Cero a la izquierda

Fecha: 26-07-2021 01:07 PM


Por Carlos Roa (*)

Si en algo han salido reprobadas las utopías izquierdistas que se han diseminado como la plaga por nuestro continente, ha sido en matemáticas, economía, finanzas y todo lo que huela a números.

Ese ha sido el Talón de Aquiles que ha empedrado el camino al infierno de muchas propuestas preñadas de buenas intenciones… Y de otras que no lo estaban tanto. Para muestra, basta ver el botón de Venezuela.

¿Cómo se logró el milagro económico –a la inversa- de pulverizar los pujantes números de la economía más pujante de América Latina en la segunda mitad del siglo XX? Sin duda es la consecuencia de un complejísimo entramado de disparates con malas intenciones, porque de buenas aún no vemos la primera.

Y traemos el tema a colación ante una inminente y tercera reconversión monetaria, que pretende podarle ceros al bolívar, como si de la mala hierba en un jardín se tratara.

De concretarse dicha reconversión, sería la tercera en menos de 15 años y la segunda en menos de tres. La primera se dio en 2008, con el fallecido Hugo Chávez en el poder, recortándole tres ceros a la moneda. Una década después, Nicolás Maduro firmó la eliminación de cinco ceros, y luego, la emisión de una nueva familia de billetes.

En el escenario actual se habla de la poda de seis ceros, lo cual totalizaría catorce, se lee catorce.

Una reconversión podría lucir como algo que luce lógico, en medio de tanto despropósito que deja a nuestro país desnudo y vulnerable frente al tercer episodio de hiperinflación más extenso del cual se tenga registro en el mundo. Y tiene probabilidades de convertirse en el segundo, de acuerdo a Asdrúbal Oliveros, presidente de Ecoanalítica. Si de récords hablamos, pues aquí tenemos otro más.

Perro ya hemos visto el resultado de las reconversiones anteriores: maquillaje, esperanza para los ingenuos y un ensordecedor paquete de propaganda vacía, que no puede ocultar que los ceros a la derecha –los que sí valen, y mucho- vuelven a nacer como la verdolaga.

No se puede espera menos, cuando se torpedea de semejante manera el cimiento de las finanzas de un país.

Por ejemplo, en 1998, la producción de Venezuela fue de 3 millones 279 mil barriles diarios de petróleo crudo. Estamos hablando del año cuando Chávez ganó las elecciones. Dos décadas después, la producción de petróleo de Venezuela cayó en junio de 2020 al nivel más bajo en casi ocho décadas, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

El bombeo fue de apenas 393 mil barriles por día. Ese total mensual fue el menor desde febrero de 1943, cuando la naciente industria petrolera de Venezuela produjo 353 mil bpd.

La caída en barrena de Petróleos de Venezuela, principal sustento de una economía que jamás se diversificó, tuvo mucho que ver con el ataque a la llamada meritocracia, el despido de más de 20 mil trabajadores altamente calificados por razones políticas y el ingreso a sus filas de leales al régimen que no tenían ni idea de lo que estaban haciendo.

Eso para no hablar de la persecución a la iniciativa privada y la ruptura con los países que fueron nuestros socios comerciales tradicionales durante décadas; los cuales fueron sustituidos por Estados paria.

Con semejante sumatoria, los ceros a la derecha crecen a paso de vencedores, Y volverán, no importa cuántas veces los eliminen.

Por eso es que esta aberración de la izquierda que se ha enquistado en el poder de nuestra nación se merece un rotundo, redondísimo y muy rojo cero en manejo de la economía. El gran problema está en que son ellos quienes meten la pata y los castigados somos nosotros.

(*) Miembro de Expresión Libre

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...