Autocracia y corrupción de ningún lado

Fecha: 18-10-2009 11:30 PM


Nuestra Optica / Gerónimo Figueroa

Hay personas que se “mojonean” tanto, que llegan a creer que la historia empieza cuando ellos llegan a alguna posición de cualquier índole y empiezan a cambiar todo cuanto encuentran sin tomar en cuenta la opinión de las mayorías y pasándose por el forro todas las normas establecidas.

     Esas y otras cosas son las que me mantienen disidente a los diez años de gobierno de esa cosa que llaman revolución bolivariana o socialismo del siglo 21 que le ha dado por cambiar de nombre las cosas realizadas durante años y siglos por generaciones tras generaciones y al final observamos que todo sigue igual.
     En el Colegio Nacional de Periodistas donde después de 10 años sin elecciones, con una directiva cansada y agotada por el mismo desgaste, y después de un proceso electoral que la mayoría del gremio promovió, llegaron nuevas autoridades en junio del año 2008. A partir de ese momento algunos de los nuevos directivos se han creído que la historia del gremio comienza con ellos y han hecho cosas que están reñidas con la ética gremial y con el estado de derecho venezolano.
     En los quince meses transcurridos desde que asumieron las nuevas autoridades del CNP de Caracas, algunos directivos han pretendido imponer sus criterios a trocha y mocha. Lo primero fue que el secretario de organización y el suplente, nunca se incorporaron y entonces decidieron que la titular de finanzas asumiera los dos cargos, violentando la norma que obliga a convocar una asamblea para designar un principal y un suplente con carácter de interino hasta que se realice un nuevo proceso electoral general.
    Luego vinieron las reuniones donde se aprueban cosas que no quedan registradas en ningún libro de vida gremial, porque los directivos que se creen que el gremio nació con ellos decidieron no levantar actas, a pesar que otros reclamaban la elaboración de las actas como lo establece la ley y el reglamento interno del gremio. Igualmente quisieron cambiar el logotipo del CNP que está vigente desde la fundación en el año 76, a un costo de 22 millones de bolívares sin consultar al resto de los directivos y mucho menos convocar una asamblea de afiliados para solicitar opinión sobre el cambio del logo.
   Haber mudado las reuniones de directiva de la sede natural del gremio a otra oficina propiedad de un directivo y pagar nueve millones con dinero de las finanzas del CNP, el alquiler de esas instalaciones donde funcionan los negocios personales de ese directivo, alegando que allí se reúne el gremio, es una apropiación indebida de las finanzas cometida por el grupo de directivo que cree, que cuando ganó las elecciones, compró los activos del gremio acumulados por generaciones pasadas.
     Si pagar nueve millones de bolívares en alquiler por una oficina ajena al CNP es grave, es mas grave y anti ético haber contratado por diez millones de bolívares mensual a una empresa de “asesoría” que es propiedad del secretario general del CNP-Caracas. La verdad que es como medio extraño que el gremio pague en “asesoría” comunicacional, cuando sus miembros son comunicadores y cualquiera que no sea mercantilista lo haría por menos o por nada.
    Haber creado un premio de periodismo bautizado con el nombre de un escritor, a quien no le cuestionamos su obra literaria, pero que no era miembro del gremio y en vida nunca supo donde estaba ubicada la sede del gremio periodístico, solo porque recibieron espacio en la fundación que lleva el nombre del escritor. Con la crisis que vive el gremio, estos directivos se dieron el lujo de gastar 52 millones de bolívares, solo en la organización y desarrollo del premio, sin sumar el premio como tal, es otra da las irregularidades cometidas en el CNP-Caracas. Estamos de acuerdo con el premio de periodismo del CNP, pero su nombre debió salir de una amplia discusión en el gremio.
    Todas estas irregularidades han llevado a la división de la directiva en dos toletes de cuatro directivos cada uno y la situación ya es del conocimiento de la Junta Directiva Nacional y algunos directivos de la nacional sostienen que eso hay que dejarlo así, porque según ellos, el directivo que comete las irregularidades es una persona trabajadora y consigue recursos para el gremio y que además, no es conveniente darle armas al enemigo para que ataquen al CNP.
     La posición de algunos directivos nacionales del CNP, de no hacer nada para corregir y mucho menos para sancionar las irregularidades cometidas, las respetamos pero no las compartimos, porque sostenemos que las irregularidades y los autoritarismo hay combatirlos, vengan de donde vengan y bajo ningún concepto deben ser justificados, además no podemos aceptar que se pida dinero a nombre del CNP para usufructo personal.
    Hay que hacerle honor a los fundadores del gremio, primero la AVP y luego el Colegio Nacional, quienes en todo momento se cuidaron de involucrar los símbolos del gremio para obtener recursos en beneficio personal. 
   Los viejos avepistas y nuevos cenepistas dolientes del gremio, como en los viejos tiempos, debemos cerrar filas para evitar que las irregularidades sigan cometiéndose. Hay que darle un parao a todo lo que huela a corrupción y autoritarismo y el tribunal Disciplinario Nacional debe actuar.
 
 
 
 

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...