Hasta que el juez emita sentencia

Fecha: 06-03-2021 04:27 PM


Luis Zambrano

 

Lamentablemente aún tenemos algunos millones de compatriotas adormecidos con el discurso del “bloqueo” norteamericano que no le permite a la cúpula gobernante la compra de comida, medicamentos y repuestos para la industria, mientras que por otro lado, el país es invadido con bodegones que instalan los nuevos ricos del chavismo, agencias de carros con las marcas más costosas del mercado y aviones venezolanos e iraníes trayendo accesorios para darle un respiro a lo poco que queda de la industria petrolera.

En ese mar de contradicciones y trampas generadas por los jerarcas de la dictadura, copiadas de la mal llamada revolución cubana provenientes del guion del Foro de Sao Paulo, ha caído la oposición cuyas ejecutorias pareciera no encajar con el esfuerzo que otro grupo de nuestros exiliados llevan a cabo fuera de las fronteras.

Mientras tanto, la población venezolana, especialmente quien se muestre contrario al poder, sufre las serias consecuencias del aparato represor del régimen. Si protesta, caerá en manos de los ejecutores provenientes de los estratos humildes, pero formados en las escuelas de la tortura, la manipulación, el chantaje y del odio del pobre contra el rico. Ellos se encargarán de darle una terrible lección: diariamente pasarás por las más viles violaciones a los derechos humanos.

El 15 de febrero, en horas de la tarde, la PNB mantenía en el sector La Bandera un punto de control y una funcionaria le pidió por azar a un ciudadano profesional de derecho el Seguro de Responsabilidad Civil. No lo tenía a la mano. Ese fue su calvario. La molestia del conductor no le gustó a la funcionaria quien de inmediato pidió a SIPOL lo antecedentes. -Ese sujeto está solicitado desde hace 11 años por un choque con lesionados- respondió el funcionario de guardia en los archivos policiales.

Sin más averiguaciones, el “infractor” fue llevado junto con su carro al Módulo de La Bandera. Allí permaneció cinco días esposado a un mueble de metal, de noche dormía esposado al volante de su propio auto, como medida compasiva por su buena conducta, para no ir a los calabozos con los demás presos.

Llegó el día de su presentación en tribunales por el expediente de un choque múltiple ocurrido una madrugada de hace 11 años. Ese día una cava transportadora de quesos generó el accidente en un tramo de la autopista Francisco Fajardo. El personaje de esta historia con su carro fue el numero 4 en impactar contra los otros. Una dama que salió imprudentemente de la cava de lácteos sufrió lesiones por el impacto. Tránsito levantó el accidente, todos firmaron y se fueron a sus casas. No recibieron notificaciones para el desarrollo del proceso judicial, pero quedaron solicitados.

En torno a este hecho y otros de variado origen, se sospecha que funciona una estructura de maldad y abusos. Los funcionarios salen a “pescar” a su manera. Entregan al detenido a sus compañeros de guardia. Unos se encargan de ablandar al detenido argumentándole que su situación es muy grave. Otros explican a familiares fórmulas para salir airoso como: -Hagan lo posible porque el carro no pase al estacionamiento público porque allá se lo van a desvalijar, la Fiscal cobra 150 dólares- Otro agrega, -tráiganle una cobijita para que no pase frío, también la comida que nosotros se la pasamos- También existen los policías que observan estas arbitrariedades y no las callan, las hacen saber a los periodistas y a los medios de comunicación. Gracias a uno de estos valientes salen a la luz pública estas historias.

El detenido recobró su libertad a la semana. No le han dado la orden de retirar el carro, pero si recuerda que a las 48 horas ya le habían cambiado los cauchos por unas chivas, no encontró la batería y la caja de velocidades tiene serios daños.

La grúa y el estacionamiento a estas alturas ya va por los 150 dólares y mientras más se demore el Fiscal de la causa en dar la orden del retiro, la cuenta seguirá creciendo. ¿Cuál es la lección de todo esto? Muy sencillo, sin hacer apología del delito, si se llegaras a tener un mal momento con los ejecutores del aparato represor, no deje que el cáncer de la violación de sus derechos avance, pague antes que se sea tarde. Si tienes un accidente de tránsito o peleaste con un vecino porque te tropezó en el ascensor, no descuides el proceso y vigile cada etapa hasta que el juez emita la sentencia.

El poder de las palabras

Por Arlette Danglades (*)   A propósito de la canción Patria o Vida que se ha hecho viral y que ha exacerbado a la plana mayor de la dictadur...

Articularnos desde la diversidad para rescatar la democracia

Por Elsy Manzanares F. (*) Estamos en un momento de la historia del planeta en que las izquierdas y derechas se convierten en dos polos casi ine...

Dilemas de la moralidad

Por Gloria Cuenca   La moralidad debe ser y es lineal. Lo que es correcto, es correcto y lo incorrecto pues es así: incorrecto. Mi hijo, me d...

Otro año que viviremos en peligro

Por Mayte Navarro (*) Estos primeros meses del año no han estado exentos de noticias. Ante la pandemia, que parece eterna, siguen sucediéndose l...

La labor humanitaria no es un delito

Por Gregorio Salazar (*) El lunes 8 de febrero cinco jóvenes activistas de los derechos humanos se plantaron frente a la sede del Ministerio Púb...