Cubanizando el espectro

Fecha: 27-07-2009 11:30 PM


Columna de Fernando Luís Egaña

Es trágico que el avasallamiento de la revolución bolivarista impida la posibilidad de una discusión seria y constructiva sobre los medios de comunicación en Venezuela.

 
 
Fernando Luis Egaña   
El ministro Diosdado Cabello afirma que 27 familias tienen el control de casi el 30% de las emisoras radiales del país. Si ello fuera cierto, sería preferible a que un solo individuo -el señor Chávez-, alcanzara el comando del 40, 50, 60 o más por ciento de los medios respectivos. En Barinas, por lo demás, una solita familia, ¿cuál será?, controla la casi totalidad de los medios de comunicación.

Porque de eso se trata la curiosa lucha “contra el latifundio mediático”. Sustituir a los concesionarios independientes por otros de disposición dependiente, sean oficiales u oficiosos, y que siga abultándose la panza de la hegemonía comunicacional, vía medios del Estado, de “amigos” del Estado, o del renglón comunitario, que de genuina comunidad no tienen ni la apariencia.

La cubanización como política no es una hipótesis sino una realidad creciente que, por lo demás, lleva unos cuantos años en marcha. ¿O es que acaso VTV, Vive TV, Telesur o Radio Nacional no son medios cubanizados en su patrón propagandístico y hasta en su manejo operativo? ¿Quiénes dirigen la llamada red de medios oficiales, si no los funcionarios cubanos articulados o sobrepuestos a sus pares venezolanos?

Cuando los boinacolorá le ponen la mano a un medio ya existente lo cubanizan, y cuando crean uno nuevo lo hacen según el modelo cubano. El diario Vea, por ejemplo, es una versión similar de Granma, el inveterado pasquín de la revolución cubana. La Radio Nacional parece una repetidora de Radio Cuba, y la Agencia Bolivariana de Noticias es la sucursal caraqueña de Prensa Latina.

Pero debe hacerse una precisión: la Cuba castrista es una dictadura convencionalmente totalitaria que no admite sino el monopolio de los medios de comunicación por parte del Estado. Apenas unos pocos blogueros logran sortear el férreo cerco de la burocracia informativa, con Yoanni Sánchez a la cabeza. Pero la Venezuela bolivarista es una neo-dictadura o dictadura con algunos ropajes de democracia, en la que el control hegemónico de los medios se prefiere al monopolio exclusivo e impresentable.

Una modalidad adaptable de cubanización, y en muchas maneras hasta más habilidosa o perversa. Reforzarla es la tarea de Conatel y demás agencias parlamentarias o judiciales del régimen de Chávez. Para ello se instiga la autocensura y se afina la guillotina de la revocatoria concesional. La televisión por suscripción o el denominado cable también está en la mira, y no telescópica sino regimental.

Es trágico que el avasallamiento de la revolución bolivarista impida la posibilidad de una discusión seria y constructiva sobre los medios de comunicación en Venezuela. Lo que toca ahora es defender los derechos de libre expresión del conjunto de los venezolanos, cuya dominación es el objetivo de Miraflores.

¿Democratización del espectro radio-eléctrico? No, qué va. Cubanización del sector radio-televisivo es que lo buscan imponer.
 

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...