!Otra vez, lo mismo¡

Fecha: 02-10-2018 10:58 PM


Por Gloria Cuenca (*)

Esta semana vivimos la angustia al saber que, por unas horas, habían detenido en el aéreo-puerto de Maiquetía al colega Isnardo Bravo, quien pensaba hacer un viaje con su hija en plan de vacaciones. Fueron 9 horas de angustia hasta que lo dejaron en libertad. Entre tanto, nosotros sus colegas, pedíamos su libertad, tuiteábamos desesperados, el gremio se movilizó, todos en acción en contra de la arbitraria detención del colega. ¡Otra vez, no!

Pensamos: ¿no quiere entender el régimen? Hay una sólida posición a favor del cumplimiento de los artículos 57 y 58 de la Constitución Nacional, en defensa de la libertad de expresión y de información? Cada vez que hay una agresión, ataque, censura o violación de los Derechos Humanos de los venezolanos, la sociedad comprende que estamos ante un régimen absolutamente contrario al que todos- incluyendo al poco pueblo que le queda al régimen- rechazamos, por considerarlo que atenta contra nuestro progreso y desarrollo. La independencia, el crecimiento sin libertad, no es factible.

No importa lo que se diga y se divulgue como propaganda. Los genios en la materia, en sus inicios: Ignacio de Loyola, Vladimir I. Lenin, Goebbels, Chiakotin, entre otros, tenían una premisa: la propaganda es efectiva siempre que tenga una base de verdad. ¿No hay crisis humanitaria? El pueblo debe comprobarlo. ¿Hay escasez? No es cierto. Los supermercados, colmados, auto mercados y abastos deben estar abarrotados de mercancía para lograr que la propaganda surta efecto.

Con todas las carencias ocurre igual: medicinas, efectivo, carne, huevos entre otros aspectos. La cuestión ideológica cada día es menos aceptable, aun para aquellos creyentes en la doctrina marxista, como si fuera una religión. No es fácil para un pueblo ingenuo y bastante bondadoso, quien se creyó Caribe, (vivo) hasta que cayó en manos del comunismo internacional, aceptar la maldad, así como así y ni en los peores tiempos -dictaduras de Gómez y Pérez Jiménez- habíamos conocido: saña, odio, resentimiento y venganza contra todo demócrata como ahora. Es complejo y de lo más insólito.

Tocará a los venezolanos de la nueva época democrática enfrentar el reto y el desafío de no transformarse en lo mismo que hemos criticado, denunciado y combatido hasta el cansancio. Deberá construirse una justicia ordinaria y, otra especial, para afrontar los hechos terribles que saldrán a la luz pública, una vez que termine esta pesadilla. Viendo lo que ocurre en Argentina, las dificultades y los obstáculos para lograr poner en su lugar las cosas después del gobierno K, como suelen llamarlo, debemos estar atentos. Sin embargo, insisto, no podemos andar “al garete” como se diría en términos marinos. Debemos ser cuidadosos con nuestros pensamientos, valores, sentimientos y conductas. Entender que hay un marco legal democrático que deberá aplicarse para salir de esta situación dictatorial y atentatoria contra el Estado de Derecho.

(*) Miembro de Expresión Libre

blog comments powered by Disqus

!Delincuentes, jamás ¡

Por Gloria Cuenca (*) El periodismo, comunicación social, es una hermosa profesión.

El virus que ataca las libertades

Por Mayte Navarro (*) En esta larga cuarentena se ha explotado el miedo en todas sus facetas, miedo a encontrarse con el otro para no contaminarse y no correr el riego a morir, especialmente en países como Venezuela, cuyo sistema sanitario es tan precario y enfermarse es casi una sentencia a muerte.

Otros 20 días de desmanes dictatoriales

Por Gregorio Salazar (*)   En el lapso comprendido entre el viernes 19 de mayo, cuando la negativa del régimen a aceptar la salida de la parrilla de Directv de Globovisión y PDVSA TV propició el cese de las operaciones de ese servicio en Venezuela, hasta el domingo 7 de junio cuando fue censurada una publicación de El Nacional, presenciamos una escalada autoritaria que ha golpeado de manera muy severa y preocupante a la ciudadanía y a la democracia venezolana en varios frentes.