Lo privado y lo público

Fecha: 01-09-2019 09:55 PM

Gloria

Gloria Cuenca

 

 

       Tuiteros y demás usuarios de las redes sociales, están empeñados en ser, sin estudios,  periodistas y/o comunicadores. Olvidan, no lo saben, que existe un Código de Ética y límites jurídicos al uso de la libertad de expresión. Intentaré explicar los conceptos del título.

      Lo primero, lo privado surge de lo íntimo. ¿A qué  refiere lo íntimo? A lo lo más recóndito de una persona –que no lo divulga- : sentimientos, valores, actividades íntimas, (se consideran las necesidades físicas, las relaciones de amor y sexo). Los secretos, también pertenecen a lo íntimo y privado. Así ha sido desde tiempos lejanos. A nadie le gusta que expongan sus miserias, en público.

      A partir de la Constitución y las Leyes, tanto en Estados Unidos de Norteamérica, como después de la Revolución Francesa, cuando el individuo, el ciudadano, adquiere dimensiones jurídicas, sociales y  biológicas, se organizan Derechos Humanos y se establece esa diferencia intentando delimitar los derechos; especialmente entre quienes son seres públicos: líderes, gobernantes, artistas, empresarios y conductores, entre otros. Esto surge para proteger; la privacidad e intimidad, estimulan la curiosidad: sana y mal sana. Más allá, el morbo de la gente. En nuestra Constitución Nacional de 1999, artículo 60, se establece:”Toda persona tiene derecho a la protección de su honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad y reputación.La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y ciudadanas y el pleno ejercicio de sus derechos”. Al leer  la CN  me doy cuenta de que, ¡Gracias a Dios y, a los constituyentistas, demócratas! No se dejaron convencer por la palabrería comunista y marxista que aspiraba el difunto presidente. La privacidad y la intimidad, son considerados por los marxistas, conceptos burgueses. 

Argumentan que, se trata de chismes y detalles menores. De Carlos Marx para acá, la vida privada de todos ellos deja mucho que desear. La ocultan con vergüenza, pudor y complejos. No aceptan que se hable de la vida privada e íntima de ellos, ¡ah, pero si inventan, falsean y cuentan detalles, -ciertos y falsos- sobre la vida de sus enemigos! Les encanta. En cambio, la de ellos es un misterio. ¿Tiene que ver con el odio a la transparencia, a la libre circulación de la información, que tienen y hacen? Todo lo que se opone a lo público, se considera burgués. Mayoritariamente, resentidos, acomplejados, se  excusan en la revolución. Luchas y odios para tapar conflictos internos, que los hacen actuar de esa manera tan complicada y paradójica, diferente, a lo que dicen y quieren hacer: el humanismo. Auspician el caos en los comienzos de la revolución, eliminan normas y principios. Después no saben que hacer con esa masa hambrienta y disparatada, que no reconoce reglas y que cada día se vuelve imposible de controlar. La llaman en oportunidades, “el lumpen proletariat”.

      En otras ocasiones, los liquidan. No han podido, ni podrán con los demócratas venezolanos: quien ha probado la libertad, la general y la de expresión, conocido  medios libres e independientes; están  convencidos, existe una manera diferente a vivir  la revolución de la miseria y el hambre. Excusándose en el concepto de patria, (no saben que significa) soberanía, (entregada) e imperio, al que adoran (lo disimulan), no creen- tampoco ellos- nada de su propaganda falsa y mentirosa.



blog comments powered by Disqus