La salud en Venezuela en manos de la caridad

Fecha: 12-09-2021 03:43 PM


Por Elsy Manzanares (*)

Son ya muchos los comentarios en torno al desastre de la salud en Venezuela, todos conocidos desde hace muchos años ya. La desasistencia, la falta de consideración con enfermos terminales, nacimientos en el medio del pavimento, por falta de atención; fallecimientos de niños en números vergonzosos, tanto como dolorosos por falta de ser dializados o trasplantados, en fin, ese derecho HUMANO, derecho ciudadano en cualquier parte del planeta, los venezolanos no lo tenemos.

En los últimos años hemos conocido formas o plataformas de contribución para ayudar a amigos y familiares ante los costosísimos gastos que significa cualquier enfermedad por muy sencilla que esta sea, y aquí no me voy a referir al Covid-19, porque la situación de Venezuela va mucho más allá que la pandemia. A diario en los distintos chats donde estamos llegan solicitudes de ayuda, todas URGENTES, porque es lógico, las enfermedades avanzan, no esperan.

Los profesionales tuvimos siempre la posibilidad de comprar un seguro de salud, existía una variedad de ofertas y posibilidades, hoy en día ni esas ofertas ni tampoco las posibilidades y vemos a diario en los diferentes gremios, especialmente en el nuestro, la solicitud de ayuda para sanar enfermedades de todo tipo porque los periodistas, o la gran mayoría no cuenta con las posibilidades de costear miles de dólares en clínicas privadas.

Se hacen esfuerzos a lo interno de los gremios, pero no son suficientes ante los costos de las clínicas. El Estado venezolano no protege a sus ciudadanos, los hospitales están en ruinas, sin insumos y con unos médicos mal pagados y mal tratados que solo trabajan por el compromiso y el juramento hipocrático que han hecho para salvar vidas.

Se comenta que hay pisos completos en algunos hospitales con insumos y todo lo necesario para atender a sus pacientes, pero tendrían acceso solo algunos privilegiados; igualmente hay clínicas que tienen pisos VIP donde solo reciben a asegurados con altísimas sumas de dinero y pólizas que incluyen la compra de medicinas en el exterior. Quizás sea solo un poco más de un 5% los venezolanos que se beneficien de estos servicios quedando un resto importante a la deriva, a la buena de Dios tomando jarabitos, rezando y buscando a través de familiares y amigos ayudas extraordinarias para atender sus dolencias.

En este fatídico paisaje hace vida el terrible coronavirus y con él la negativa por parte del gobierno nacional de permitir la ayuda humanitaria, tema por cierto, tratado en la “mesa de negociación” de México, como si esto fuera un tema a negociar.

Con toda esta situación lo que queda al descubierto -una vez más- es la incapacidad de un gobierno que en más de 20 años ha destruido lo que habíamos logrado en materia de salud, ha expulsado masivamente a médicos venezolanos de alta talla a la diáspora, siendo ahora muchos los países que tienen la fortuna de tenerlos. Al desnudo está el abandono de los hospitales, la corrupción y la crueldad con la que ciudadanos venezolanos se enfrentan a diario a la terrible realidad de un país que los mata poco a poco entre el maltrato y la humillación.

(*) Miembro de Expresión Libre

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...