El parto de los tiempos

Fecha: 24-06-2009 11:30 PM


Guerra de palabras

“el cambio es lo único inmanente” Principio Budista

Alvin Toffler y su esposa Heidi, estudiosos futurólogos del siglo XX, analizaron e identificaron –con acierto, opino- los procesos por los que han pasado las formas de sociedad humana desde el origen de los tiempos.
 
La era agrícola -primera ola- larga, lenta y estructurada en torno a ideas y familias grandes y patriarcales, con sistemas y formas de producción centrales y localistas.
 
La segunda ola, una revolución escolástica e industrial; rápida, material y cobijada alrededor del trabajo, la producción en serie, el consumo y la familia nuclear además de ser antecesor y sustento de nuestro actual (y ya decadente) estilo de vida.
 
La sociedad simbólica, o de tercera ola, con su carga de posmodernismo y “prosumismo” (forma de producción económica dirigida al consumo restringido, propio o dirigido a públicos determinados) con permanentes cambios de paradigmas, ruptura de esquemas vitales en cuanto a elección de la individualidad, pareja, círculos familiares, libertad y consumo con conceptualidades “súper” simbólicas referidas a la sociedad, el dinero, la producción económica, los sistemas políticos y cuya evocación más importante se traduce en el desconocimiento de lo pasado.
 
“Ello –concluía Toffler hacia finales del siglo pasado- nos llevaría a una sociedad altamente informada, informatizada y comunicada, muy interdependiente, globalizada en conocimientos y alcances y en permanente conflicto de estructuras y factores de poder que van más allá del mero poder político, militar o económico.”
 
Tales cada vez más rápidas fluctuaciones en las estructuras de poder tendría como consecuencia futura una única revolución: la creación flexible y continuada de riqueza, aunque sus manifestaciones primarias no generaran, necesariamente, parámetros tradicionales tendientes a mayores posesiones materiales para el consumo y el disfrute.
Por supuesto que algunas sociedades alcanzarían estos niveles de desarrollo con mayor rapidez que otras, dependiendo de sus avances previos en los muy diversos campos del quehacer humano.
 
EL PARTO DE LOS TIEMPOS 
Si validamos los conceptos anteriores no es utópico pensar que aquello que ocurre hoy día a nivel planetario, donde enormes cambios de paradigmas y concepciones de vida se escenifican con vertiginosa diariedad, con insólitas propuestas y caos súper simbólico unidos en una especie de yunta para arropar a casi todo lo imaginable (desde el uso del poder hasta la definición de la pobreza) es una simple manifestación de un nuevo nacimiento de la sociedad: el neorenacimiento.
 
Dicho neorenacimiento se manifiesta como la transición de la lógica cartesiana hacia la manifestación holística del todo, influido y cambiante desde cada una de sus partes, a veces en rápida y vertiginosa sucesión y otras con lentitudes exasperantes e incomprendidas por la mayoría de los mortales, quienes sólo ven caos y desorden en un mundo invivible, poco comprensible y –mucho menos- previsible u organizado.
 
Queda claro que las manifestaciones comunes, las que trascienden el campo de lo meramente intelectual y especulativo para ubicarse en la arena de las necesidades cotidianas, toman diversas formas, buscan explicaciones que puedan calmar la ansiedad que genera la propia dinámica de vida humana y se acercan a la búsqueda de soluciones –violentas o concertadas- según el nivel de comprensión de las fuentes originarias del problema y sus siempre dispares posibilidades de solución.
 
Es así como vemos que ciertos conceptos y paradigmas que dábamos por societariamente entendidos, claros, definitivos, con prístinas y ascendentes líneas de evolución, de repente se “mueven” con insólita rapidez hacia momentos que considerábamos superados y –para mayor desazón de nosotros espectadores- promovidos por cantidades significantes de personas de estratos a veces antagónicos.
 
Vocablos (y sus temas subyacentes) como Democracia, Desarrollo, Riqueza, Libertad, Dictadura, Pueblo, Paz, Violencia, Empresa, Comunicación, Expresión, Progreso, Evolución y muchísimas otras “palabras concepto” empiezan a verse bajo ángulos de luz y de reflexión distintas a las que usualmente dábamos como seguras y –muy especialmente- como ciertas.
 
Vemos, por ejemplo, como las presidencias de la mayoría de las naciones se abocan a la permanente emisión de conceptos e ideas, muchas veces contrapuestas, en una inagotable sucesión de discursos, micrófonos, opiniones, acciones personalísimas incluso contrarias a lo que cabría esperar de un condottiero político; Obama, Berlusconi, Sarkozy, Rodríguez Zapatero, Lula, Medvedev, Ahmadinejad o el propio Chávez –entre una enormidad de otros- ya no “gobiernan” en el sentido clásico del axioma, sino que emiten conceptos simbólicos que otros deben recoger y tratar de implementar (a veces sin tiempos reales verdaderos) con un pragmatismo tan profundo que pueden pasar de lo sublime a lo ridículo en apenas segundos y de la extrema izquierda a la derecha radical en apenas un cruce de husos horarios, dependiendo de las necesidades geopolíticas del momento.
 
Pero si ello ocurre con los conductores, no menos dramático es el caso de los electores, convertidos en “pueblo” y en “masas” cambiantes, vociferantes, expectantes y especialmente exigentes en cuanto a lo que se supone que esperan pero amorfos e indiferentes al proceso mismo, como si supieran que ningún cambio es definitivo, cuya búsqueda esperanzada del mesías redivivo que imaginan en sus mentes no acabara nunca y que de alguna manera lo saben de forma intuitiva,  pero de eso se trata.
 
No importa si ese mesías es ilustrado, coherente, conocedor o medianamente exitoso en sus actuaciones anteriores; no.
Sólo basta que sea empático y ajustado a los patrones de esperanza común: mediático, comunicador, simpático y que se mueva en el filo delgado que divide a lo humano de lo divino.
 
Ese, entre otros muchos cambios, es el nuevo parto que está generando la humanidad y la historia. Y de seguro mejores tiempos nos traerá cuando madure y evolucione.
 
COMENTARIOS BREVES DE UN VIAJERO…
CONFESION DE PARTE:”El socialismo no puede dar libertades económicas…” dijo Chávez en un discurso sobre la eliminación del IPC… ¡Jejeje!... ÚLTIMA HORA: El presidente venezolano pidió a sus homónimos Medvedev y Lukaschenko unidad ante la “crisis” del capitalismo para instaurar un “nuevo” modelo socialista… ¿Y por qué alega entonces que la unidad de los partidos opositores a él no sirve?.…. EL TOTALITARISMO AUTORITARIO: Un buen amigo abogado, fallecido hace muchos años, el Dr. Giurola Furlán, me comentaba hace más de 30 años que en Venezuela si la población no se amedrentaba frente a la autoridad, ésta se desmoronaba. Nunca ha sido más cierta tal frase….ÚLTIMA HORA: Es tan grave el desastre administrativo que dejó el clan Rangel en la Alcaldía de Sucre y las evidencias de corrupción revisten tal magnitud que desde el gobierno empiezan a sonar voces de alarma. Ahora Di Martino también se suma a quienes atacan a los investigadores de los desmanes. Hay una estrategia diseñada por el corrupto mayor y jefe del grupo para involucrar a Globovisión y a sus ejecutivos más relevantes…UN GOBIERNO FORAJIDO: fue el calificativo que utilizó el Alcalde Mayor de Caracas Antonio Ledezma para referirse al gobierno del presidente Chávez durante su visita a Washington en ésta semana… ¿Será que el Alcalde leyó nuestro artículo de la semana pasada “El día en que el gobierno se convirtió en forajido” y que está disponible en la web?... POR CIERTO: que todos los datos e informaciones que aquí se dan con carácter de primicia son inmediatamente confirmadas con los hechos noticiosos de las semanas subsiguientes… jejejeje… Y lo que falta….
Como siempre, amanecerá y veremos.
Pablo E. Viajero, 24 de junio de 2009. EMAIL: [email protected]
   Nº 16 –25 al 30 de junio 2009
 

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...