¡Me parece muy raro!

Fecha: 09-11-2006 12:00 AM

Carmelo Casale C.Doña Josefina, una vieja amiga de mi familia, matrona chavista, prolija, mordaz y acuciosa que cuenta ya largos 82 años de edad, se solaza en expresar el propio e irrestricto apoyo a su General Marcos Pérez Jiménez, quien habría sido –según su particular opinión- el mejor gobernante que jamás haya pisado suelo venezolano.

“Nunca hubo mayor bienestar en éste país...” declara tajante a voz en cuello, mientras dibuja una especie de hoz con el dedo índice de su mano derecha; “... y nadie sufría... usted podía dejar la puerta abierta a las tres de la madrugada y en la mañana la encontraba igualita, ... por eso es que voté por mi Comandante Chávez” reitera mientras entorna los ojos y lo mira a uno como si en ello se le fuera la vida, “... a ver si de una vez por todas se termina con esta guachafita y se le pone mano dura a la delincuencia, a los ladrones, a los corruptos, a los bandidos, a los especuladores y a todos esos periodistas que están en contra del Presidente...”.

Doña Josefina resuella (la edad es la edad, confirma), toma una bocanada de aire y continúa: “a mí me parece muy raro toda esta alharaca que arman los medios porque metieron preso al periodista negrito ese allá abajo en el Táchira... Claro que habla bonito, pero si está metido en un berenjenal, pues que pague sus cosas, ¿no es verdad, mijo?”... dice convencida de su propia argumentación monóloga, “... además, caramba, a mí me parece muy raro que aquí todos hablen mal de un gobernador y no le pase nada. Esto es una verdadera Democracia, mijo. En los tiempos de mi General, si alguien decía esto (y para graficar junta el pulgar con la primera falange del índice), iba a termina por los lados del Paraíso, a visitar a Pedro Estrada, a ver si se le quitaba lo malcriado.. Por eso es que todo esto que pasa me parece muy raro... Muy raro, ¿no es verdad?”, concluye pensativa.
Y de verdad que luce raro, pero en sentido inverso a lo dicho por Doña Josefina.
¿Porqué no se actúa con la misma celeridad y dureza en casos cuya cuantía y gravedad supera de manera profunda y exuberante al supuesto delito cometido por Azócar?.. ¿Será acaso porque los supuestos pillos están ubicados en otra acera y la tablilla que los rasa tiene una curvatura por un lado y amigazos por el otro?...

Si es cierto que a nadie se juzga por lo que dice, ¿porqué se trata de cerrar el programa del Periodista en un canal de TV tachirense, según el propio Azócar declara?.

¿Porqué se desestiman o no se escuchan sus alegatos?.. ¿Porqué no se le juzga en libertad, como ordena la Constitución?.... ¿De verdad la libertad de expresión queda incólume en lo que toca a éste y muchos otros casos donde se juzga (y condena) sólo a personas que adversan al régimen imperante?.
¡La verdad es que todo me parece muy raro....!


blog comments powered by Disqus