Bombardeo reptiloide

Fecha: 12-04-2021 06:13 PM


Por Gregorio Salazar (*)

Que el régimen insulte, persiga y encarcele periodistas y activistas defensores de los Derechos Humanos no es nada inusual ni desconocido desde hace años entre nosotros. En el caso de medios y periodistas desde que el difuntísimo caudillo declaró a los primeros como “el principal escollo de la revolución” y emplazó a los segundos a autoaplicarse “una revolución ética”. Algo que, a él, obviamente, le sobraba.

Pero que sean periodistas los que se dediquen a instigar a los militares para que hagan víctimas de sus violadoras acciones represivas a sus colegas y a actores sociales, además de justificarlas por el aparataje mediático, hegemónico y aplastante del Estado indica que se ha descendido a niveles de degradación francamente impensables.

Acaba de ocurrir hace unos pocos días con los sucesos de La Victoria, Barinas, donde las fuerzas armadas venezolanas efectuaron un bombardeo aéreo contra guerrilleros de una facción disidente de las FARC colombianas enfrentada, según ha trascendido, a la que dirigen Iván Márquez e Iván Santrich, desde hace años favoritos del régimen venezolano. La acción bélica dejó muertes no sólo entre militares e irregulares, sino también entre civiles y obligó al desplazamiento de unas tres mil personas al lado colombiano, creando una nueva crisis humanitaria en la línea fronteriza. 

El mensaje quedó bastante claro. La guerrilla de nuestros amigos, haga lo que haga, trafique lo que trafique, es bienvenida a territorio venezolano. Está en su casa. Las otras llevarán por todos los flancos una nutrida ración de plomo.  Y los civiles que se las arreglen. Lo mismo que rige para el resto de los venezolanos.  

Fue a esa zona adonde llegaron dos reporteros de la televisora colombiana NTN24 y dos miembros de la ONG Fundaredes. No tenían nada que esconder, no pretendieron entrar subrepticiamente. Antes bien, al llegar a la población de La Victoria se dirigieron al comando de la GNB “a solicitar protección y apoyo logístico”.

El buen trato inicial dado por el jefe del comando cambió cuando una reportera de la Telesur entró en escena acompañada por un coronel y “nos reconoció como reporteros de NTN24”. “Nos hicieron entrar al comando. Nos despojaron de equipos y celulares, nos hicieron fotos de detenidos con y sin un backing de la GNB y nos incomunicaron totalmente por más de 24 horas. Jamás nos aclararon si habíamos cometido un delito ni nos precisaron”, relató el fotoperiodista Rafael Hernández.

Fueron increpados por “periodistas” del CEOFABN ante las cámaras y de un medio oficialista. Sus equipos de prensa jamás fueron devueltos y después de dormir en el suelo fueron liberados a las 5 de la tarde del otro día en una plaza. Nunca se les dijo de qué se les acusaba.

Para los articulistas de uno de los numerosos medios digitales financiados por el régimen, como La Iguana, no existe nada parecido a prensa libre o a defensores de derechos humanos. Todos “se proyectan como lo que son en sentido estricto: agentes hostiles al gobierno de Venezuela, parte inseparable de las fuerzas beligerantes”. 

A partir de allí el régimen chavista, incurso en casos de prisiones, crímenes y torturas ampliamente documentados y mundialmente denunciados nada menos que por la propia ONU, tendría evidentemente luz verde para arrasar con todo lo que quede señalado como “al servicio de la estrategia imperial”.

Lo triste es que entre quienes ahora, obcecada y servilmente, no ven sino enemigos de un régimen impoluto e inocente de la gran tragedia venezolana de estos 20 años haya periodistas que se formaron y ejercieron el periodismo informativo y de opinión a sus anchas, desempeñaron cargos de jefaturas en medios privados con posiciones críticas ante ejecutorias de gobiernos democráticos. Más aún, se lucraron de la publicidad oficial de entonces para los medios que ellos crearon. 

En la prensa libre y las ONG´s no ven sino negocios. Todas, bajo ese criterio, deberían desaparecer para que reine la voz única y los desmanes sin control de los jerarcas revolucionarios, ajenos por supuesto a negociados como los del Arco Minero, el tráfico con las bolsas del CLAP, la venta de PDVSA como chatarra, la entrega incondicional al régimen cubano y una lista interminable de robos y megacorruptelas que dejaron en bancarrota al país. Nada de eso existe ni es condenable para ese medio con nombre de reptil. Y, créanlo, vaya si le va bien.      

(*) Coordinador General de Expresión Libre

(Publicado en Tal cual el 11-04-2021)

El poder de las palabras

Por Arlette Danglades (*)   A propósito de la canción Patria o Vida que se ha hecho viral y que ha exacerbado a la plana mayor de la dictadur...

Articularnos desde la diversidad para rescatar la democracia

Por Elsy Manzanares F. (*) Estamos en un momento de la historia del planeta en que las izquierdas y derechas se convierten en dos polos casi ine...

Dilemas de la moralidad

Por Gloria Cuenca   La moralidad debe ser y es lineal. Lo que es correcto, es correcto y lo incorrecto pues es así: incorrecto. Mi hijo, me d...

Otro año que viviremos en peligro

Por Mayte Navarro (*) Estos primeros meses del año no han estado exentos de noticias. Ante la pandemia, que parece eterna, siguen sucediéndose l...

La labor humanitaria no es un delito

Por Gregorio Salazar (*) El lunes 8 de febrero cinco jóvenes activistas de los derechos humanos se plantaron frente a la sede del Ministerio Púb...