El poder de las palabras

Fecha: 05-03-2021 09:57 AM


Por Arlette Danglades (*)

 

A propósito de la canción Patria o Vida que se ha hecho viral y que ha exacerbado a la plana mayor de la dictadura cubana quiero llamar la atención de los comunicadores, periodistas, escritores y formadores de opinión, y también de los políticos sobre el poder que tienen las palabras. Aunque no soy lingüista ni especialista del lenguaje desde el comienzo de este régimen me ha venido preocupando el neolenguaje del que hacen gala sus dirigentes que aun cuando parece inocuo ha calado no solo entre sus adeptos sino en la población en general.

Me preocupa sí, el vacío existencial de la palabra que se nutre de una neolengua cargada de ofensas, vejámenes y vulgaridades porque las palabras tienen poder, aun cuando hay quienes sostienen que las palabras se las lleva el viento, suponiendo que no tienen peso.   Pero si bien es cierto que las palabras se las lleva el viento, éste, al igual que arrastra las semillas para hacerlas germinar, también lleva las palabras a lugares recónditos de nuestro inconsciente donde también comienzan a germinar. Y esto lo saben muy bien los regímenes dictatoriales quienes si conocen el poder de las palabras. Saben que el poder sobre los otros se ejerce imponiendo la palabra propia y haciendo que otros la repitan, por lo que, cual letanía, repiten días tras días, semanas tras semanas sus slogans, dichos, refranes o sus anatemas como “escuálido”, “gusano”o “cochino”.

La canción Patria o Vida nos da un ejemplo de ese poder que tienen las palabras desde lo positivo y que podemos hacer uso del mismo para guiar a nuestra población con un lenguaje diáfano y reflexivo.

Desde aquel “ser rico es malo”, y  “Patria o Muerte venceremos”, éste último abandonado luego de la muerte del mandante mayor, esta neolengua que nos embrutece se ha seguido  aplicando porque su interés está en  hacer que sus palabras se entronicen  en la conciencia de los más jóvenes y los más incautos, y fecunden cual semilla ideológica a fin de sustentar su propia guardia pretoriana, montada en  concomitancia con sus intereses, así como de mantener sojuzgada al resto de la población y  evitar que ésta pueda tener un pensamiento crítico que ponga en peligro su permanencia en el poder.

Recuerdo mis primeras discusiones con muchos opositores al régimen que se sentían orgullosos que los llamaran “escuálidos” y en esos momentos me sentía, y todavía a veces me siento, como arando en el mar cuando intento hacerle contrapeso a esta neolengua, pero entonces recuerdo la anécdota del joven que por las mañanas recogía una a una las estrellas de mar que las olas arrastraban hasta la playa y las devolvía al mar, y cuando alguien le objetó que eran demasiadas y que su esfuerzo no tenía sentido, mostrando la que tenía en la mano respondió para ésta si lo tuvo”.

Hasta ahora hemos seguido sin darle mayor importancia al neolenguaje de este régimen dictatorial, que se nutre del odio y del resentimiento contra aquellos que no comparten su ideología y así avivar la polarización que tanto daño nos ha hecho, pero es hora de comenzar a revertir la situación y de aplicar los correctivos necesarios desde nuestra propia esfera de influencia. La canción Patria o Vida nos da un ejemplo de ese poder que tienen las palabras desde lo positivo y que podemos hacer uso del mismo para guiar a nuestra población con un lenguaje diáfano y reflexivo que la haga pensar y actuar con sentido crítico desde una perspectiva de cambio que nos lleve a rescatar la democracia y a construir el país que queremos.

(*) Miembro de Expresión Libre

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...