Silvia Alegrett: Gobierno viola nuestros derechos humanos, entre ellos la libertad de expresión

Fecha: 06-04-2016 09:18 AM

Protesta silvia 2

Silvia Alegrett (*)

El deterioro del país es de dimensiones descomunales. No voy a enumerar las graves dificultades a las que nos enfrentamos a diario, pues es una vivencia colectiva, pero sí creo importante que recordemos que el deterioro de nuestra calidad de vida es una grave violación a nuestros derechos humanos.

Internacionalmente es reconocido que todo Estado debe respetar y garantizar la plena realización de los derechos que el ser humano tiene por el simple hecho de serlo y está obligado a organizar su acción para satisfacer el goce de esos derechos por sus ciudadanos.

Es decir, que la ineficiencia y negligencia de este gobierno va mucho más allá de eso, este gobierno al no cumplir con la misión de brindarnos calidad de vida, nos está violando nuestros derechos humanos.

Entre nuestros derechos civiles y políticos tenemos la vida y sin embargo, en un comunicado emitido por la ONG Control Ciudadano en enero de este año, se denunció que “en Venezuela fueron asesinadas en 2015 un promedio de tres personas cada hora. Es la cifra que se maneja extraoficialmente, dada la opacidad del gobierno en esta materia, no obstante ser la inseguridad, uno de los tres principales problemas que reconocen tener los ciudadanos, junto a la escasez y la inflación”.

También está entre nuestros derechos la justicia y sin embargo la Fiscal General de la República, Luisa Ortega, no habló del índice de impunidad en el país cuando hizo la presentación de la Memoria y Cuenta de la Fiscalía General de la República ante la Asamblea Nacional, pero el diputado por el estado Carabobo, Juan Miguel Matheus, aseguró ese día que hay 98.69 % de impunidad en los casos de Derechos Humanos y precisó que de 8.049 casos solo 105 fueron a juicio.

Un derecho fundamental es el de la libertad y en lo que se refiere a libertad de expresión la situación en nuestro país es en extremo grave, podría repetir lo que he dicho en muchos foros y entrevistas, la libertad de expresión en Venezuela está en peligro de extinción.

Leyes que violan nuestra propia Constitución, acciones administrativas (multas exorbitantes, cierre de medios, no renovación de concesiones) y acciones judiciales, han ido cercando el derecho de los ciudadanos a estar informados y a poder expresarse libremente.

El ejemplo más reciente es la política de monopolio instaurada por el gobierno, a través de la Corporación Manerio, para presionar a los periódicos independientes no otorgándoles papel prensa y otros insumos como tintas y planchas indispensables para la elaboración de los diarios. Esta situación llevó a 17 periódicos de diferentes ciudades a no circular en los días de Semana Santa para ahorrar papel, dándose casos tan graves como el del estado Mongas en donde los 5 diarios que quedan no circularon, es decir la ciudadanía se quedó durante varios días sin información escrita.

El dirigente gremial y expresidente del Colegio Nacional de Periodistas Eduardo Orozco, denuncia que se ha perdido el 70% del espacio que se tenía para informar a través de la prensa nacional. Estos son los datos: De los 115 diarios que circulaban en 2013, hoy quedan 92. Ante la reducción de páginas y número de ejemplares se ha perdido el 70% del espacio para informar a los ciudadanos. En promedio, un diario tabloide que publicaba 1440 páginas mensuales, hoy sólo publica 480. Los que se han convertido en semanarios solo publican 64 páginas mensuales, como es el caso del Correo del Caroní, en el estado Bolívar.

Vamos a hacerlo más visual: Imaginen un periódico tamaño estándar (como El Nacional) con 48 páginas. Corten por la mitad de manera horizontal el periódico y les queda un periódico tamaño tabloide (como Tal Cual), reduzcan las 48 páginas a 16 y de tener una circulación diaria, ahora tendrá una circulación semanal. Visualicen todo el espacio que antes se tenía para colocar información y lo que al final quedó. Y aun cuando no todos los periódicos han pasado de tamaño estándar a tabloide la mayoría ha reducido sus páginas y lo que es peor, algunos han cerrado completamente y otros han cerrado por temporadas.

Si a esto le agregamos la eliminación de programas de opinión en muchas radios y televisoras, la eliminación de algunos noticieros y la censura y auto censura que corre por nuestros medios, podemos llegar a la conclusión de que estamos cerca de un blackout comunicacional, lo que es una clara violación por parte del gobierno de nuestro  derecho humano de recibir información y poder expresarnos libremente.

(*) Coordinadora General de Expresión Libre



blog comments powered by Disqus