¿Quién explica y quién entiende?

Fecha: 19-05-2019 11:47 PM

Elsy mayo

Decía San Agustín, «si nadie me lo pregunta, lo sé. Pero si alguien me lo pregunta, no lo sé o sencillamente no lo puedo explicar»

Por Elsy Manzanares F. (*)

Esta cita de San Agustín me viene perfectamente cuando me pregunto ¿Cómo poder explicar lo que pasa en Venezuela?, algo aun más importante ¿Cómo lograr que alguien que no vive a diario esta tragedia, lo entienda o te crea?

Estas preguntas suelen ser lugar común cuando hablamos con amigos en el exterior y te piden que les cuentes cómo es que se vive aquí o si todo lo que reseñan los noticieros de televisión es cierto.

Aquí comienza el primer silencio y te dices a ti misma ¿Por dónde será mejor comenzar?

Que la gente está comiendo de la basura es algo que a muchos les cuesta creer, que en el país con las mayores reservas petroleras haya escasez de gasolina, ¿cómo lo explicas?; peor aún, que cuando logras llenar el tanque, es gratis; que en los hospitales no hay ni médicos ni medicinas, ni en la panadería pan, ni en el banco dinero o que las cárceles son custodiadas, si así como se lee, custodiadas por presos (pranes, una nueva clase o especímen) armados hasta los dientes; que donde hay una revolución para la paz «pero armada» se reseñe el asesinato de 1484 niños en un año, más de 200 de ellos asesinados por cuerpos policiales. (Fuente: CECODAP). Que dos de los más emblemáticos presos del régimen se fuguen con supuesta ayuda del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

Si nos vamos al plano meramente político, cómo explicar entonces que se acabó el tiempo de diálogos, mientras Noruega abre sus fiordos para navegar en espacios de conversación. Paralelamente se organiza reunión con el Comando Sur que tiene bajo su responsabilidad proporcionar planificación de contingencia, operaciones y seguridad en Centro y Sur América, sobre esto, sabemos menos aún.

Porque el colofón de todo esto es que tenemos dos gobiernos, el usurpador que maneja la fuerza y la represión y el encargado por mandato de nuestra Constitución que tiene a más de 80% del pueblo de su lado.

Imposible que esto se pueda explicar o peor aún se pueda entender.

Podemos decir que los venezolanos somos más protagonistas del sufrimiento que de las grandes decisiones, porque en el tablero de ajedrez donde se juegan las riquezas de Venezuela quienes están son rusos, chinos, cubanos, guerrillas y gringos con acompañamiento de otras voces —no menos importantes— que hacen coros no siempre entonados, porque unos cantan danzón, los otros bailan al son de la espera, algunos quieren salsa, otros se contentan más con un bolero.

No hay manera de explicar el caos político, social, ni qué hablar del económico sin encontrarnos con una cara de sorpresa de quien nos ha preguntado ¿Qué pasa en Venezuela? A pesar de que todos nos hemos convertido en analistas políticos, críticos (ni qué hablar) y hasta pitonisos con alarmantes posibilidades de dar en el clavo; es difícil explicar, tanto como poderlo entender.

Pero en medio de este escenario de tal complejidad, rescato la presencia de Juan Guaidó, un líder que ha ido pulsando políticamente cada movimiento a pesar de los múltiples frentes que tiene de lado.

Guaidó hace lo correcto, incluyendo las conversaciones en Noruega, si todo está sobre la mesa, también lo está la salida de este régimen de manera negociada. También las conversaciones del Comando Sur y todo lo que nos pueda empujar al cese de la usurpación. No sabemos qué se está hablando en el país nórdico, a pesar de que son muchos los que opinan y sacan sus propias conclusiones. Pero lo que sí me atrevo a decir es que el régimen no la tiene fácil, ya no duermen como bebés, tampoco salen las avionetas con la frecuencia que lo hacían, están bajo observación. Queda poco. #VamosBien!

(*) Miembro de Expresión Libre



blog comments powered by Disqus