Expresión Libre recordó el 11 de abril

Fecha: 09-11-2006 12:00 AM

A cuatro años de esta fecha trágica, el periodista Carlos Roa ofreció la visión de quienes trabajaban en los medios por aquellos días, formando parte de un representativo panel de diversos sectores de la sociedad.

En el marco del foro “Prohibido Olvidar”, celebrado el pasado martes 11 de abril en la Quinta La Piragua de Las Mercedes, se reunió un representativo grupo de personalidades, quienes expusieron diversas visiones sobre los trágicos hechos acaecidos en el país cuatro años atrás.

La actividad fue organizada por la Asociación Civil Víctimas Venezolanas de Violaciones a los Derechos Humanos (VIVE).

El panel estuvo integrado por Froilán Barrios en representación de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, el empresario y ex presidente de Fedecámaras Vicente Brito, Eddie Ramírez por Gente del Petróleo, Carlos Roa de Expresión Libre en nombre de los trabajadores de los medios de comunicación, Mohamad Merhi y Malvina Pesate como sobrevivientes de los hechos violentos del 11 A y el historiador Agustín Blanco Muñoz.

Tocó a Carlos Roa brindar una visión de lo que vivieron quienes trabajaban en los medios de comunicación aquel día. A la luz de los análisis realizados en diversas actividades de Expresión Libre, expuso a los asistentes y a los medios de comunicación presentes las siguientes inquietudes.

“Quiero comenzar esta intervención con la palabra secuestro. La tarde del 11 de abril de 2002 se secuestró nuestro derecho a la información, hecho agravado si queremos colocarle todos aquellos apellidos de veraz, oportuna e imparcial que aparecieron, a pesar del descontento de muchos en la Constitución de 1999.Y este secuestro no nos afectó tanto a nosotros como a ustedes, los ciudadanos.”
Roa basó su afirmación en el hecho del secuestro del espectro radioeléctrico nacional la tarde del 11 de abril de 2002.

Recordó que justamente cuando se desató la violencia en el centro de Caracas, las señales de los canales privados fueron cortadas y las emisoras radiales fueron inultilizadas mediante una cadena.

¿Por qué el único canal que quedó al aire fue Venezolana de Televisión? ¿Por qué jamás mostró imágenes de la marcha opositora, de varios cientos de miles de participantes y que hubiera sido noticia en cualquier lugar del mundo? ¿Por qué el presidente Chávez en la cadena jamás hizo referencia a los graves hechos que ocurrían a unos cuantos metros de Miraflores?

Recalcó el comunicador que los medios audiovisuales estaban preparados para transmitir en vivo los hechos, como efectivamente lo estaban haciendo; pero el corte de las señales televisivas y la inutilización de las emisoras radiales como consecuencia de la cadena presidencial, impidieron a estos trabajadores cumplir su misión. “Quién sabe si hubiéramos podido salvar alguna vida si la cadena no nos hubiera impedido advertir a la ciudadanía que estaban disparando y que ya había heridos.”

La afirmación más llamativa realizada por el panelista fue que la controversial cadena televisiva fue grabada. “Recordemos que el general Manuel Rosendo fue llamado por un asistente, quien aseguró que el presidente Chávez estaba al teléfono. Rosendo no atendió la llamada, pensando que era un error, ya que Chávez se encontraba en cadena. Pero si hubiera atendido, tendríamos ahora la certeza de que no se hallaba hablando al país en vivo.”

Pero hay un argumento adicional para sustentar esta afirmación. Cineastas que analizaron la imagen de la transmisión encontraron “drop outs”, o que la cinta estaba “dropada”, según el argot televisivo. Esto se traduce en unas características rayas en la imagen, lo cual demuestra que estábamos viendo una imagen pregrabada en un video y no una transmisión en vivo.
Su conclusión: el gobierno sabía lo que iba a suceder y le interesaba esconderlo. Todo estaba preparado.

Otros acontecimientos resaltados por el periodista fueron el histórico video realizado por el equipo del periodista Luis Alfonso Fernández de Venevisión sobre los hombres que disparaban a la marcha opositora desde Puente Llaguno. También recordó que Leopoldo Castillo, a través de CNB y Graciela Beltrán Carías de Kys FM, tuvieron el valor, junto con los dueños de los respectivos medios, de denunciar la matanza que estaba sucediendo, al salir por encima de la cadena para dar la información.

También testimonió parte de lo sucedido en VTV aquella tarde.
“Yo laboraba en Radio Capital y la sede del canal 8 está al lado. Vimos cómo al final de la tarde, la planta fue tomada por la Guardia Nacional, coincidiendo con indicaciones dadas por Chávez en la tristemente célebre grabación de “Los Tiburones”, que daba la orden de ejecutar el represivo Plan Avila sobre una población civil desarmada.”

Según Roa, la GN tomó todo el edificio de VTV e incluso algunos efectivos adoptaron posiciones de francotiradores en la azotea del canal, varios de los cuales apuntaron sus armas largas hacia las ventanas de Radio Capital. “Tuvimos que trabajar gateando y con las luces apagadas”. Cerró el tema del canal del Estado recordando que Pedro Luis Flores, de Globovisión, grabó las instalaciones abandonadas de VTV la noche del 11 de abril.

Otras consideraciones hechas por el comunicador, resaltaron su conversación con el periodista peruano Ricardo Uceda, quien vino en 2002 para un foro sobre la posibilidad de crear una Comisión de la verdad, la cual, por cierto, no se ha concretado.

Refiere Roa que consultó a Uceda sobre cómo debía manejar el hecho de haber tomado una posición política tras los graves hechos de abril de 2002.
Uceda le aconsejó que se sincerara con sus oyentes. Considera que es más ético poner las cartas sobre la mesa, participar su posición a la audiencia. “Lo que sí es antiético e inmoral, es tratar de manipular a la audiencia tras una supuesta fachada de objetividad.”

Apuntó también el testimonio de un reportero cuyo nombre se reservó. “El estuvo aquí, cubrió nuestro evento y se fue a Puente Llaguno para recoger la versión oficialista de la fecha. Ha apoyado a muchos chavistas que han visto frustradas sus expectativas con este gobierno y los ha ayudado con sus denuncias. Le ha abierto los micrófonos a partidarios del oficialismo que lo han agredido. Esa es la naturaleza del trabajo del periodista venezolano.”

El periodista finalizó su intervención recordando que cuatro años después de la muerte de Jorge Tortoza, otro Jorge, esa vez Aguirre, también fue asesinado. “¿El delito de ambos? Portar una cámara y un carnet que los identificaba como trabajadores de medios. “Esto no solamente significa que la situación no ha mejorado. No podemos medir la velocidad con la cual nos precipitamos por la cuesta del deterioro de la institucionalidad nacional”.

Para despedirse de los presentes, rescató una consigna de aquellos días: “No disparen, soy periodista”.


blog comments powered by Disqus