El CNP en alto riesgo

Fecha: 11-05-2008 11:30 PM

Manuel Isidro MolinaEl Colegio Nacional de Periodistas corre el riesgo de marchar hacia su
extinción institucional y profesional, víctima de sostenidos ataques
cruzados de quienes tradicionalmente se han opuesto, desde el
neoliberalismo, a la colegiación obligatoria de los profesionales
universitarios de la información, y de quienes desde el gobierno añoran
su destrucción como organización sociolaboral independiente y exigente del más vigoroso respeto a la libertad de expresión, el
derecho a la información y las libertades democráticas del pueblo venezolano.

El CNP está en inminente peligro de perder su esencia gremial como pivote del ejercicio profesional enmarcado dentro de los lineamientos
jurídicos e históricos de la Constitución, la Ley de Ejercicio del
Periodismo y el Código de Ética del Periodista Venezolano. Lo afirmo
públicamente, como lo he conversado con apreciados colegas de diversas tendencias, para que no se me incluya en la lista de los enterradores del Colegio Nacional de Periodistas.

El proceso electoral por el cual hemos luchado colectivamente para reconstruir el CNP, no puede ser utilizado por fuerzas extrañas al gremio para apoderarse de nuestra máxima institución gremial. El debate que comienza permitirá abordar el fondo del asunto: con el argumento de la “renovación” se apunta abiertamente, tras bastidores, contra la colegiación obligatoria que define al CNP como ente de derechopúblico integrado por profesionales universitarios; y se le quiere asociar a posturas parcializadas a favor de intereses poderosos nacionales y transnacionales, con el argumento de enfrentar las erradas políticas oficiales que bien resume la proclamada “hegemonía comunicacional” del gobierno del presidente Hugo Chávez.

La más absoluta y firme independencia frente a los factores de poder y su esencia universitaria son fundamentales para la vigencia y el relanzamiento del Colegio Nacional de Periodistas, después de diez años de obstrucciones gubernamentales (Poder
Ejecutivo-Poder Electoral), intolerancia interna e irresponsabilidad de sus actuales directivos nacionales.

El CNP está en movimiento, pluralmente, libre y generoso, reafirmando
valores históricos y conceptuales, dispuesta la mayoría de sus
integrantes a trabajar entusiasta y solidariamente por su modernización, actualización y proyección hacia las próximas décadas.

El camino no es la exacerbación del individualismo disgregador ni el abandono de la defensa de nuestros niveles de justa remuneración, condiciones de trabajo y seguridad social, temas viejos y difíciles, siempre actuales, que no se pueden evadir ante los empleadores públicos y privados.

La fuerza renovadora está en la unidad gremialista –plural e
independiente- con claridad de principios y valores históricos de los
periodistas profesionales de Venezuela, para proyectarnos hacia el
futuro, con eficacia y sentido de responsabilidad social, hermanados
con la diversidad y el pluralismo de lasociedad venezolana, que ama la
libertad con justicia social.


blog comments powered by Disqus