de aquel programa de Asistencia a los Medios implementado durante el segundo Gobierno de CAP, la Corporación Alfredo Maneiro de Maduro, tiene el objetivo de silenciar a los periódicos en vez de ayudarlos a sobrevivir.

El papel periódico, controlado por un gobierno totalitario, es una situación que viven algunos países del mundo en los que, desde antes de internet, circulaban solo pocos diarios del Gobierno y con muy escasa información.

El desarrollo tecnológico, que ha impuesto a las sociedades modernas el uso de los medios electrónicos de comunicación e información, ofrece a las nuevas generaciones de usuarios y consumidores de contenidos canales de información mucho más rápidos, económicos y accesibles.

Sin embargo, la mayoría de nuestros editores no han reaccionado con suficiente velocidad y creatividad ante esta mutación cultural. Una sencilla revisión de la lista de diarios venezolanos que aparecen en los buscadores especializados, como www.prensaescrita.com o www.kiosko.net, revela que 25 diarios no tiene sitio web. Sólo 70 diarios tienen web y algunos se limitan a reproducir la versión impresa del día. Sorprendidos por la situación, la mayoría han reaccionado y actualizan con relativa regularidad sus contenidos; incluso, han complementado sus sitios web integrando las redes sociales a la difusión de sus noticias más importantes.

Pocas empresas editoriales han logrado montar un dispositivo multiplataforma en el que ofrecen el diario de papel, revistas, redes sociales, sonido y video, y sitio web con versiones para computadoras, tablets y smartphone. La tendencia internacional se orienta hacia la creación de equipos para “nuevas narrativas” y crecen los departamentos de diseño e infografía.

Pero volvemos al principio: la crisis económica obstaculiza los planes de desarrollo editorial en este sentido y son pocos medios los que están respondiendo adecuadamente a las exigencias de las nuevas generaciones de lectores.

La situación se podría ilustrar como la de una nave averiada en medio de una tormenta que busca desesperadamente llegar a buen puerto, antes de hundirse. ¿Llegaremos todos?

*Expresidente del CNP. Miembro de Expresión Libre.



blog comments powered by Disqus