Usurpadores vs nuevos usurpadores

Fecha: 22-09-2019 03:19 PM

Rebelion en la granja 1

Por Elsy Manzanares Feliche

Quizás uno de los actos más despreciables que registrará la historia de estos últimos años sea el presentado esta semana pasada en La Casa Amarilla por el régimen y un pequeño grupo, nada representativo, de una supuesta oposición —que nunca hizo oposición— y que sin duda actuó a espaldas del diálogo propuesto y organizado por Noruega.

Las redes sociales no se hicieron esperar para gritar traidores, fracasados y tarifados a este cuarteto que sonriente apareció para firmar un acuerdo que iniciaría un supuesto diálogo y que de inmediato incluiría el regreso de los legisladores del PSUV y otras fracciones aliadas a la Asamblea Nacional, revisar garantías electorales y exhortar al sistema de justicia para acordar medidas que beneficien a «algunos» ciudadanos. Hasta la fecha 22 de septiembre, ninguno se incorporó.

El sentimiento nacional fue de repudio total a este encuentro que no se vaciló en llamar show.

Un gobierno que a todas luces ha usurpado el poder, que a espaldas del verdadero grupo negociador crea otro grupo para convocar otra mesa de negociación y hablar de garantías electorales, no puede ser otra cosa que una burla, una ofensa al venezolano que a diario lucha y trabaja para lograr un destino digno para Venezuela.

Ese día, el día del show, uno de los representantes del régimen, era nada menos que el Ministro de Educación, Aristóbulo Isturiz, quien campante ocupaba espacio de honor, mientras a pocas cuadras de donde se ejecutaba el evento, cientos de maestros —colegas de él— junto a muchos otros en el resto del país, exigían su renuncia y reclamaban un sueldo acorde con sus responsabilidades, además de solicitar mejoras en las instalaciones educativas que muchas de ellas no tienen luz, ni agua y ni qué hablar de salubridad. Esos profesionales fueron agredidos por la Guardia Nacional para evitar que se extendiera la protesta.

Así comenzó el primer día de clases con un 87% de ausentismo escolar gracias al deterioro de las escuelas, falta de transporte y lo que es peor, la falta de alimentación de cientos de miles de niños.

También ese día, la estudiante de Comunicación Social, Michelle Peñalver cumplía 24 horas de haber sido detenida o secuestrada en el aeropuerto de Santo Domingo en el estado Táchira sin razón alguna para cometer semejante atropello en su contra.  Su mamá pedía fe de vida porque no sabía nada del paradero de su hija. Horas después se supo que había sido trasladada al DGCIM en Caracas. Hoy mientras escribo esta nota, llega la buena noticia de su liberación, sin embargo, no se sabe la razón del «secuestro». ¿Arbitrariedad?

Estos son solo dos casos, que formarían parte de crónicas del dolor que vivíamos mientras una nueva usurpación, esta vez de una falsa oposición, se sentaba a negociar con el régimen. Ellos saben que no cuentan ni con el respaldo, ni con los votos, ni con la simpatía de los venezolanos. Son otra mentira más.

Ojalá entonces que este mal paso sirva para entender que solo con la UNIDAD podremos salir algún día de la desgracia en la que estamos sumergidos; no es Guaidó el enemigo ni el blanco, ahora hay otro grupo claramente distinguido en las filas de la traición como para no distraernos y seguir avanzando en el camino a la libertad. 



blog comments powered by Disqus