Lo que vivimos los venezolanos supera cualquier historia de ficción

Fecha: 05-04-2021 08:58 PM


Por Silvia Alegrett (*)

Dos grandes escritores latinoamericanos vivieron en Venezuela, Gabriel García Márquez e Isabel Allende, y tengo la firme creencia que sus vivencias en nuestro país los inspiraron para crear muchas de sus extraordinarias obras. Hoy me pregunto, si el Gabo no hubiese fallecido e Isabel no hubiese tendido su tienda en Estados Unidos, qué escribirían si todavía vivieran aquí.

Lo que hoy vivimos los venezolanos supera cualquier historia de ficción.

Tenemos un grave conflicto en la frontera con Colombia, en el estado Apure y se está dando algo nunca visto en ningún otro país, el régimen de Maduro, en vez de acabar con todos los grupos guerrilleros colombianos que han invadido nuestro territorio, toma partido y solo combate a los guerrilleros disidentes de la FARC.

La ONG Fundaredes, conocedora del tema, cuyo presidente es Javier Tarazona, en una entrevista al medio DW, declaró que "estos últimos enfrentamientos de las Fuerzas Armadas venezolanas no son contra la FARC y contra el ELN en su conjunto, sino con disidentes de la FARC que se niegan a recibir las ordenes de Jesús Santrich e Iván Márquez y esto ha llevado a que sin duda alguna sean reiterativos estos enfrentamientos en territorio venezolano".

Otra experta en la materia, Rocío San Miguel, también entrevistada por la DW, dijo  "Pareciera estar dándose una triangulación perversa en la frontera, que termina por proteger al ELN para que sigan actuando con bajo perfil y castigar a la disidencia de las FARC que tiende a actuar con un alto perfil; hay que realizar investigaciones porque de esta manera se comprometería muy gravemente la responsabilidad de los mandos del ejército que tienen jurisdicción en estos espacios fronterizos venezolanos".

Y hoy, este conflicto cambio la historia, antes eran los colombianos que se trasladaban a Venezuela huyendo de los ataques guerrilleros y hoy, son los venezolanos los que huyen a Colombia.

Pero si estos hechos superan cualquiera de las novelas de ficción escritas con el tema de la guerra por el control del negocio de la droga, estoy casi segura que a ninguno de los conocidos autores latinoamericanos, cuyas novelas son ricas en situaciones inverosímiles, como la lluvia de las mariposas en Cien Años de Soledad, o los personajes que se convierten en puma y águila en el Bosque de los pigmeos, digo, que a ninguno de ellos, se le hubiese ocurrido escribir algo tan loco, como lo que sucedió hace unas semanas, con un personaje que domina toda una populosa barriada de Caracas, que baja de sus predios para amenazar y robar a simples ciudadanos a plena luz del día, en una arteria vial importante, dejando paralizada a media ciudad por más de cuatro horas y que luego asaltó el club de la principal policía de a ciudad y se tomó fotos y videos utilizando la piscina, sin que la propia policía y el ejercito rodearan el lugar y sometieran a los delincuentes. Y si esto ya de por sí es inverosímil, qué decir del hecho de que el régimen no haya dicho, ni siquiera, pío.

Este pegoste llamado socialismo del siglo XXI, hoy degradado a madurismo, que no cree en democracia, pero utiliza sus herramientas para acceder al poder, puede ser peor que las dictaduras que se conocían antes, como la de Videla, Pinochet, Somoza, Stroessner, como lo comenta Sebastián de la Nuez, en su artículo La historia oficial: “¿En qué se diferencian Maduro y Videla? En que Maduro es más desgraciado y en que su régimen goza de mayor apoyo internacional. Se diferencian por sus métodos de asesinar, más sofisticados y variados en el caso de Maduro. Se diferencian en que el gorilato argentino se cebaba en la militancia de izquierdas y en sus círculos inmediatos; mientras que la dictadura venezolana tiene objetivos más amplios, casi criminalmente democráticos: Va contra toda la población, sin distinguir formas del pensamiento político; solo se salvan la elite gobernante, sus secuaces militares y los núcleos en los barrios armados y perrunamente fieles.”

El régimen de Maduro no trae vacunas contra el Covid-19 y manipula políticamente la negociación, no arregla los hospitales ni los dota, no arregla la infraestructura escolar, ni mejora los sueldos de maestros y profesores, no les entrega recursos a las universidades, no estimula el desarrollo del parque industrial, ni estimula la creación de empleos, no siembra nuestros campos y destruyó a PDVSA y no enfrenta la inseguridad que todos los días deja una elevada cifra de muertos en el país. Todo lo cual va acabando, poco a poco, con los venezolanos.

Lo que se vive en Venezuela es peor que cualquier película o novela de terror, pero tengo la esperanza de que más temprano que tarde, tendremos un final feliz.

(*) Miembro de Expresión Libre

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...