"El Chiro" ganó juicio a Orlando Castro

Fecha: 09-10-2006 12:00 AM

El ex-banquero lo había acusado de "difamación agravada", pero el Tribunal XVI de Control, sobreseyó la causa por prescripción

El Tribunal XVI de Control del Distrito Capital dicto medida de sobreseimiento en el juicio por difamación agravada incoado por el banquero Orlando Castro contra el periodista Manuel Isidro Molina.

Consultado sobre el particular el colega Molina expresó: “Sí gracias a Dios, ya concluyó el juicio que en mi contra intentara por supuesta “difamación agravada” el ex banquero prófugo, ex presidiario en Estados Unidos de América y asegurador Orlando Castro Llanes, ese peculiar protagonista de la crisis bancaria y financiera venezolana de 1994, que todavía estamos pagando.

¿Qué detalles importantes nos puedes referir?

-La próxima semana, -dijo Molina-me extenderé sobre los detalles y características del proceso que, luego de un año y ocho meses, fue cerrado por sobreseimiento de la causa sobre la base de la excepción por prescripción planteada por mis abogados defensores. El fondo del asunto fue debatido durante las tres sesiones de la audiencia de conciliación, infructuosa porque el querellante aspiraba que me retractara y publicara un comunicado en tres periódicos exaltando su supuesta inocencia y pretendidas, por él, características de hombre de bien y probo, a lo cual nunca iba a acceder, por razones obvias, entre ellas mi dignidad personal de periodista, luchador social y político, y por la dignidad del gremio periodístico venezolano y de quienes en todo el país se han dedicado al ejercicio honesto y combativo de la profesión-.

El chiro como cariñosamente le decimos a MM, reflejaba intensa emoción pues se quitaba de encima un problema devorador de tiempo y antes de despedirse nos manifestó: “Como les confesé a mis hijos, hermanos y otros familiares, amigos y colegas, el mismo jueves 5 de octubre, cayendo la tarde, una vez conocida la impecable decisión del Tribunal XVI de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas: me siento feliz, reconfortado, afirmado en mis convicciones éticas, profesionales y políticas. El querellante nos encontró de pie y de frente, y siempre rechazamos firmemente sus pretensiones cínicas y humillantes, prevalido de influencia política, poder económico y la maña típica de la delincuencia organizada, abogados de la acusación incluidos”.



blog comments powered by Disqus