Sin información la democracia está condenada a muerte

Fecha: 24-09-2018 12:40 PM

Maite

Por Mayte Navarro *

La firma de convenios entre países que no siempre están avalados por las buenas intenciones ni por el bien común, encuentra en la información un dique que puede dejar sin efectos jugosos negocios que no siempre benefician a la población. En tiempos en que estas alianzas tampoco van acompañadas por los requisitos que exige la política para garantizar su transparencia,  la investigación de los profesionales del periodismo resulta necesaria.

En estas últimas décadas el acceso a la información por parte de la prensa se hace cada vez más difícil. Obstáculos, amenazas, impedimentos para contactar a las diversas fuentes imposibilitan al profesional del periodismo cumplir a cabalidad con su trabajo. Esto también contribuye a que las noticias falsas se apoderen de la redes creando confusión entre los lectores, generando matrices de información que ponen en peligro intereses nacionales y perjudican el derecho a estar realmente informados. De esta manera se socava la democracia y los valores que deben acompañarla para que sea un sistema que garantice los derechos de todos.

En Venezuela los acuerdos realizados con países como China y Rusia no son materia que maneja la opinión pública

En el continente americano encontramos ejemplos claros de la obstrucción del camino que lleva a la información. Vemos como los negocios ilícitos, entre ellos el narcotráfico, la prostitución, la pornografía infantil,  la piratería y la corrupción no retroceden en el Nuevo Mundo. El periodismo de investigación junto a las instituciones pueden ser un muro de contención y sin embargo no lo son, el primero porque se le impide ejercer su trabajo y las segundas por estar muchas veces contaminadas.

En países como México los crímenes contra la prensa tienen  97% de impunidad. En Centroamérica así como en Venezuela reina la autocensura como mecanismo para preservar la sobrevivencia de los medios. Por otra parte los gobiernos se alejan de la democracia, como lo señala Reporteros Sin Fronteras (RSF) en su informe anual, donde  alerta  que “cada vez más jefes de Estado elegidos democráticamente ven a la prensa ya no como uno de los actores de la democracia, sino como un adversario frente al cual muestran su aversión”. 

Tribunales aplican condenas máximas a periodistas, como en Turquía, donde Ahmet Altan, Mehmet Altan y Nazlı Ilıcak recibieron como condena “cadena perpetua agravada”, el castigo más duro de ese sistema judicial, pues excluye la posibilidad de un perdón. 


Los crímenes contra el medio ambiente cometidos en varias zonas del continente americano se solapan bajo el manto de un supuesto desarrollo y han dejado víctimas mortales entre los defensores de la naturaleza, crímenes que han quedado ocultos o marcados por la opacidad de las investigaciones y los periodistas no han podido avanzar en sus investigaciones. 

En Venezuela los acuerdos realizados con países como China y Rusia no son materia que maneja la opinión pública porque resulta casi imposible llegar a las fuentes y muchas veces los periodistas se ven imposibilitados de acceder a las zonas de explotación para constatar las condiciones de trabajo que allí rigen y medir los daños que algunos ecologistas denuncian.

El movimiento migratorio venezolano es otro tema que se ha vuelto tabú para la prensa nacional a la que se le acusa de hacerse eco de las informaciones “sesgadas” de medios internacionales. Se niegan las declaraciones de ACNUR sobre esta crisis y se detienen a los profesionales de la prensa que se acercan a la frontera, como es el caso de los tres periodistas extranjeros detenidos en la zona de la Guajira por parte de oficiales de la Guardia Nacional donde se les decomisó el material de trabajo.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la democracia el pasado 15 de septiembre, el Secretario de las Naciones Unidas, Antonio Guterres expresó: “Las democracias se enfrentan a una presión creciente en las últimas décadas. Por eso este Día Internacional debería hacernos buscar maneras de fortalecerla y hallar respuestas a los cambios sistémicos a los que se enfrenta”.

Sin la libertad de expresión, sin la posibilidad del periodista de tener acceso a todas las fuentes, sin la protección a su vida para que pueda ejercer su profesión con libertad y seguridad  y sin la  existencia de  información confiable la democracia en el mundo está condenada a muerte.

 

(*) Miembro de Expresión Libre

mayte.navarros@gmail.com



blog comments powered by Disqus