Primero muerto que de rodillas

Fecha: 09-11-2006 12:00 AM

Estimados amigos: Quería agradecerles a todos, desde lo más profundo de mi corazón, por el apoyo y la solidaridad que nos brindaron durante los diecisiete días que estuvimos en prisión, víctimas de este régimen autoritario y opresor.

Llevar las esposas y estar reducido en la cárcel, sirvió para dos cosas: primero, para demostrarle al régimen que quienes creemos en la libertad de expresión, en el derecho a la información, y en la posibilidad de tener una Venezuela más justa, más humana, más unida y más democrática, estamos dispuestos a perder la libertad y la vida si es necesario para defender nuestros principios. Segundo, para comprobar en carne propia, que son muchos los venezolanos dispuestos a defender este país, que son miles las personas que nos quieren, que nos siguen y que creen en nosotros, los periodistas, y que la responsabilidad que tenemos por delante es enorme.

Comprobé, del mismo modo, que son muchos los periodistas comprometidos con este país. No se trata solamente de Ibéyise, Napoleón, Patricia, Marianella y de mí. En cada rincón de Venezuela hay reporteros, camarógrafos y redactores dispuestos a luchar por la verdad, y a no dejarse pisotear por este regimen. Yo, que estuve 17 días en prisión, por un delito que nunca jamás cometí, les digo, con la frente en alto y la dignidad intacta: No desmayemos.

La reserva moral de Venezuela es muy grande. Vendrán días muy duros y tiempos difíciles. El régimen no cejará en su empeño por destruir lo poco que nos queda de democracia. Hoy más que nunca. debemos estar unidos, como un sólo hombre y una sola mujer para hacerle frente a la canalla gubernamental.

No importa que nos pongan esposas. Tampoco importa que nos metan en la cárcel. Venezuela vale mucho más que unas esposas y una celda. Primero muerto que de rodillas. Si cada uno de los venezolanos demócratas hace lo que le corresponde. Si cada uno de nosotros asume su responsabilidad ante la historia, los días de esta dictatura, están contados.

En San Cristóbal, a los 27 días del mes de marzo de 2006.

GUSTAVO AZOCAR ALCALA
C.I. 8.231.493


blog comments powered by Disqus