Expresión Libre rinde honores a la memoria del gran maestro del periodismo Germán Carías

Fecha: 26-08-2018 10:27 AM


Ha muerto Germán Carías Sisco y sólo así podía tener punto final la vocación periodística de una de las figuras más brillantes del diarismo venezolano de la segunda mitad del siglo XX.

Carías, cuyo deceso se produjo este sábado 25 de agosto en San Cristóbal, Táchira, fue un reportero por excelencia, cuya trayectoria de un cuarto de siglo en el diario El Nacional contribuyó a consolidar la gran influencia y credibilidad que alcanzó el periodismo impreso en Venezuela, pero en especial ese gran rotativo capitalino, después de la caída de la dictadura perezjimenista y comienzo de los años de la democracia.

En tiempos de una competencia encarnizada por la búsqueda de la primicia, cuando la búsqueda afanosa del “tubazo” era capaz de generar enemistades entre los periodistas, Carías descolló por su capacidad para profundizar en los hechos noticiosos, por su agudeza y su gran calidad redaccional, méritos que lo colocaron en un sitial muy sobresaliente en una época tan competitiva de la profesión.

Gran maestro del reporterismo de sucesos, esa área informativa fue propicia para su lucimiento en especial en las noticias llamadas de “segundo día”.  Cuando se le encomendó realizar reportajes de profundidad se convirtió, seguramente sin proponérselo, en uno los precursores del periodismo de investigación y de precisión en Venezuela. Dos de sus seriales informativos, “Cuando se juzga a los jueces” y “Crimen C.A”, fueron recogidos en libros.

En años recientes dirigió en dos oportunidades (1986-1989 y 2000- 2014) el diario La Nación, el más importante de la región andina. En la segunda de esas etapas contaba ya noventa años de edad, siempre innovando y ejerciendo el periodismo de opinión desde una columna semanal. Antes ejerció durante varios años la docencia en escuelas de periodismo.

Germán Carías ha rendido su última jornada y ante la infausta noticia el periodismo venezolano no solamente se viste de duelo, sino que también le rinde honores en cuanto su ejemplo nos convoca como comunicadores, en esta hora menguada para libertad de expresión y la prensa nacional, a luchar indoblegablemente en la búsqueda de la verdad y por las garantías que hacen posible la plena vigencia de los valores de la democracia.

Caracas, 25 de agosto de 2018.

El poder de las palabras

Por Arlette Danglades (*)   A propósito de la canción Patria o Vida que se ha hecho viral y que ha exacerbado a la plana mayor de la dictadur...

Articularnos desde la diversidad para rescatar la democracia

Por Elsy Manzanares F. (*) Estamos en un momento de la historia del planeta en que las izquierdas y derechas se convierten en dos polos casi ine...

Dilemas de la moralidad

Por Gloria Cuenca   La moralidad debe ser y es lineal. Lo que es correcto, es correcto y lo incorrecto pues es así: incorrecto. Mi hijo, me d...

Otro año que viviremos en peligro

Por Mayte Navarro (*) Estos primeros meses del año no han estado exentos de noticias. Ante la pandemia, que parece eterna, siguen sucediéndose l...

La labor humanitaria no es un delito

Por Gregorio Salazar (*) El lunes 8 de febrero cinco jóvenes activistas de los derechos humanos se plantaron frente a la sede del Ministerio Púb...