Cerrada FM 106.1 por retaliación política

Fecha: 17-11-2015 09:55 PM


Lo mismo ocurrió la semana pasada con una emisora de tendencia opositora llamada Wepa FM ubicada en el municipio Pedro María Ureña del Táchira

Funcionarios de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, Conatel, provenientes de Caracas, acompañados por militares, retuvieron este lunes equipos técnicos de la emisora Máxima 106.1 FM, de San Antonio, lo que la dejó fuera del aire, denunció el director de la estación, José Antonio Rincón.

Rincón explicó que  20 emisoras entre San Antonio y Ureña, municipios fronterizos del Táchira en Estado de Excepción desde hace más de 60 días, funcionan de la misma manera, sin cumplir formalidades de ley, “porque la Comisión Nacional de Telecomunicaciones no ha entregado concesión a ninguna emisora en la zona de fronteras”, afirmó. Cree que en este caso es retaliación política porque el alcade de la zona, Simón Vargas, de tendencia opositora, tiene allí un programa radial.

“Nos dijeron que la orden de decomisar los equipos venía  directamente de Caracas, y que van a abrir un proceso administrativo en contra de los representantes de la emisora  por  uso  indebido del espectro radioeléctrico. Dicen que estamos  invadiendo  supuestamente una señal de la Fuerza Aérea”, agregó.

También indicó que lo mismo ocurrió la semana pasada con una emisora de tendencia opositora llamada Wepa FM ubicada en el municipio  (CORTRESÍA DE TAL CUAL DIGITAL)

blog comments powered by Disqus

!Delincuentes, jamás ¡

Por Gloria Cuenca (*) El periodismo, comunicación social, es una hermosa profesión.

El virus que ataca las libertades

Por Mayte Navarro (*) En esta larga cuarentena se ha explotado el miedo en todas sus facetas, miedo a encontrarse con el otro para no contaminarse y no correr el riego a morir, especialmente en países como Venezuela, cuyo sistema sanitario es tan precario y enfermarse es casi una sentencia a muerte.

Otros 20 días de desmanes dictatoriales

Por Gregorio Salazar (*)   En el lapso comprendido entre el viernes 19 de mayo, cuando la negativa del régimen a aceptar la salida de la parrilla de Directv de Globovisión y PDVSA TV propició el cese de las operaciones de ese servicio en Venezuela, hasta el domingo 7 de junio cuando fue censurada una publicación de El Nacional, presenciamos una escalada autoritaria que ha golpeado de manera muy severa y preocupante a la ciudadanía y a la democracia venezolana en varios frentes.