Espejos rotos

Fecha: 02-06-2020 11:05 PM


[email protected]

El engaño voluntario de personas al mirarse en el espejo  —casi sin ningún defecto—, sería una predisposición bastante común, aunque poco reconocida por la mayoría. De allí provendría el despiste de muchos al escuchar "mírate en ese espejo", para advertir  "mala o buena fama"  según  perfiles públicos de moda,  por circunstancias desfavorables o favorables del momento.

Entregas recientes de la prensa internacional que dan la vuelta al mundo refieren a dedos apuntando a ciertos espejos —rotos, agrietados o deformantes—,  los cuales reflejaron  figuras que gozaban de merecida admiración, casi incondicional. En Iberoamérica, por lo cercano, se hallaría el oscuro caso del rey emérito Juan Carlos; o por desviaciones distintas de abusos de poder e impunidad al tenor Plácido Domingo, y otros acusados del mundo del espectáculo, así como  los señalados de perjudicar menores en colegios religiosos y agrupaciones infantiles y juveniles. De tal manera se buscaría escarnecer a infractores con denuncias serias de delitos, y reducir imitaciones temerarias con el recordatorio de que "la maldad no paga".

Una asociación diferente de espejos e imágenes —o más bien de ausencia del reflejo de estas—, abarcaría  segmentos de  innumerables cuentos de legendarios fantasmas, vampiros, y murciélagos, que incluirían a un famoso alcalde de la ciudad de Valencia,  pero en Venezuela. Las víctimas sufren por lo general de extraños infortunios o de patologías extremas que debilitarían la autoestima, o reforzarían complejos de inferioridad.

Por fortuna, las superficies lisas y resplandecientes a fuerza de  láminas de plata o aluminio, también conservan nobleza para reproducir buenas  estampas verdaderas, dignas de emular, pero de difícil mención en la vida de los  agraciados  por aquello de las tentaciones terrenales que casi todo lo empañan al final. En tal sentido, son incontables los nombres con carácter provisional en dicha categoría y que solo trascenderán en realidad años después, tras descansar en los cementerios.
En alcancías bien llevadas según son sugeridas en la Columna, siempre se atenderá a las propiedades de los diferentes espejos, para anticiparse a las advertencias a despistados, mencionadas al principio. El acento musical del  tema tratado quedará a cargo del  eterno Raphael, quien tuvo una época de su carrera de cantante dedicada a romper espejos, sonando en el enlace que sigue:

 

https://youtu.be/SQE-SWhx1jU

Audio narrativo y musical en:

https://youtu.be/TMwZ0Fl-nUg

 

   

* Las anteriores entradas de la columna  ALCANCIA, se hallan en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

 

Description: H:\ACENTO NEWS\Logos\me.jpg https://about.me/fernandez.josue

 

La diáspora de la libertad de expresión

Por Silvia Alegrett (*)   Se habla mucho de la diáspora y de todo lo que ha significado para el país perder a más de cinco millones de sus ci...

Día Internacional por el Acceso Universal a la Información 2020

Por Edgar Cárdenas (*) La Organización de las Naciones Unidas estableció que la conmemoración del Día Internacional por el Acceso Universal a la...

El grito que nadie escucha

Por Carlos Roa (*) Si en algo hemos progresado los venezolanos en nuestra lucha por el país, es en el entendimiento por parte de la comunidad in...

Periodismo y exilio

  Eduardo Orozco   De los 5 millones de venezolanos que se han visto obligados a vivir, o sobrevivir,  fuera del país, se calcula que hay ...

Cabalgando sobre muertos…

  Por Luis Zambrano (*) No vemos los muertos, pero los sentimos por el llanto de sus familiares. Pensábamos que para esta fecha de septiembre...