¡GANAS!

Fecha: 21-11-2018 03:08 PM

Josue ganas

“Experiencias Mayores” con comentarios de Josué D. Fernández.

Es súper-sabido que los mejores, y peores, acontecimientos casi siempre ocurren en medio de un sobresalto de emoción, natural de niños, en el cual se afloja totalmente el freno racional, sin saber muy bien al final porqué surgió el aplauso frenético a lo hecho, o la visible censura a una tal vez inapropiada conducta. Coincidentemente, el destino de los pueblos suele pendular luego en la madurez entre ambos extremos, y explicaría su gloria o perdición posterior con pocos matices, según registros de extendida difusión. Es así que, en 2018, Venezuela padece las graves consecuencias de haber  reventado la escala emocional hace dos décadas, al desoír variadas advertencias sobre el inmenso daño en puertas, de concretarse el encumbramiento de un militar golpista, convicto agresor de las instituciones democráticas, y simpatizante de revueltas populistas y radicales patentes con furia en su insistencia verbal de cortar cabezas por todos lados, tomadas como gracias y ocurrencias por un numeroso sector.

La conducta o la acción que distingue a cada persona es la muestra final en vidriera, de una secuencia que comenzó con la información sobre el tema, luego cedió al filtro de las llamadas ganas activando emociones, individuales o de grupo, que también impactarían la probabilidad  de respaldo a la proposición flotante en el aire. En los hechos, los venezolanos presenciaron los delitos del militar golpista pero le redimieron debido a su delirante oferta contra el agotado sistema de partidos, de imaginación menguada tras 40 años de alternabilidad entre dos. La voz, y los gestos del desconocido hasta entonces, ahogaron las razones para detener el voto del 56 por ciento de los venezolanos, que abriría la puerta al despilfarro, la corrupción, la violación de derechos humanos y la subordinación al castro-comunismo cubano.

La tragedia de Venezuela podría aparecer entre las mayores que lamentar, causada por descalabro mayúsculo por emociones descontroladas, sordas a la razón. Queda claro sin embargo, que el dictamen  sobre acciones o conductas prioritarias no es otro que la emoción −las ganas−, a las que habría que apelar o requerir su permiso para intentar el enfoque racional. Un nuevo capítulo se escribe ahora en tiempos decisivos, agotados por una terapia toxica y continuada de desencantos y frustraciones, las cuales detonan múltiples razones, aunque poquísimas emociones para superarla, quizás por embotamiento puntual. De dispararse esas ganas, tampoco solucionarían mucho en ausencia de asideros racionales y complementos cruciales, como le falta a “Tengo derecho a ser feliz”, en el estribillo inútil de José Luis Rodríguez, carente de un agregado tangible a ese supuesto derecho.

https://www.youtube.com/watch?v=AdGLvc4i4TI

Trasladado a la actualidad, el estribillo de “Tengo derecho a ser feliz” resultaría equivalente a la  espera de la salida del régimen entronizado en Venezuela,  simplemente porque los daños que ha ocasionado por veinte años, ya escapan a cualquier medida existente. Nadie dudaría de ese argumento racional indiscutible, pero al cual le faltaría fuerza, recursos y emoción para sumar los respaldos definitivos que materialicen esa aspiración en acciones directas que fragüen el inaplazable objetivo, escurriendo titubeos que hasta hoy demoran el cierre del ciclo información-razón-emoción.

En esta esquina sabatina, sí sobran las razones y las emociones para agradecer con virtual apretón de manos, a las personas que han dado respaldo a estas notas de catarsis o desahogos −tal cual fueron bautizadas−, junto a audiencias consecuentes del programa “Estamos en el Aire”, transmitido por Radio Rumbos, y de su sección “Experiencias Mayores”, o por el canal de YouTube de su autor Josué Fernández. Con vigor similar, va el sacudón de afecto a anunciantes de esos espacios y a los seguidores de las páginas de Expresión Libre, de la Asociación Iberoamericana de la Comunicación, la Agencia Carabobeña de Noticias, el Pabellón Venezolano, Linkedin, WhatsApp, Tweeter, Google mail y comunidades; y en Facebook a través de los Porteñísimos, Retos de la Comunicación Corporativa y Comunicador Corporativo.

“Experiencias Mayores” acumulan enormes ganas de volver en enero de 2019, auxiliadas por la Luz clave sobre el camino, consintiendo más páginas a estas catarsis. Va el “hasta luego” con el clásico “Faltan 5 pa’ las 12”, interpretado por Néstor Zavarce. Composición cargada de la emoción de las formidables ganas de los abrazos en casa con mamá, igualmente ajena a peligros de la delincuencia en acecho, completamente desbordada a medianoche, sin autobuses, libres, o por puesto como se les llamaba en aquella época, o al volante con el añadido de bebidas en celebraciones que empezaron temprano. Cerramos con la esperanza porque 2019 traiga a los venezolanos la reposición de horizontes promisores, y que el fin de año sirva para revivir alegrías casi olvidadas.

https://www.youtube.com/watch?v=gZOpS_MOpJo

> El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata y  gotas de humor.  Por http://radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por https://www.youtube.com/user/fernandezjosue, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com



blog comments powered by Disqus