Recabar pruebas de violaciones y censuras a las libertades

Fecha: 14-10-2017 11:36 PM

Dalia

Por Dalia Gutiérrez (*)

Ante la violación sistemática a la libre expresión, la democracia, los derechos humanos y todas las libertades aplicadas por el régimen de Nicolás Maduro, a los periodistas no nos queda otra alternativa  más que denunciar y denunciar, las veces que sea necesario, para que sirva como soporte al expediente que le está preparando la oposición por violador de libertades.

Las organizaciones no gubernamentales como el Instituto de Prensa y Sociedad (Ipys), Espacio Público y Expresión Libre preparan informes mensuales, en algunos casos, de lo que representa esa violación de libertades fundamentales en Venezuela, pero más en particular a relacionado con la libertad de expresión y podrá servir de soporte cuando desde otras instancias y otros representantes denuncien a Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional de La Haya, por lesa humanidad.

Las últimas semanas se han caracterizado por reiteradas violaciones de la libertad de expresión en distintos espacios comunicacionales y de diferentes maneras. La acción más reciente fue la detención, por horas, de los periodistas extranjeros (aquí no se salva nadie) Roberto Di Matteo de Italia  y Filippo Rossi de Suiza, quienes estaban acompañados del reportero gráfico venezolano, Jesús Medina, en la cárcel de Tocorón, en el estado Aragua.

Para estar claros, en Venezuela nadie tiene acceso a ninguna cárcel sino tiene una autorización, un permiso, y aún con ese permiso te revisan lo que cargues encima, de manera que las autoridades del penal sabían que eran periodistas, lo que seguramente no sabían era que Medina trabaja para el portal Dólar Today, sitio archiconocido contrario al régimen, enemigo. Seguramente por esa razón los “detuvieron”, pero luego tuvieron que liberarlos.

En otro hecho sin precedentes, fue la detención de unos estudiantes de medicina por hacer públicas unas imágenes de unas parturientas dando a luz en unas sillas de espera, sin condiciones mínimas para el parto. Las fotos se viralizaron, pero Maduro responsabilizó las condiciones de los hospitales en Lara, al gobernador opositor Henry Falcón.

Antes de esto, en el mes de agosto, el régimen incrementó la persecución contra otra prensa extranjera, en este caso, las televisoras colombianas Caracol Televisión y RCN Colombia fueron sacadas del aire por órdenes de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel).  

Aunque Maduro no requiere dar explicaciones, pues las arbitrariedades son parte del día a día en Venezuela, argumentó para el retiro de esas emisoras que había “una campaña terrible contra su gobierno”, aunque pudo también, como en otras ocasiones, afirmar que querían asesinarlo o que preparaban un magnicidio.

En general el mes de agosto representó un incremento en detenciones y violaciones a la libertad de expresión. Este mes fue detenido y sin que haya cometido delito alguno, el periodista Carlos Julio Rojas, miembro de Expresión Libre y pasó varios días en una cárcel militar (Ramo Verde), pero como no tenían cómo acusarlo, tuvieron que liberarlo.

De acuerdo con el portal Efecto Cocuyo, entre periodistas y fotógrafos que cubren la situación política, económica y social en Venezuela para medios extranjeros, 39 han sido amenazados, detenidos o expulsados del país en el gobierno de Maduro, cifra que podrá incrementarse durante las elecciones regionales de este domingo 15 en el país.

(*) Miembro de la directiva de Expresión Libre



blog comments powered by Disqus