Ledezma

Fecha: 12-07-2009 11:30 PM


La decisión del alcalde Mayor de declararse en huelga de hambre en la propia sede de la OEA hasta lograr que el Estado “aflojara” los recursos para sus trabajadores y que el señor Insulza aceptara recibir una delegación de líderes venezolanos, para tratar el tema de las violaciones a la Constitución por parte del régimen, tendrán una honda repercusión en el conflicto político venezolano. La resistencia pacífica, no la confrontación violenta, obtiene un resonante triunfo ante la estrategia de agresividad creciente impulsada por el Presidente contra la democracia venezolana e impacta al “chavismo de buena fe” y sectores independientes o indiferentes. El riesgo y el sacrificio dan otra dimensión al discurso político.                               
 

Cero a la izquierda

Por Carlos Roa (*) Si en algo han salido reprobadas las utopías izquierdistas que se han diseminado como la plaga por nuestro continente, ha sid...

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...