Contra el acoso a periodistas y por la libertad de los presos políticos

Fecha: 09-11-2006 12:00 AM


EL_ENTREGA_LA_PACHECO_041_1.jpgLos recientes casos de acoso judicial y las medidas de encarcelamiento contra Gustavo Azócar, Ibéyise Pacheco, Napoleón Bravo y Marianella Salazar, así como los atentados contra los diarios La Región (Los Teques) y Correo del Caroní (Ciudad Guayana) indican claramente que se utilizan los diversos mecanismos judiciales y policiales para silenciar a medios y periodistas que mantienen una actitud crítica frente a la actuación del Gobierno.
Estos casos no son episodios aislados ni casuales, se perciben como una profundización de una decisión política que busca amedrentar e intimidar a los voceros más activos de la sociedad venezolana. La estrategia de cerco legal y judicial contra periodistas y medios tiene como objetivo alejar del campo político un conjunto de acciones que atropellan los derechos a la libertad de expresión, el derecho a la información y la libertad de prensa. Se pretende presentar estos casos ante la opinión pública nacional e internacional como problemas judiciales o administrativos en los que el régimen no tiene injerencia alguna cuando, en realidad, todas estas medidas y los centenares de casos de atropellos denunciados en los últimos años revelan el verdadero objetivo del Gobierno: silenciar a la sociedad mediante el miedo y la autocensura a través del acoso y la persecución.
No se trata solamente de ataques a medios y periodistas. Decenas de civiles, exmilitares, expolicías y dirigentes sindicales, se encuentran tras las rejas, privados de su libertad, alejados de sus familias, por haber cometido el delito de denunciar los errores del Gobierno. Los más altos representantes del régimen y de los poderes públicos han declarado una guerra sin cuartel a todos aquellos venezolanos que expresen su inconformidad y utilizan cualquier subterfugio para perseguir, enjuiciar y encarcelar.
Reclamamos respeto y garantías para el ejercicio profesional de comunicadores, columnistas, fotógrafos y trabajadores de la prensa que cumplen diariamente con el deber de mantener informados a los ciudadanos. Exigimos respeto y acatamiento a las normas procesales e igualdad de condiciones para todos aquellos compatriotas que son víctimas de juicios. Saludamos las declaraciones de los organismos gremiales que rechazan esta escalada contra la libertad y la democracia. Los comunicados del Colegio Nacional de Periodistas, el Bloque de Prensa, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa y la ONG Expresión Libre, así como de personalidades y organizaciones internacionales, señalan que es el momento de unir nuestras voces y acciones en defensa de la libertad, la tolerancia, la imparcialidad y por garantías. Exhortamos a periodistas, estudiantes, escuelas de comunicación social y trabajadores de los medios a expresar con valentía su rechazo a estos atropellos, solicitar el cese a la intimidación y la liberación de los presos por delitos de opinión. Caracas, 15 de marzo de 2006

blog comments powered by Disqus

!Delincuentes, jamás ¡

Por Gloria Cuenca (*) El periodismo, comunicación social, es una hermosa profesión.

El virus que ataca las libertades

Por Mayte Navarro (*) En esta larga cuarentena se ha explotado el miedo en todas sus facetas, miedo a encontrarse con el otro para no contaminarse y no correr el riego a morir, especialmente en países como Venezuela, cuyo sistema sanitario es tan precario y enfermarse es casi una sentencia a muerte.

Otros 20 días de desmanes dictatoriales

Por Gregorio Salazar (*)   En el lapso comprendido entre el viernes 19 de mayo, cuando la negativa del régimen a aceptar la salida de la parrilla de Directv de Globovisión y PDVSA TV propició el cese de las operaciones de ese servicio en Venezuela, hasta el domingo 7 de junio cuando fue censurada una publicación de El Nacional, presenciamos una escalada autoritaria que ha golpeado de manera muy severa y preocupante a la ciudadanía y a la democracia venezolana en varios frentes.