CABALGANDO A UN TIGRE

Fecha: 12-11-2013 11:30 PM


Por @ELVISRODRIGUEZ

La frase la escuché a un analista político venezolano durante su intervención a través de un programa de opinión en una muy conocida emisora radial. La misma la utilizó justamente para intentar graficar la situación del Gobierno venezolano y más específicamente, la de Nicolás Maduro como Jefe de Estado, todo ello a raíz de los más recientes anuncios hechos sobre medidas económicas a implementar, con el objeto de hacer frente a lo que en el PSUV se han dado a la tarea por bautizar como Guerra Económica.
 
El rosario de acciones, difícil de entender a la primera, mostró de manera muy evidente el incremento de controles inquisitorios, con resultados punitivos sobre todo para el sector privado, lo que se traduce a decir de algunos en más amenazas, burocracia y corrupción. Nada nuevo, si es que ya conocemos el comportamiento reiterado de quienes dirigen al país. Hasta aquí, puro y simple gamelote oficial.
 
No obstante hubo una medida mencionada que me produjo cierta suspicacia, entre otras razones por el poco tiempo dispensado a la misma durante la larga cadena nacional. Como el que quiere pasar rápido y sin ser visto. En lo relativo a la administración de divisas y comercio exterior, Maduro habló del establecimiento del Presupuesto Nacional en Divisas del Estado y del Gobierno ¿será esta la macro devaluación anunciada por especialistas del área económica y que intentan pasar como contrabando disfrazada con otro nombre? ¿De cuál tasa cambiaria están hablando?
 
De igual modo quedó planteado otro gran enigma al asegurarse, frente a la opinión pública, que con medidas de tipo financiero y por anunciar, se estimularía y premiaría a la población por el ahorro en bolívares, todo ello frente a una inflación anualizada que mordisquea el 54% y un dólar paralelo que sigue rumbo hacia las alturas de los tres dígitos. Confieso mi impaciencia y ansiedad desde ya, por conocer tan extraordinario acto de magia (blanca o negra, no sé, pero magia al fin).
 
Para colmo, parece que serán encarcelados entonces todos los venezolanos que deseen vender un bien de su propiedad a través de los portales web, ya que son las personas comunes y corrientes quienes colocan los precios de venta que aspiran obtener por sus vehículos, casas, apartamento o cualquier otro, y no las empresas donde se anuncian.
 
Finalmente, el descontento popular aumenta. Ya hay estudios serios que indican que los estratos sociales más desposeídos están conscientes de la mala situación del país y no dudan en calificar al Gobierno como responsable e incapaz. El oficialismo pierde aceleradamente su respaldo tradicional, mientras la gente debe sortear la situación de escases de productos básicos, altos precios, inseguridad, crisis hospitalaria, malos servicios públicos entre otros, acompañados de bochornosos y escandalosos casos de corrupción roja; todo ello a las vísperas de unas importantísimas elecciones municipales el próximo 8-D.
 
Definitivamente, se trata de una fiera, una fiera salvaje con rayas, dientes y garras. Este es el tigre sobre el que como muy mal jinete cabalga Nicolás. Un animal feroz y peligroso, de donde si se baja pierde y si se queda encima también.
 

Con la ética, otra vez

  Por Gloria Cuenca (*) Si un daño ha hecho el socialismo del siglo XXI, contradictorios lectores, es haber olvidado y descalificado los post...

La página pesada de 2020

SECCIÓN: Sainete en cápsulas   José Luis Zambrano Padauy*   Ha sido un año trastornado. Sus dígitos auguraban mayores virtudes. Una num...

Expresión Libre exige la libertad inmediata del periodista Roland Carreño

A dos meses de su injusta encarcelación 26.12.2020.- Este 26 de diciembre se cumplen dos meses de la arbitraria detención del periodista Roland ...

El año del miedo y el silencio, pero también el de reinventarse

2020 quedará en la historia como un tiempo de retos para la medicina que ha tenido que plantársele a un virus que llegó de Wuhan y que no sólo ha a...

Régimen de Maduro arremete a fondo contra las ONGs

Por Gregorio Salazar (*) Una tragedia tras otra, un golpe tras otro, Venezuela vive nuevos momentos de profunda consternación tras el naufragio ...