El periodismo de luto pero la verdad no puede ser asesinada

Fecha: 14-04-2018 09:14 PM


Por Apolinar Martínez *


El crimen brutal que la narcoguerrilla ha cometido contra los periodistas ecuatorianos Javier Ortega y Raúl Rosas, así como del conductor Efraín Segarra, no solamente ha recibido el repudio del hermano país en general, sino que la condena contra esos miserables ha sido universal.
El narcotráfico ha devenido en una de las peores plagas que la humanidad haya enfrentado, por los enormes dividendos que produce el negocio que encuentra precisamente sus mayores víctimas en las generaciones jóvenes.
La denuncia, la información de este mundo perverso conlleva un grave peligro para los comunicadores. En el caso venezolano, tengo la dolorosa experiencia de conocer a un formidable periodista deltano, Mauro Marcano, hermano del pelotero Raúl "Tucupita" Marcano, quien fue asesinado por los narcos en Monagas.
Pero afortunadamente para la verdad, que puede intentar acallarse pero jamás silenciarse, nos llena de satisfacción la posición que en el caso ecuatoriano han asumido sus comunicadores, expresando no sólo su dolor, sino inquebrantable decisión de seguir adelante por la senda de la verdad, cualquiera sea el riesgo que se corra.

El decano de Periodismo de la Universidad de las Américas, Carlos Jijón, “el único camino que queda es seguir haciendo más y mejor periodismo”. “En momentos de crisis debemos detenernos y reflexionar sobre los fundamentos ético de nuestra profesión”, dice. “Y la principal razón de nuestra existencia es que debemos informar la realidad y no encubrirla”.

Ana María Cañizares, corresponsal de CNN, señaló que lo ocurrido “golpea nuestra esencia de seres humanos y periodistas”, porque “Javier, Paúl y Efraín nos seguirán faltando”. 

“Es nuestro deber seguir informando lo que incomoda al poder y a los grupos irregulares desde lugares complejos. No se puede imponer la censura ante una situación tan grave y dolorosa. Sería permitir que el terror triunfe”, dijo.
Y no triunfará el terror admirados colegas. Por màs recursos que tengan los enemigos de la humanidad, la fuerza de la verdad prevalecerá eternamente.
Llegue desde Venezuela nuestra palabra de condolencia a los familiares y el respeto a los periodistas ecuatorianos y de todo el mundo.

* Periodista independiente / Tomado de su cuenta en Facebook

El poder de las palabras

Por Arlette Danglades (*)   A propósito de la canción Patria o Vida que se ha hecho viral y que ha exacerbado a la plana mayor de la dictadur...

Articularnos desde la diversidad para rescatar la democracia

Por Elsy Manzanares F. (*) Estamos en un momento de la historia del planeta en que las izquierdas y derechas se convierten en dos polos casi ine...

Dilemas de la moralidad

Por Gloria Cuenca   La moralidad debe ser y es lineal. Lo que es correcto, es correcto y lo incorrecto pues es así: incorrecto. Mi hijo, me d...

Otro año que viviremos en peligro

Por Mayte Navarro (*) Estos primeros meses del año no han estado exentos de noticias. Ante la pandemia, que parece eterna, siguen sucediéndose l...

La labor humanitaria no es un delito

Por Gregorio Salazar (*) El lunes 8 de febrero cinco jóvenes activistas de los derechos humanos se plantaron frente a la sede del Ministerio Púb...