Chavismo criminaliza la opinión

Fecha: 06-08-2009 11:30 PM


Artículo / Jesús Segovia

Ninguna ley, salvo las elaboradas por dictadores y aduladores de fascistas, puede colocarle una mordaza a la libertad de expresión, porque la censura es inconstitucional, violenta los artículos 57 y 58 de la Carta Magna.

El Proyecto de Ley contra los Delitos Mediáticos presentado el jueves 30 de julio ante la Asamblea Nacional por Luisa Ortega Díaz, fiscal General de la República y celestina del presidente Hugo Chávez, es un nuevo intento por criminalizar la opinión en Venezuela.

Pero no es toda opinión, sino aquella que desenmascara y desnuda al régimen chavista para ponerlo ante el pueblo como lo que realmente es; un gobierno corrupto, el más ladrón en toda la historia republicana de Venezuela, que es ineficiente y en más de diez años de mandato ha fomentado el aumento del delito, el odio, el resentimiento, el caos en los ambulatorios y hospitales, la pobreza, la inflación y otros males que atormentan al pueblo.
 
Ninguna ley, salvo las elaboradas por dictadores y aduladores de fascistas, puede colocarle una mordaza a la libertad de expresión, porque la censura es inconstitucional, violenta los artículos 57 y 58 de la Carta Magna.
 
Hugo Chávez inventa cada día mecanismos para eliminar las voces críticas cuyos criterios difunden los periódicos, canales de televisión, emisoras de radio y el internet; eso le disgusta porque no es un demócrata, es un dictador, que nadie lo dude; a él le encanta que la gente pase horas escuchando sus peroratas, que aplauda sus insultos, groserías y amenazas.
 
Luisa Ortega Díaz le hace el mandado al golpista del 4 de febrero, llevando a la Asamblea Nacional el Proyecto de Ley contra los Delitos Mediáticos, que es una aberración jurídica, porque es inconcebible que a un gobierno electo por el voto popular se le ocurra criminalizar la opinión.
 
Será una ley para sancionar y penalizar con años de cárcel a los dueños de medios de comunicación privados y periodistas que no acaten la línea del “mensaje único” del chavismo, que disientan de quienes diariamente optan por limpiarse las nalgas con la Carta Magna y demás leyes.
 
Todo aquel que opine en contra del actual desgobierno es enemigo del “Nerón de Miraflores” y hay que eliminarlo, es el mandato que fiel y perrunamente le cumple Luisa Ortega Díaz a Chávez.
 
¿Qué podemos hacer? No quedarnos callados y apelar a la desobediencia civil que establece la Constitución Nacional. Ningún pueblo del mundo ha combatido la dictadura colocándose una mordaza ni cruzando los brazos. La de Hugo Chávez es una dictadura y urge denunciarlo. ¿Y si eso le molesta al régimen? Ni modo. No podemos esperar que el diablo nos aplauda.
 
Insisto, las características del régimen del presidente Chávez es la de un militarismo exageradamente intolerante; por eso hace dos años sacaron del aire la señal abierta de Radio Caracas Televisión, por lo mismo amenazan con quitarle la concesión a Globovisión y por ello el inefable Diosdado Cabello, esbirro del golpista mayor, decretó el sábado primero de agosto el cierre del circuito radial CNB y otras 33 emisoras.
 
Con la Ley contra los Delitos Mediáticos pretenden instaurar la censura y la autocensura entre el pueblo opositor, los propietarios y directivos de medios de comunicación social, los periodistas y todo aquel que desee expresar sus pensamientos y opiniones.
El pensamiento único es lo que le agrada al régimen chavista, quien disienta de ello debe atenerse a las consecuencias. Y eso no es democracia; es dictadura, es fascismo.  
 
Lic. Jesús Segovia
Secretario de Organización del CNP, Seccional Trujillo

Cero a la izquierda

Por Carlos Roa (*) Si en algo han salido reprobadas las utopías izquierdistas que se han diseminado como la plaga por nuestro continente, ha sid...

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...