Destruir los aparatos

Fecha: 26-10-2020 11:36 AM


Por Gloria Cuenca

Recientemente, en el mercado, una buena señora, con ingenuidad pregunta: ¿Cuál es nuestra moneda? La cajera se vuelve un ocho, no tiene respuesta; mientras yo con cierta amargura le respondo: no tenemos. El bolívar no sirve y el dólar lo tienen algunos, ¿de dónde sale? ¡Vaya usted a saber!

La anécdota viene al caso, pues deberemos precisar, no para nuestros contemporáneos, quienes padecen y sufren a diario este desastre, sino para las generaciones futuras, que se deben cuidar mucho a la hora de elegir a un dirigente para que los gobierne. Especialmente, para que sepan que sus compatriotas del siglo XXI pasaron por una época terrible. Comparable a las primeras décadas del siglo XIX y a las tres décadas del comienzo del siglo XX. ¿Casualidades, circunstancias, karma? ¿Quién lo sabe?

Interesa destacar que, los comunistas, siguiendo a Altousser y a Mao TseTung, hacen tierra arrasada. ¿Qué no son comunistas? Es que eso lo dicen ellos, aun cuando hablan para adelante y para atrás. No es que los comunistas de la URSS no tuvieran la misma actitud destructiva, fue que Mao, PolPot, y por supuesto Chávez y Maduro, también Sendero Luminoso, (el del Perú) decidieron seguir la consigna de un demente, que terminó sus días en un manicomio francés y se suicidó: Louis Altousser. Su libro, “Destruir los aparatos, construir los aparatos”. Es el responsable de esa locura. Creo que aquí hay que decir, que “cada santo cargue su vela”. Porque cada quien debe ser responsable por sus acciones. Ese planteamiento caló en la mente desquiciada, llena de odio y resentimiento de Mao Tse Tung y decidió hacer la Revolución Cultural. Cometió un prejuicio terrible contra su país, China. Específicamente en contra de sus compatriotas. Acabó con los planteamientos morales de Confucio y Mencio, dos notables filósofos que orientaban la acción moral del país. Consecuencia de esa amoralidad, escuchamos decir al presidente de esa nación hace poco, “o, acabamos la corrupción, o muere la revolución”. (Inauguración del Congreso del Partido Comunista Chino, 2018).

Efectivos resultaron estos señores en la destrucción de todo lo valioso. Eso sí lo hacen en cuestión de horas, de minutos. Aquí en Venezuela no les hizo falta consignas, se dedicaron a destruir el país y en 22 años: ¡lo consiguieron!

Destruyeron un país maravilloso. ¿Se les rendirán honores por haber acabado con PDVSA y Alcasa?  ¿Será que los diplomas los merecen por la maravilla de haber nacionalizado CANTV y la Electricidad y su extraordinario funcionamiento? (Tengo 2 años sin teléfono, la luz va y viene) Mejor no hablemos del agua, porque eso si es terrible en todo el país. ¿Cómo se llama eso? ¡Destruir los aparatos! Luego analicemos nuestra industria de la comunicación. De la más completa e importante de América Latina. ¿Hoy? Casi desaparecida: sin prensa libre, sin ninguna posibilidad de recuperación, por cuanto la ausencia de libertad de expresión e información, la terrible persecución contra los medios libres e independientes y la atroz cacería en relación con los periodistas, es pocas veces vista en el mundo. No contentos con eso, hicieron un monopolio de la venta de papel. También anecdótico: hubo quien desde el oficialismo se cogió el papel guardado para las bobinas, para revenderlo a precios más altos, después. Si entre ellos mismos.

Están decididos a pasar a la historia como el gobierno más nefasto de Venezuela, no se puede rescatar nada, Ahora arrasan con el Arco Minero, cometiendo un crimen ecológico sin precedentes. Tenemos que dejar a nuestros descendientes la crónica de lo que han hecho, los responsables y por qué llegaron a tener tanto poder. No hablo del desastre de la hiperinflación, de los desastres en materia educativa y tampoco en la cuestión cultural. No tengo espacio.  Reflexionemos al respecto con serenidad y sensatez.

(*) Miembro de Expresión Libre

La diáspora de la libertad de expresión

Por Silvia Alegrett (*)   Se habla mucho de la diáspora y de todo lo que ha significado para el país perder a más de cinco millones de sus ci...

Día Internacional por el Acceso Universal a la Información 2020

Por Edgar Cárdenas (*) La Organización de las Naciones Unidas estableció que la conmemoración del Día Internacional por el Acceso Universal a la...

El grito que nadie escucha

Por Carlos Roa (*) Si en algo hemos progresado los venezolanos en nuestra lucha por el país, es en el entendimiento por parte de la comunidad in...

Periodismo y exilio

  Eduardo Orozco   De los 5 millones de venezolanos que se han visto obligados a vivir, o sobrevivir,  fuera del país, se calcula que hay ...

Cabalgando sobre muertos…

  Por Luis Zambrano (*) No vemos los muertos, pero los sentimos por el llanto de sus familiares. Pensábamos que para esta fecha de septiembre...