Gregorio Salazar: Conatel y su insólita osadía

Fecha: 27-09-2015 10:31 PM

Sede conatel

Gregorio Salazar (*)

En materia comunicacional, resultaría impensable que algún vocero gubernamental pudiera tener la osadía de hablar en nombre de “la ética, el equilibrio y la verdad”, pero para sorpresa y estupor de la opinión pública no solamente lo hace, sino que pretextando la defensa de esos tres valores se pretende amedrentar a las voces de quienes todavía en Venezuela se esfuerzan por informar libre, amplia y responsablemente a la colectividad.

El reciente capítulo de la emisión de un comunicado de la  Comisión Nacional de las Telecomunicaciones (Conatel) recriminando al comunicador César Miguel Rondón supuestas faltas éticas y “antipatrióticas” en una entrevista al Alcalde de Cúcuta en su oído espacio matinal del Circuito Éxitos Unión Radio, viene a ser la expresión concreta de esa insólita e increíble osadía.

En el fondo lo que reclama y expresamente le recrimina Conatel a Rondón es que no haya asumido la defensa de los actos del gobierno nacional en la frontera con Colombia que incluyeron agresiones a los naturales de ese país, los mismos que han puesto a Venezuela frente a la justicia internacional en la Corte Interamericana de Derechos Humanos y el Tribunal de La Haya por graves violaciones a los derechos humanos, como se ha documentado textual, gráfica y audiovisualmente en medios nacionales e internacionales.

En este como en otros acontecimientos que se eslabonan y configuran la profunda crisis que vive el país en todos los órdenes, el gobierno hace abstracción de la realidad para asumir su verdad, solamente su verdad y nada más que su verdad, y para ello no solamente abusa de su poder desvirtuando el rol de los medios públicos, sino que ya ha sometido bajo esos mismos criterios a una significativa cantidad de medios privados que, por presiones, temores, dependencia o compromiso no osan deslindarse de esa sesgada política informativa.

Desde hace más de tres largos lustros, la libertad de expresión y el derecho a la información en Venezuela viven una hora menguada. Los ataques físicos y verbales, acusaciones y procedimientos administrativos que el grupo político en el poder inició con el vehemente reclamo “digan la verdad” no tenían otro objetivo, como puede apreciarse hoy con toda nitidez,  que restringir la expresión de la diversidad y el pluralismo consustancial a toda sociedad democrática y cegar todas las luces que le permitan a los venezolanos tener una idea cierta y clara del despeñado rumbo por el cual han conducido al país.

Ni ética, ni equilibrio, ni verdad son práctica en los medios públicos, de los cuales se ha apropiado el partido de gobierno para utilizarlos en beneficio no de todos los sectores del país, sino de sus propios y particulares intereses y como principal herramienta de la propaganda ideológica y el ventajismo político especialmente en épocas electorales.

No es la primera vez que César Miguel Rondón siente el hostigamiento de este gobierno. Si alguna consecuencia han tenido los injustificados ataques de Conatel es haber volcado una verdadera y enorme oleada de solidaridad hacia este hombre de radio, comunicador y escritor, quien, justo es decirlo, no se ha doblegado ni pareciera estar dispuesto a hacerlo, mucho menos ahora cuando el respaldo de sus oyentes lo hace una de las voces que alienta la esperanza de una nueva aurora de libertades en Venezuela. Ese proceder y ese alto ejemplo es algo que en estos tiempos los venezolanos le agradecemos infinitamente.

(*) Miembro de la directiva de Expresión Libre



blog comments powered by Disqus