La respuesta de los periodistas

Fecha: 23-06-2008 11:30 PM

La amplia participación y el entusiasmo de los colegas en las 26 seccionales de todo el país ha sido la mejor respuesta al llamado a la abstención de los voceros del Gobierno.

Eduardo Orozco
Las elecciones del 19 de junio para renovar las directivas del Colegio Nacional de Periodistas superaron las expectativas de los más optimistas. La amplia participación y el entusiasmo de los colegas en las 26 seccionales de todo el país ha sido la mejor respuesta al llamado a la abstención de los voceros del Gobierno.

Los resultados de esta jornada histórica deben ser celebrados por todos los periodistas venezolanos, más allá de los números que dieron el triunfo a las nuevas autoridades que encabezan William Echeverría, a nivel nacional y Roger Santodomingo, en Caracas.

Si bien ha sido una contundente victoria lograda en apenas un mes de campaña, hay que resaltar el esfuerzo y la participación de Manuel Isidro Molina y Andrés Eloy Arriojas, así como de Gisela Rodríguez y Hernán Lugo en la capital. Participaron unas 53 planchas en todo el país con cerca de 600 candidatos postulados, incluyendo individualidades y planchas del sector oficial que ignoraron el boicot ordenado por Izarra.

Hay datos reveladores. En las elecciones anteriores de 1998, en Caracas, con unos 3500 afiliados, Desirée Santos fue electa con 265 votos de un total de 430 y ahora es sustituida por Roger Santodomingo quien logró 740 votos de un total de 1200, con 7000 afiliados con derecho a voto. Es evidente que se duplicó la población electoral y casi se triplicó el respaldo al ganador. Del 12% de participación en 1998, subió a 15% en 2008, a pesar de la abstención promovida desde el Gobierno. En la seccional Zulia, Nikary González, superó el 65% de los votos frente a una plancha afecta al Gobierno y donde votó más de la mitad de los afiliados. En Yaracuy la participación llegó al 92% de los inscritos en el CNP seccional. En todo el interior la participación superó a la de Caracas.

Durante el corto proceso predominó la propuesta de la renovación, la independencia y la unidad del Colegio frente a la campaña iniciada por el Gobierno que comenzó con la prohibición de elecciones durante 10 años, luego la no participación en el proceso y, finalmente, con el llamado a la abstención. Ahora deben estar analizando el grave error de no inscribir planchas y quedar excluidos de la dirección del CNP. El caso de Díaz Rangel es patético cuando intenta justificar su llamado a la abstención porque “un altísimo porcentaje” decidió no votar, y repite la propuesta de llamar a una “constituyente gremial” que ni ellos entienden. El propio Beria, quien habla de poca participación, obtuvo 189 votos como delegado a la Convención en 1998, el 5% de los votantes de Caracas. Para ser sinceros, debían reconocer que la decisión de no participar estaba tomada mucho antes porque sabían que recibirían una contundente paliza en todo el país.

Las nuevas autoridades tienen el compromiso de recuperar la vitalidad del Colegio y enfrentar una campaña de descrédito que buscará deslegitimar a la institución para intentar disolverla mediante la derogación de la Ley de Ejercicio aprobada en 1994. Da lástima observar como reconocidas figuras del gremio periodístico acompañan al ministro Izarra en el plan de destruir al CNP que esos mismos dirigentes ayudaron a construir. Y todo porque “la hegemonía comunicacional” no es compatible con instituciones independientes


blog comments powered by Disqus