Es necesario actuar ahora

Fecha: 20-10-2018 10:11 PM

Camdado

Eduardo Orozco *

Cuando la actividad de calle o de los partidos son suprimidas por la represión, hay otros espacios que esperan nuestra intervención y donde podemos invertir tiempo y energía para provocar cambios que tendrán impacto en el área política.

Fortalecer nuestras organizaciones sociales, gremiales y políticas es fortalecer las opciones de cambio y la mejor manera de enfrentar la acción disolvente del Estado.

Los periodistas han demostrado, históricamente, su vocación movilizadora y su capacidad crítica ante los poderes constituidos.

En esta etapa en la que el poder represivo del Estado ha logrado desmovilizar y atomizar a los ciudadanos, debemos actuar en nuestro espacio y proyectar nuestra acción para presionar por cambios democráticos.

En el campo de la comunicación social y el periodismo, existen diversas organizaciones gremiales, sindicales, estudiantiles e instituciones docentes y de investigación que, esporádicamente, en forma conjunta o por separado, emiten denuncias sobre graves atropellos y abusos del gobierno contra la libertad de expresión.

Existe la Alianza por la Libertad de Expresión, un espacio muy importante compartido por gremios, escuelas de Comunicación Social, catedráticos, institutos de investigación y ONG’s cuya más reciente actividad (27/09) fue la entrega de un reclamo ante la sede de la Defensoría del Pueblo.

Por su parte, el Colegio Nacional de Periodistas, Espacio Público, SNTP, Expresión Libre e Ipys, convocan ruedas de prensa, emiten informes y organizan eventos en los que emiten denuncias contra los constantes atropellos del gobierno, cometidos a través de Conatel y/o los organismos policiales, contra medios y periodistas.

Estos pronunciamientos tendrían mayor impacto y capacidad motivadora si se produjeran dentro de un plan coordinado entre las diversas organizaciones. Es evidente la dispersión y la duplicación de esfuerzos.

Al CNP le corresponde un papel protagónico en este sentido. Es la principal organización gremial de los periodistas venezolanos, creada por la Ley de Ejercicio del Periodismo desde 1972. El Colegio ha sobrevivido a intensas campañas que han buscado derogar la Ley para debilitarlo y aniquilarlo pero su reconocida tradición y fortaleza institucional, así como una estructura presente en 26 seccionales, le han permitido mantenerse en pie.

Sin embargo, son visibles las huellas de estos 20 años de asedio totalitario. Precisamente, por los signos de debilidad que se aprecian en nuestra más importante organización es que hay que actuar con urgencia para crear alianzas, fortalecer las seccionales, promover actividades, conectarse con gremios del exterior para organizar a los 1500 periodistas de la diáspora, organizar las elecciones que ya tienen 4 años de retraso, etc.

Ciertamente, no todos las fallas están afuera. Los actuales directivos nacionales, fundamentalmente, pero también las seccionales, la Comisión Electoral, los tribunales disciplinarios y los equipos de instituciones como el IPSP o los Círculos especializados, tienen el deber y la responsabilidad de tomar la iniciativa y ponerse de acuerdo en torno a un proyecto y a un conjunto de actividades que, en el mediano plazo, le devuelvan la fortaleza a un gremio que nunca se ha rendido y todavía tiene reservas para señalar el rumbo.

* Ex presidente del CNP.



blog comments powered by Disqus