Debates necesarios

Fecha: 23-08-2020 01:41 PM


 

 

Gloria Cuenca / [email protected]

 

Con sinceridad, no puedo sino decir, en una primera aproximación: el Corona Virus está con la dictadura. Con lógica, pensamos: no en balde es de origen chino. Hoy, mas que nunca, pareciera, con tantas cuestiones pendientes que resultan imprescindibles debates, discusiones, diferentes argumentos y opiniones variadas de los sectores democráticos. Se requiere – eso si- un debate de altura, donde todos puedan escucharse, sin temores, por supuesto.

 

Se me ocurre, y pienso ¿será mejor que no se puedan reunir? ¿Qué implica esto? No poder reunir a  los sectores de la oposición, en estos momentos por causa de la pandemia, resulta complejo; se lamenta, sin embargo, la ausencia de consenso y acuerdos; viendo como unos y otros, en lugar de tener claro el objetivo común: sacar al usurpador del poder, se ponen a pelear. ¡Por Dios!, mejor que no se reúnan, sino virtualmente: se evita así el torneo de egos y ambiciones desmedidas, el quítate tu, para ponerme yo.

 

Con admiración y gratitud, leo y veo la convocatoria del Presidente (E) Juan Guaidó llamando a todos los líderes de la oposición a conformar la unidad imprescindible y necesaria  en este difícil momento, para enfrentar al gobierno. Una vez más, no hay dudas, estamos ante una circunstancia decisiva en la historia del país.

 

La convocatoria a unas elecciones fraudulentas, además de esa especie de burla para los sectores democráticos, con la anuencia de personas, que alguna vez, consideramos serias y de fiar. Se producen de inmediato complejas y profundas observaciones y reflexiones: la Conferencia Episcopal Venezolana, hace un interesante documento, en donde, expresa claramente: con abstenerse no basta. Hay un grupete de gente que no entiende, ni atiende, la verdadera política; enloquecen: llegan al extremo de decir “”la CEV se pasó a la dictadura”. ¡Qué más quisiera el régimen; contar con el apoyo de uno de los sectores más importantes y de peso en la vida nacional: la Iglesia Católica!

 

De lo que se trata es de ser capaces de apartar los objetivos individuales, los deseos y resentimientos personales, (esto, sobre todo) para llegar a la verdadera democracia. Entonces y solo entonces, cada quien podrá dar rienda suelta a su locura. Entre tanto, queridos y contradictorios lectores, sospecho que llegó la hora de enseriarse. No podemos continuar en esta “batalla de egos”. Este creer que cada quien tiene la solución.

 

Falta poco, creo yo, para que demuestren con pensamiento, acciones, y palabras, si en efecto, serán colaboradores y cooperadores de esa nueva Venezuela que todos soñamos o serán un fardo, que impide el desarrollo y el crecimiento. La gran mayoría sabemos y sentimos que, de la manera que estamos sobreviviendo, no puede ser más. Este país, nuestra gente, todo el pueblo no merece este horror en el que nos pretenden hundir. Lo siento mucho, nunca los venezolanos fuimos humillados, menos maltratados de esta manera. Los verdaderos bolivarianos debemos ser capaces de sacar la escoria que ha ocupado el gobierno. ¡Es la hora de decir: basta!

La diáspora de la libertad de expresión

Por Silvia Alegrett (*)   Se habla mucho de la diáspora y de todo lo que ha significado para el país perder a más de cinco millones de sus ci...

Día Internacional por el Acceso Universal a la Información 2020

Por Edgar Cárdenas (*) La Organización de las Naciones Unidas estableció que la conmemoración del Día Internacional por el Acceso Universal a la...

El grito que nadie escucha

Por Carlos Roa (*) Si en algo hemos progresado los venezolanos en nuestra lucha por el país, es en el entendimiento por parte de la comunidad in...

Periodismo y exilio

  Eduardo Orozco   De los 5 millones de venezolanos que se han visto obligados a vivir, o sobrevivir,  fuera del país, se calcula que hay ...

Cabalgando sobre muertos…

  Por Luis Zambrano (*) No vemos los muertos, pero los sentimos por el llanto de sus familiares. Pensábamos que para esta fecha de septiembre...