Mutaciones en la violencia de la izquierda en Venezuela

Fecha: 14-12-2016 08:40 PM


Por Luis Zambrano (*)

Analizando la verborrea oficialista según la cual la oposición es la causante de todos los males del país pero además es golpista, generadora de violencia, cultivadora del odio hacia los mansos corderos castro-chavistas y cómplice de las mafias que traficaban con los billetes de 100, nos lleva a recordar la mutación en la violencia de la izquierda venezolana enquistada a lo largo del tiempo en las siglas del PCV organización creada el 5 de marzo de 1931.

No es nada nuevo lo expresado en estos 600 caracteres, por ello, estos párrafos van dirigidos a las nuevas generaciones de venezolanos para que puedan distinguir quiénes han sido los violentos.

Los viejos comunistas venezolanos tuvieron como escuela al régimen soviético y la China de Mao, donde se replicaron las tácticas que emplearon Stalin, Mussolini y Hitler para combatir a los adversarios. Muchos abuelos y padres   de quienes hoy nos gobiernan estaban preparados para combatir a la dictadura de Pérez Jiménez.

Algunos estuvieron presos y exiliados juntos con Adecos y Copeyanos, pero no se reseña ninguna acción de guerra contra el dictador, solo que a la caída de éste en 1958, comenzó la matanza de policías, guardias nacionales, oficiales del ejército, incendios de autobuses, asaltos a bancos, toma de caseríos, insurrecciones y golpes de estado hasta que Caldera los perdonó.

Las acciones de la lucha armada de la cual se jactan los comunistas duró en su primera  18 años hasta 1976 con el secuestro del norteamericano William Frank Niehous. 

Una vez pacificados a punta de billete y perdonándoles sus atrocidades comenzaron acciones de baja intensidad en las adyacencias de la UCV, Plaza Venezuela, Pedagógico de Caracas, ULA, UDO. 

Las medidas económicas tomadas por CAP en su segundo mandato les dio oxígeno, pues aun cuando, no planificaron el “Caracazo” si aprovecharon tal circunstancia para dirigir  los saqueos y aumentar la violencia.

-“El 10 de marzo de 1961, se instala el III Congreso del PCV el cual estaría destinado a buscar formas de conquistar a las masas, sin embargo conforme pasaron los días, y llegado el final del congreso el 18 de marzo, se decide aprobar la lucha armada como medio para acceder al poder….,”.

Aquel Congreso fue celebrado con la bendición y recursos enviados por Fidel, entonces se  tomó la decisión de alzarse en armas contra la incipiente Democracia venezolana, porque Fidel creía que así como él se hizo al poder desde la Sierra Maestra, ese mismo método era el más adecuado para aplicárselo a Venezuela.

Detrás de todo ello siempre estuvo  Fidel Castro, quien tras  ser derrotado por Rómulo Betancourt en todos los terrenos, se le vino la brillante idea de penetrar los cuarteles por cualquier vía y fue notable el éxito que tuvo.

El siguiente paso de los comunistas fue crear los frentes guerrilleros en Lara, Falcón, Miranda, Mérida, Sucre y Anzoátegui. Se crea el Frente Simón Bolívar, surgen las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), el Frente José Leonardo Chirinos, El Frente Ezequiel Zamora, El frente José Antonio Páez, El Frente Américo Silva y el Frente Antonio José de Sucre, así como, las UTC para operar en Caracas y ciudades grandes de Venezuela.

Allí surge la idea de asesinar un policía cada día. Paralelamente a la actividad guerrillera donde asesinaron a decenas de  soldados, policías y campesinos, se fueron desarrollando las insurrecciones de El Porteñazo, El Carupanazo con cientos de muertos.

Los comunistas ya con fuerza dentro de los cuarteles dieron su estocada final con Chávez a la cabeza y perpetran su acción el 4 de febrero de 1992,  con las consecuencias que hoy sufrimos todos los venezolanos a lo largo de 17 años.

(*) Miembro de Expresión Libre

blog comments powered by Disqus

!Delincuentes, jamás ¡

Por Gloria Cuenca (*) El periodismo, comunicación social, es una hermosa profesión.

El virus que ataca las libertades

Por Mayte Navarro (*) En esta larga cuarentena se ha explotado el miedo en todas sus facetas, miedo a encontrarse con el otro para no contaminarse y no correr el riego a morir, especialmente en países como Venezuela, cuyo sistema sanitario es tan precario y enfermarse es casi una sentencia a muerte.

Otros 20 días de desmanes dictatoriales

Por Gregorio Salazar (*)   En el lapso comprendido entre el viernes 19 de mayo, cuando la negativa del régimen a aceptar la salida de la parrilla de Directv de Globovisión y PDVSA TV propició el cese de las operaciones de ese servicio en Venezuela, hasta el domingo 7 de junio cuando fue censurada una publicación de El Nacional, presenciamos una escalada autoritaria que ha golpeado de manera muy severa y preocupante a la ciudadanía y a la democracia venezolana en varios frentes.