Es poco pedir libertad para Gustavo

Fecha: 19-08-2009 11:30 PM


La nota de Dalia Gutiérrez

Saben que no hay argumentos para dejar a Azocar preso, no los hay, por lo menos no jurídicos, no reales, no verdaderos. Igual le pusieron “esposas”, pero a Lina Ron ni siquiera la vimos cuando estaba en el Tribunal, de ahí la duda sobre su verdadera detención.

Si la Unión Bolivariana de Trabajadores (UBT) pide a la Fiscalía el cese de la persecución a Lina Ron, que supuestamente está  detenida en la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), lo que ha nadie le consta, qué podría pedir la esposa de Gustavo Azocar, su hija, amigos y colegas. Pues no solo exigir que cese la persecución, sino que se le otorgue su libertad y se haga una disculpa pública, pues no han podido demostrar las razones por las cuales lo acusan.
 
Saben que no hay argumentos para dejar a Azocar preso, no los hay, por lo menos no jurídicos, no reales, no verdaderos. Igual le pusieron “esposas”, pero a Lina Ron ni siquiera la vimos cuando estaba en el Tribunal, de ahí la duda sobre su verdadera detención. El juicio a Gustavo es político, ni más ni menos. Ya estuvo preso en una ocasión y tuvieron que liberarlo porque no encontraron argumentos para mantenerlo detenido.
 
Después de presentarse 42 veces ante los tribunales, una juez decidió detener a Azocar porque según ella, Gustavo había “incumplido” las disposiciones establecidas que le prohibían hablar sobre el proceso que se le seguía, pero nada de eso fue así, la verdadera razón fue y sigue siendo política.
 
Pero Gustavo, ni ningún reo en nuestro país, está cómodamente “detenido” como Lina Ron, porque ella, sin duda, es una “presa” con distinción, con privilegios, como ninguno otro, esto si realmente está presa. Ya quisiera verla con las “esposas”, igual que a Gustavo.
 
Esto demuestra que el sistema de justicia en nuestro país es injusto y que obedece a intereses políticos, por lo tanto no hay justicia. Las condiciones en que se encuentran los presos dependen del nivel de “camaradería” con el mismo Chávez y la revolución. Es poco pedir la liberación de Gustavo Azocar, los comisarios Iván Simonovis, Lázaro Forero, Henry Vivas y el resto de los policías sentenciados y José Dacre (Maracucho).
 
Dalia Gutiérrez

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...