No es de Robert Capa

Fecha: 31-03-2015 03:35 PM


ABC / Pablo Delgado / 31.03.2015

Pablo Delgado, en su blog publicado en el diario ABC, coloca en el debate otra nota sobre la polémica foto del fotógrafo húngaro Endre Ernő Friedmann, mejor conocido como Robert Capa.

 

Ara Güler, de 93 años, está ahora en boca de todos en el mundo de la fotografía de la cultura, al abrir una nueva polémica con la legendaria fotografía «Muerte de un miliciano», la más simbólica de la Guerra Civil, al afirmar que dicha instantánea no fue obra del célebre fotógrafo Robert Capa, sino de una joven asistente, que creó una de las imágenes bélicas más icónicas del siglo XX.

Güler, trabajó durante largo tiempo para la agencia Magnum, fundada por Capa, Cartier-Bresson y David Seymour. «Capa no era completo. Tenía siempre una pila de mujeres alrededor de él. La famosa foto del soldado que muere, por ejemplo, no la hizo él, sino una joven que estaba con él. De Capa no se sabe qué fotos son originales y cuáles son las atribuidas», afirma Güler, quien cuenta con una amplia experiencia en la publicación de fotografías teniendo en su haber más de 56 libros de fotografía y está considerado como el más grande fotógrafo vivo de la generación Cartier-Bresson, Capa, Seymour y sobre todo de Magnum.

Ara Güler es un fotoperiodista turco de origen armenio (nacido en Estambul) llamado “El ojo de Estambul”  o “El fotógrafo de Estambul” porque la parte más conocida de su obra está centrada en esta ciudad, una Estambul, con un pie en Europa y el otro en Asia. Es la figura principal de una generación de fotógrafos turcos, cuyas imágenes hicieron tomar conciencia en el extranjero de su extraordinario país. Dio testimonio de estos cambios, con sus fotografías de Estambul, Anatolia, las aldeas del país y sus magníficos sitios arqueológicos, conformando un rico y diverso trabajo en el que el hilo conductor que une todo es el “factor humano”. Ese factor se transforma en diversas caras como la atención, el respeto, la compasión, que acompaña siempre al deseo de dar testimonio de las condiciones de vida y de trabajo de la gente común. Son esecenas costumbristas con un aura de cierta meláncolia.

Las imágenes que toma de Estambul demuestran su profundo amor por la ciudad y sus habitantes. Son un retrato de una ciudad en movimiento constante, día y noche, marcados por la actividad en tierra y en el agua, con sus gentes y sus barcas, en planos panorámicos y también recurriendo a los planos medios, en el laberinto de las pequeñas calles de los antiguos barrios, así como en las principales arterias del centro de la ciudad. La melancolía y las brumas son iluminadas por las farolas al caer la noche, los reflejos de los pavimentos bajo la lluvia, los faros de los coches y las luces de los transbordadores a lo largo del Bósforo todo ello mostrado en blanco y negro transmite una intensa fuerza y dureza en algunos casos.

Pero su trabajo no solo se centra en Estambul, también recorre el mundo en busca de esa fotografía que transmita el espíritu de las gentes junto con la ciudad en la que se encuentran recurriendo en esta etapa al color, para así reflejar de forma más fidedigna y cercana, cargadas de luz. También realiza unos retratos maravillosos tomados con un gran angular de Chagall, Calder, Bill Brandt, Orson Welles, Elia Kazan, Fellini,Bertrand Russel, Yasar Kemal, Orhan Pamuk, Ansel Adams, Imogen Cunningham, Salvador Dali, Picasso se encuentran en sus archivos, revelando un aspecto más de su trabajo y talento.

 

http://abcblogs.abc.es/fahrenheit-451

> Robert Capa, pseudónimo de Endre Ernő Friedmann, fue un famoso corresponsal gráfico de guerra y fotoperiodista húngaro del siglo XX.

blog comments powered by Disqus

!Delincuentes, jamás ¡

Por Gloria Cuenca (*) El periodismo, comunicación social, es una hermosa profesión.

El virus que ataca las libertades

Por Mayte Navarro (*) En esta larga cuarentena se ha explotado el miedo en todas sus facetas, miedo a encontrarse con el otro para no contaminarse y no correr el riego a morir, especialmente en países como Venezuela, cuyo sistema sanitario es tan precario y enfermarse es casi una sentencia a muerte.

Otros 20 días de desmanes dictatoriales

Por Gregorio Salazar (*)   En el lapso comprendido entre el viernes 19 de mayo, cuando la negativa del régimen a aceptar la salida de la parrilla de Directv de Globovisión y PDVSA TV propició el cese de las operaciones de ese servicio en Venezuela, hasta el domingo 7 de junio cuando fue censurada una publicación de El Nacional, presenciamos una escalada autoritaria que ha golpeado de manera muy severa y preocupante a la ciudadanía y a la democracia venezolana en varios frentes.