Más escuálidos serán ustedes

Fecha: 03-05-2009 11:30 PM


Otro despido "por órdenes de arriba"

La periodista María Escola fue despedida injustificadamente de la Gobernación de Mérida. Aquí publicamos sus reflexiones.

Desde muy pequeña,  escuché hablar sobre comunismo,  y  de la situación cubana que, era sin duda la poesía  e inspiración de las almas que  aspiraban  vivir en una sociedad más justa.  Mi padre Carlos Escola, era uno de esos espíritus combativos y sin duda, inculcó los sentimientos de solidaridad, patria, amor y camaradería en sus cinco vástagos.

También era tema de conversación en mi casa,  cuando  alguien cercano, cometía esas faltas que rayaban en la poca solidaridad o de daño al patrimonio del país y mi padre nos decía “el socialismo  y el comunismo son una actitud de vida, no podemos decir que somos  representantes de esa ideología, si no somos capaces de dar una mano amiga, o estar conscientes cuando las cosas están mal y no corregirlas, o hacerle un llamado de atención a la gente que se desvía  del camino del amor a la patria”. Sus amigos comunistas me decían  Mafalda,  por mi verbo cínico y mi pelo rebelde. Así también me bautizó al llegar a Mérida mi amigo periodista Carlos Páez.

Entonces es risible, que personajes de esta sociedad merideña, hablen  de solidaridad y de respeto hacia  el socialismo, cuando  estoy segura que no se saben  ni uno de los apostolados marxistas, y muchos menos entienden y tararean con el corazón una canción del poeta Alí Primera, eso apenas se las aprendieron hace como 8 años o un poco menos.

Recordé a mi padre, por lo risible que resulta la falta  de pantalones de algunas personas, que te etiquetan sin mirar el rabo de paja que arrastran. Todos levantan el verbo hacia una periodista que  aunque no comulga con los exacerbados postulados y ánimos  chavistas, siempre ha mantenido una coherencia de pensamientos y obras, porque cree  en la ecuanimidad a la hora de escribir, y guarda respeto entre quienes  la leen. Total, al lector le importa un pito mi realidad política, esa es mía..y soy libre pensadora.

Me despidieron de la Gobernación del Estado: ¿las razones? enviar una nota de una panita del alma, a los periódicos, que por cierto está en las filas de la oposición. Ahora, ¿quién fue el gestor de mi despido?, solo me informaron  que era de “muy arriba” y pensé hasta Dios se volvió político¡ pero según...es de un poquito más abajo, más terrenal, más del chavismo recalcitrante en el estado, ¡Dios nada tuvo que ver en esto¡...me había asustado en vano, . Todo el mundo se “peloteó” la cosa,  y aunque el pensar diferente a un gobierno, no es causal de despido en ningún país del mundo, y menos tener una amiga “escualidísima” y miembro de  Un Nuevo Tiempo, me cesantearon sin derecho a  pataleo, porque  para más seña me prometieron pagar hasta el último centavo, dinero que me gane a fuerza de trabajo.

 Las razones esgrimidas son tan absurdas, que no justifican el acto en si, sobretodo en este tiempo que vive el país, de frente al nuevo socialismo aplicado al siglo XXI,  tiempos de  solidaridad y bla, bla y bla. De allí, lo razonable de mi padre que hablaba que es una cuestión de actitud....de hecho. Es fácil decir que se anda con la verdad y la justicia en la mano, cuando tenemos la facultad de cortar cabezas sin escuchar alegatos. La rabia, la retaliación,  el resentimiento y la simple acción de pasar facturas no son razones ni actitudes de los seres sociales.

Hay otras historias: la de la colega Mayda Avendaño, que  igual a la persecución política  y la cacería de brujas montada a unos cuantos comunicadores  sociales,  salió de su puesto de trabajo. Allí no vale profesionalismo,  ni familia, ni derecho al trabajo, ni a  una vida digna, ... no vale nada. Te dejan  sin empleo  y más encima se ríen y disfrutan sabiendo que te están condenando a la miseria,… eso tampoco es de socialistas.

No he visto nunca una palabra amable,  aquí no vale ni quintas, ni cuartas, porque el asunto es el mismo aplique de antaño, sólo que lamentablemente  se viste de rojo para diferenciarse, del mismo equipo al que han pertenecido siempre, unos verdes y otros blancos, pero creen que por vestirse de rojo rojito, el alma se les volverá limpia, amable y digna, como la que decía mi padre, debía tener un socialista que se preciara de serlo. Es triste ver que cada quien defiende su parcela y su trabajo, esa ética de importarle al  otro quedó en desuso..porque los verdaderos rojos...no existen, esos Rojos de corazón del que me hablaba siempre papá.

Es fácil decir, este colega es contrarrevolucionario,  sin ni siquiera averiguar la verdad que escondemos en el corazón. Ya no somos colegas o “panitas”, ahora somos o “compatriotas” o escuálidos. Contrarrevolucionaria me llamaste, y así me quedé, pero yo también conozco historias de colegas que hoy día tienen el corazón  “rojo-rojito” y se rasgan las vestiduras, y  el día del “Carmonazo”, dijeron por los medios que el gobierno de Chávez no servía para nada, que le dieron cabida a las declaraciones destempladas del arengador de las masas para ese momento, Roger Vivas, y que de forma irresponsable a través de la radio llamaba a la gente a sumarse a las acciones para derrocar al gobierno regional. Esos que escuché, ahora son hasta candidatos a diputados. Ni hablar de aquellos que osaron escribir artículos de opinión en contra de su comandante y del proceso para congraciarse con su ex jefe William Dávila Barrios, pero saltaron la talanquera por razones netamente “monetarias” porque sabían que lo de Chávez era para rato. Estos comunicadores hoy chavistas, el recordado 11 de abril de 2002, estaban contentos: mi padre lloraba de indignación al observar el inaudito golpe de derecha que se estaba dando. Yo lo acompañé en su dolor.

El Colegio Nacional de Periodistas, Mérida,  fue epiléptico: llamaron a reuniones y al final no asumieron postura alguna. Tal vez pesa más la pronta inauguración de una nueva sede regalada por el gobierno regional, que el derecho al trabajo de una periodista colegiada. Es triste notar que en estos casos nos botan y nadie dice nada, la solidaridad no se conoce, hay un silencio sepulcral, solo “un saludo a la bandera” y luego dicen que hay que pagar la mensualidad.

También es inaceptable la posición del gobernador Díaz Orellana, a quien suponía mi amigo y fue mi ex alumno, quien a sabiendas que me estaban despojando de mi derecho al trabajo, de mi libre acceso a adquirir mi alimentación y mantener mi propio hogar, solo se limito a reconocer que yo no soy “chavista” y que eso fue el resultado de un seguimiento, hecho a mi persona. Y que sencillo “todoi venía de arriba”. 

En otras palabras, la Gobernación de Mérida tiene sus “Tascones”, que en criollo son conocidos popularmente como “jalabolas y pajudos”. Es una lástima como pierden tiempo persiguiendo “escuálidos” mientras la ciudad, el estado y el país en general está en las manos de los otros delincuentes, de esos que asaltan, secuestran y matan a sus anchas, porque saben que el gobierno está ocupado de otras cosas más importantes, que brindarle seguridad a la población.

El rojo es pasión, amor, poesía; por lo menos es lo que me dijo mi padre siempre, pero no me explicó  que me iba a encontrar a otras personas que  le iban a dar un matiz menos poético y ético. A mí me llamaron y me echaron de mi trabajo por medio de una llamada telefónica, llena de una infinita rabia, no preguntaron, solo me informó mi jefe inmediato y actual director de la OCI, “estas botada y es una decisión de arriba” y  lástima que mi padre murió, porque le hubiera preguntado, dónde está esa  patria libre y llena de respeto que nos traería  la llegada de un socialista?, y como siempre te dije papá...tengo que verla crecer y dar sus frutos para creer en ella...

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...