Tamoa y Laura tumbaron testigo

Fecha: 09-11-2006 12:00 AM


Tamoa Calzadilla y Laura Weffer

La Organización Expresión Libre, felicita y se une al regocijo que embarga a la prensa libre de Venezuela, al tiempo que saluda con inmenso calor gremial a las colegas Laura Weffer de El Nacional y Tamoa Calzadilla de Ultimas Noticias, por haberse hecho acreedoras del Primer Premio Internacional IPYS/TILAC, autoras, durante un año, de la serie de reportajes de investigación sobre el asesinato del Fiscal del Ministerio Público Danilo Anderson, ocurrido en el 2004.

Sus investigaciones contribuyeron a aclarar e informar a los venezolanos que detrás del lamentable y cobarde asesinato del Fiscal Anderson, su propio amigo y compañero Landaeta montó y fabricó un testigo con pies de barro como Geovany Vásquez. Laura y Tamoa, mostraron a un testigo mentiroso y mitómano.

Nunca fue paramilitar como había dicho, No era médico psiquiatra como archi aseguro el Fiscal General Isaías Rodríguez. Tampoco, ni siquiera es “cinta rosada” en artes marciales. Geovany Vásquez, sencillamente es un soplón, cuerda floja que le saca dinero a los cuerpos de seguridad de Venezuela con falsos informes sobre movimientos de las tropas colombianas en la frontera y paramilitares, y le lleva a estos en contra partida, informes sobre detallados con mapas y planos relativos a ubicación y posición de unidades militares venezolanas así como, de la industria petrolera, de acuerdo a informes de inteligencia.

Organismos de seguridad ya lo tienen “pillao” y lo usan de acuerdo a sus conveniencias e intereses. Pero jamás se les ocurrirá darle ni permitirle que tenga acceso a información estratégica valiosa.

A Tamoa y Laura, no les hizo falta el Premio Nacional de Periodismo, que anualmente entrega el presidente de la República de turno. Del jurado de este premio todo identificado con el chavecismo, no se podía esperar otra decisión porque está amarrado al pensamiento único del gobierno, donde no se premia la calidad sino la adulancia y los comentarios dulces sobre la revolución. Nada de críticas debe ser premiado. Gracias a Tamoa y Laura los venezolanos pudimos comprobar las mentiras fabricadas por el régimen en el delicado caso Anderson. Quien lamentablemente no pudo hacer lo mismo que el fotógrafo Aguirre: Descubrir plenamente a sus asesinos.

Así lo anunció el IPYS
Una serie de artículos que revelan el encubrimiento de evidencias en las indagaciones del asesinato del fiscal venezolano Danilo Anderson, obtuvieron el principal premio destinado al periodismo que investiga la corrupción en América Latina. El reconocimiento, de 25,000 dólares, es otorgado anualmente por el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) y Transparency Internacional para Latinoamérica y el Caribe (TILAC), con el auspicio del Open Society Institute (OSI). La definición estuvo a cargo de un jurado internacional que evaluó trabajos publicados durante el año 2005.

Las ganadoras son Tamoa Calzadilla y Laura Weffer, que publicaron sus descubrimientos en los diarios Últimas Noticias y El Nacional respectivamente . Ambas investigaron dos momentos de la actuación del Ministerio Público luego del asesinato de Danilo Ánderson, víctima de una explosión en su auto a fines de 2004. El fiscal estaba encargado de identificar a los responsables de un fallido golpe de estado contra el presidente Hugo Chávez.

Según el jurado, Tamoa Calzadilla demostró episodios desconocidos de la conducta de Ánderson, relevantes para establecer el móvil del asesinato, en base a testimonios que luego fueron ignorados en el proceso. Por su parte, Laura Weffer encontró información incontrovertible sobre la falta de idoneidad del principal testigo de la fiscalía para acusar a supuestos participantes de una conspiración política para asesinarlo.

En la cuarta edición del Premio a la Mejor Investigación Periodística de un Caso de Corrupción participaron 139 periodistas de 17 países de América Latina. El jurado lo integraron Marcelo Beraba, Ombudsman de Folha de S. Paulo , Gustavo Gorriti, columnista de la revista peruana Caretas , Michael Reid, editor de Latinoamérica de The Economist , Gerardo Reyes, de El Nuevo Herald , y Tina Rosenberg, editorialista de The New York Times .

Otras dos investigaciones empataron en el segundo lugar, y ganaron premios de US$ 5,000. Una de ellas, de Jorge Morales, del diario El Imparcial , de Sonora, México, obtuvo testimonios y documentos que probaron la auto-asignación de un préstamo de 350 mil pesos (US$ 30,700) por parte de diputados del Congreso de Sonora, quienes luego intentaron que la deuda fuera absorbida por el Estado.
La segunda fue realizada por Giannina Segnini, Ernesto Rivera y Mauricio Herrera, del diario La Nación de Costa Rica, quienes demostraron el pago de comisiones al alcalde de San José por parte de la empresa canadiense EBI, a fin de obtener la operación del relleno sanitario de la ciudad.

El jurado realizó una mención especial a los esfuerzos de la prensa brasileña para investigar durante el año 2005 y sus continuas denuncias de corrupción en los Poderes Ejecutivo y Legislativo. Al respecto, señaló que dos reportajes finalistas, “El hombre clave del PTB” , por Policarpo Junior, de la revista Veja ; y “Entrevistas a Jefferson”, de Renata Lo Prete, del diario Folha de S. Paulo , fueron importantes para desencadenar estas investigaciones.


blog comments powered by Disqus