Por una visión de país plural y compartida

Fecha: 03-03-2019 06:54 PM

Ims 3

Por Gregorio Salazar (*)

Por más que se radicalicen las posiciones, por más difícil que parezca la posibilidad del reencuentro entre los venezolanos nunca será en vano y siempre rendirán sus frutos todos los esfuerzos que se hagan desde ya para construir una visión plural y compartida del país que queremos para todos y que sólo será posible con la participación amplia y democrática de los más diversos sectores.

Desde que la polarización se convirtió en el rasgo característico de la dinámica política en la sociedad venezolana fue cada vez más difícil reunir a los contrarios para crear espacios de diálogo, encuentro y debate y abrir vasos comunicantes entre los distintos sectores, pero especialmente entre los campos opositor y el oficialista.

Más de 100 periodistas de once estados, pertenecientes a medios, organismos y empresas públicas e independientes, se dieron cita en estos diálogos

Frente a ese propósito, destinado principalmente a preservar y apuntalar el diálogo social, la paz y la convivencia, fracasaron en la mayoría de los casos organizaciones nacionales e internacionales empeñadas en acercar a los sectores con visiones opuestas para que, poniendo de por medio la capacidad de análisis y reflexión, las brechas no se profundizaran y se mantuviera la posibilidad del necesario reencuentro en una visión de país pluralmente compartida.

 El área de los comunicadores fue una de las que recibió mayor atención. Incluso se conformaron grupos de periodistas con percepciones opuestas de la realidad nacional para realizar debates en el exterior. Ha pasado más de una década de esos esfuerzos y la realidad mediática de Venezuela es que la pretendida hegemonía comunicacional del aparato oficial ha dado un salto gigantesco y los periodistas de los medios independientes se consideran colocados en una especie de apartheid que los hace víctimas permanentes de la violencia.

Por el lado de los periodistas de medios oficialistas se generaliza la visión de que el periodismo de los medios independientes no es tan objetivo como se pregona y que se ha subordinado a la línea de los grupos opositores. A la luz de los recientes acontecimientos en los cuales el presidente de la Asamblea Nacional asumió de manera interina la presidencia de la República, la acusación es que se ha entrado en una confabulación orquestada desde el exterior para lograr el derrocamiento de Nicolás Maduro.

No obstante, en medio del contexto tan complejo que se ha alargado en el tiempo, ya por veinte años, renacen los esfuerzos en la sociedad civil para hacer surgir iniciativas que contribuyan a la deseada convivencia. Destaca entre ellas la adelantada en los años 2017 y 2018, por la organización venezolana de periodistas y comunicadores Expresión Libre con la cooperación de International Media Support (IMS), de Dinamarca.

Algunos de los temas del abordaje señalan la necesidad de utilizar un lenguaje con contenido positivo, como punto de partida para generar confianza y reconocimiento entre las partes. Sólo así es posible apostar a una verdadera inclusión, que es decir donde estén presentes las diversas maneras de pensar en una democracia.

Se dieron cinco grandes encuentros, con cinco reuniones preparatorias, donde fue posible trabajar en cuanto al diseño, preparación, construcción y presentación de proyectos. En el primer diálogo se reunieron un grupo de la sociedad civil y periodistas desde la premisa “promover la libertad de expresión en pro de la Paz y la convivencia ciudadana”, y en el resto de los encuentros se escucharon las voces de los periodistas en un tono de diversidad sobre la sabiduría colectiva. Más de 100 periodistas de once estados, pertenecientes a medios, organismos y empresas públicas e independientes, se dieron cita en estos diálogos, realizados en cuatro diferentes ciudades. Igualmente se elaboró un monitoreo de medios con el análisis aportado por una consultoría colombiana, y así como, un documento sobre el contexto comunicacional en Venezuela que sirvieron de premisa para estos diálogos.

La metodología utilizada por primera vez en el país fue la Indagación Apreciativa, cuya propuesta innovadora trata de impulsar el cambio desde las fortalezas de cada individuo, del núcleo positivo de cada uno de ellos y estimulando al mismo tiempo el trabajo en grupo y la búsqueda de propuestas concretas.

Impulsar iniciativas de esta naturaleza es una apuesta por el futuro, que solo puede ser concebido como una Venezuela de paz, del reconocimiento de los derechos de todos, un país reconciliado y unido en busca de oportunidades en lo social, lo político y lo económico para todos sus ciudadanos.   

(*) Miembro de la directiva de Expresión Libre



blog comments powered by Disqus